SORAS

Forman parte de un grupo étnico mayor que parece haber tenido su origen en la región de Huamanga (actual Depto. de Ayacucho, Perú), en donde con el mismo nombre de soras formarían parte de los repetidamente mencionados por los administradores coloniales, los chinchaysuyos, sector Nor-oriental del Tawantinsuyo. Sus vecinos, los lupaqas de Huamanga, nos hacen suponer que los soras en su lugar de origen son aymarófonos, o al menos muy tempranamente aymarizados.

En Bolivia los encontramos bastante extendidos en la región altiplánica, compartiendo el territorio de una buena fracción del río Desaguadero y del lago Uru-uru, con los qot-sunis. Por el Norte, colindan con los paqasa, por el sur con los Charqas y Killaqas, y por el oeste con los Qaranqa. Por el Este los soras se extienden hacia los valles mesotérmicos del Departamento actual de Cochabamba, manteniendo contactos con los “chuyes”.

Por la extensión e importancia de los “soras” no parece que hayan sido trasladados por el inca como mitmakuna, sino más bien parece se constituyeron en una gran colonia de “maluris” sin duda emigrada del Norte (Perú) como parte del período expansivo del Tiawanaku II y III. La actual adaptación al medio no permite concluir otra cosa.

¿Qué pensar de los topónimos con la raíz “sora”, tales como “Sorata” en el actual Dpto. de La Paz, y “Sora-Sora” en Oruro? ¿Pudo ser un vestigio de su paso hacia el sur? No podemos afirmarlo, quizás la etimología pueda darnos alguna luz al respecto.

Los “soras” Como Mitmakuna Incaicos:

Ya hemos visto que los “soras” tuvieron incursiones y extendieron su hábitat hasta cerca del Valle de Cochabamba. Parece que este sector de los valles mesotérmicos fue reorganizado por el Inca, agrupando núcleos de mitmakuna oriundos de muchas partes, juntamen¬te con los “loras” (= Mollos, qaranqas, Bollas, chinchas, chichas, chilques, charpas e Iqayunqas). Por eso encontramos “soras” entre los habitantes de Sipe-Sipe, Tapacarí y Tiquipaya, aunque en escaso número. Encontramos también a los “soras” como poseedores de tierras en el mismo Valle de Cochabamba, tal como puede verse en el “Repartimiento de Tierras” de Wayna Qhapaj, documento precisamente evocado por unos caciques “soras” en un documento elevado a las autoridades en 1556.

Reducciones, Encomiendas y Capitanias Coloniales y los “Soras”:

Según las cuentas de las Cajas Reales, los “soras” son reducidos a pueblos, ocupando las poblaciones de Capinota y Challaqollo. Los qasayas, que ya hemos visto, son una rama de los mismos soras, ocupan las poblaciones de Sawqari y Sicaya. Hay también soras en la región de Paria, a partir del re-asentamiento de Almagro en 1535.

Los “soras” forman una de las 10 “Capitanías de Mita” que es una jurisdicción minera, que crea problemas de pertenencia con las otras estructuras (repartimientos y encomiendas). Así Capinota, asentada en el sector alto y occidental de la provincia de Cochabamba, “obligada a la mita”, está ocupada por mitimaes soras, cuyas cabeceras pertenecen a la provincia de Paria, quienes dependen de la “capitanía de las naciones charcas y soras” (sector Omasuyo). Esta maraña de pertenencias administrativas provocan la huida hacia las zonas bajas del sector (Cfr. Thierry Saignes, op. cit., pag. 35).

Etimología: Sora = Seco (referido a las frutas pasas). Bert. (aym.). Sora = Una especie de chicha, de frutas exprimidas. También se hace de maíz. Soraqhama = Fruta pasa (Bert.).

Significado: El vocablo no parece de origen aymara. En el Vocabulario del P. Bertonio sólo aparecen dos raíces “sora”, un sustantivo y el verbo respectivo “soraqhama” (sorachaña) sin la proficua variedad 132

de verbos y sustantivos que normalmente tienen las raíces aymaras y que con tanto cuidado desglosa siempre Bertonio. Parece, pues, un préstamo. Pero no encontramos ningún rastro ni en el puquina, ni el uru, ni en el quechua. Bertonio no incluye en su listado de clases de chichas la “sora”. En cambio, los dos topónimos con la raíz “sora”, Sorata y Sora-Sora, aparecen netamente aymarizados, pero sin conexión aparente con el grupo étnico de los “Soras” aquí analizado. Provisionalmente, pues, tomamos el significado etimológico como el más obvio para este grupo étnico: Los de la piel seca y arrugada, los “hombres-pasa” (?).

Nos encontramos, pues, con un grupo étnico aymarófono, que en Bolivia forman un puente entre los Paqasa y los Charqas, y en vecindaje con los “qot-sunis” del río Desaguadero (I). La denominación de “soras” parece tener un matiz neutro-positivo (II) señalando el color cobrizo de las frutas pasas de su piel, lo que sin duda destaca el factor de “etero-denominación”, probablemente otorgado por los vecinos “paqasa” dentro de un contexto aymarófono (III). No habiendo conexión con los topónimos mencionados, la denominación del grupo étnico no parece surgir de topónimo alguno. Descartamos aquí la posibilidad de núcleos soras en lugares tan dispares como Sorata (La Paz) y Sora-Sora (Oruro) como mitimaes del Inca o colonias “maluris” pre-incaicas.

(Federico Aguiló. 1992. Etnias andinas de Bolivia)

About these ads

1 Response so far »

  1. 1

    alejo said,

    Que, hay del actual distrito de Soras que se encuentra ubicado en la provincia de Sucre del departamento de Ayacucho, así cmo los pueblos aledaños quienes tienen profundo respeto a la montaña nevado de Karhuarazo


Comment RSS · TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: