Archive for Agricultura

Donde comer en Capinota: Buscar a Doña Constantina

Doña Constantina vende todos los días nutritivos platos de trigo y quinua

Doña Constantina vende todos los días nutritivos platos de trigo y quinua

Si usted llega a Capinota y no consigue un lugar para comer, de seguro que Doña Constantina puede salvarle del problema, principalmente el día sábado, que es el día menos socorrido en materia de restaurantes. Como es día de cancha todo el mundo va a proveerse a la ciudad y no cocina. Además, los empleados públicos, que son los clientes más frecuentes también vuelven a la ciudad por lo que las ventas disminuyen.

Doña Constantina, desde varios años atrás, ha descubierto dos platos muy apetitosos y de alta consistencia nutricional. Uno en base a trigo pelado y, el otro, en base a quinua, el nuevo “grano de oro”. Evidentemente, usted puede comprarse un ligero plato de Phisara por unos 5 Bs. Desde media mañana, Doña Constantina se coloca con sus dos tremendas ollas en la plaza, frente al hotel Capinota, donde vende sus platillos a una clientela asidua que sabe lo que está consumiendo. Quienes no gustan de comer en la vía publica pueden pedir una porción para llevarse a casa.

Doña Constantina cocina cada día las mejores phisaras de la Provincia, intuyendo que en cada gramo de quinua vende un buen alimento, rico en proteínas.

Evidentemente, la quinua ha sido recientemente descubierta en países desarrollados, lo que ha aumentado su demanda internacional; ésta se ha elevado exponencialmente, lo mismo que su precio. Las exportaciones de quinua el año pasado, se aproximaron a los 80 millones de dólares, siendo Estados Unidos el mercado más importante con 54 por ciento del consumo de quinua, seguido de Francia Colombia, Canadá, Holanda y Brasil.

El “trigo de los Incas” se consume en nuestras tierras desde hace más de 5.000 años. Una leyenda del Kollasuyo –según Fortunato Esquivel- cuenta que el zorro volvía del cielo con tremenda barriga llena. En eso, los loros le rompieron a picotazos la cuerda por la que se descolgaba provocando se reventara contra los altos picos de la cordillera de los Andes. Del estallido se desparramó la quinua que había robado a los habitantes celestiales. Así, la comida de los dioses fue sembrada en el mundo. Los dioses permitieron que de esa manera sus hijos disfrutaran de este precioso grano, que crece en las condiciones más adversas de frío y sequedad.

Usted puede, todos los días, disfrutar de este grano de los dioses en forma de Phisara, su receta más conocida y fácil de preparar, gracias a Doña Constantina. Si no tiene la oportunidad, le pasamos la receta para que la pruebe donde se encuentre:

RECETA DE PHISARA DE QUINUA CON SOLTERO, para 4 porciones.

  • Valor nutritivo de una porción:
  • Energía 225 Kcal.
  • Proteína 4,7 g
  • Hierro 1,7 mg
  • Retinol 0,0 ug
  •  Ingredientes:
  • 100 grs.. Quinua (puede ser quinua negra o real)
  • 100 grs. Cebolla verde
  • 50 grs. Habas frescas
  • 100 grs. Tomate
  • 50 grs. Quesillo
  • 1 ramito Quillquiña
  • Sal a gusto y aceite
  • Preparación:
  • 1.- Tostar la quinua por unos 10 minutos y granear, agregando el cuello y la cola de la cebolla y las habas.
  • 2.- Cortar la cebolla en juliana al igual que los tomates y reservar.
  • 3.- Deshojar la quillquiña y mezclar con las cebollas y el tomate agregando el quesillo rectificando la sal y el aceite de oliva, de soya o el que tenga en casa.

(Receta inspirada en el Programa de TV “El Chef Sin Fronteras” – Emilio Garnica, 5 de octubre de 2013).

Leave a comment »

Capinoteño asume la Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización (DIGCOIN).

Fuente: Periódico Cambio. Miér, 07/23/2014 – 16:32

Foto: Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras

DSC_0131El Viceministro de Coca y Desarrollo Integral, Gumercindo Pucho, posesionó a Ricardo Alvino Paniagua como nuevo director la Dirección General de la Hoja de Coca e Industrialización (DIGCOIN). En el acto de posesión Paniagua agradeció a las autoridades de Estado por la confianza depositada en su persona, manifestando que trabajará de forma coordinada con las instancias competentes del Ministerio a través del Viceministerio de Coca y Desarrollo Integral, mejorando la gestión en comercialización e industrialización de la hoja de coca.

Ricardo Albino Paniagua Orellana nació el 1 de mayo de 1959 en Capinota, de profesión agricultor. Entre otros cargos fue Secretario de Relaciones de la Federación de Comunidades Interculturales de Chimoré, secretario local del Mercado de Comercialización de la Hoja Coca de Sacaba, consultor Social de Proyecto ArBolivia; Técnico II de Justicia Comunitaria en el Ministerio de Justicia, Jefe de la Unidad de Producción del Ministerio de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, además de Presidente de Consejo del Gobierno Municipal de Chimoré en el departamento de Cochabamba.

Comments (1) »

Adiós a los molinos harineros de la cuenca del Río Arque

Por Antonio Rocabado Q.

“…a los pueblos (indios americanos) llevaban el agua por medio de canales que eran verdaderas obras gigantescas. Componíanse de inmensas losas de piedra, perfectamente ajustadas, sin mezcla alguna, que por medio de compuertas dejaban salir la cantidad suficiente para regar las tierras. Algunos de estos acueductos eran sumamente largos tenían de cuatrocientas a quinientas millas de extensión…”

Pedro Sarmiento de Gamboa (1572)

Consideraciones iniciales. La región andina desde la antigüedad más remota tuvo una vocación agraria. La alta cultura andina significó sobretodo una agricultura plena, sustentada en una base de milenios de experimentación y domesticación de plantas.

En Irpa Irpa han colocado unas calaminas para proteger a los molinos, el resto está en franco deterioro

En Irpa Irpa han colocado unas calaminas para proteger a los molinos, el resto está en franco deterioro

En un medio que exige mucho del hombre, el andino fue capaz de sacar admirable partido de su ambiente hasta dominarlo y lograr un desarrollo muy original. El gran desarrollo alcanzado por la agricultura andina se debía a la extraordinaria afición de los aborígenes por el cultivo de la tierra. Los españoles maravillados por esta afición, observaron que incluso los que tenían oficios artesanales interrumpían sus trabajos para acudir a las sementeras, y llegado el tiempo, se dedicaban por entero al cultivo agrícola.

Habiendo sido los habitantes andinos casi totalmente vegetarianos, y en especial granívoros, su preocupación dominante fue la domesticación de gramíneas, tubérculos, y otras especies nativas, así como su cultivo, mejoramiento, recolección, y almacenamiento. En el transcurso de 20.000 años el andino no sólo fijó las características de plantas como el maíz, papa, quinua y setenta variedades más, sino que dio feliz solución a problemas agrológicos e hidráulicos mediante ingeniosos sistemas de cultivo, fertilización y riego. Por ello, no se puede ignorar que muchas de las acequias y canales en actual servicio en varias regiones de Bolivia sean anteriores a la Conquista.

En este contexto histórico, el admirable sistema de canales y acequias aún en servicio en sitios de agricultura intensiva como la amplia cuenca del río Arque, con una extensión cercana a los 2000 Km2, particularmente en los espacios cultivables de piedemonte, en las afluencias del Sopo Mayu, Sayari Mayu, Jankho Khala, y otras 500 quebradas que concurren en la corriente principal, demuestran el conocimiento práctico del régimen de descarga del río Arque y la mejor forma de utilizar sus aguas. Situación que fue aprovechada prontamente por los conquistadores y encomenderos españoles para fomentar las plantaciones de cereales e instalar una larga serie de molinos harineros hidráulicos, cuya tecnología primigenia se remonta al Asia Menor y fue transmitida a Europa por romanos y mozárabes.

Historia de los molinos harineros de la cuenca del río Arque. Estimamos que los tiempos en que se construyeron los primeros molinos hidráulicos harineros en la cuenca del río Arque fueron anteriores al 06 de marzo de 1553, cuando se registra fehacientemente una reunión de Lorenzo de Aldana con Martín de Almendras en Capinota, a la sazón importante pueblo de su encomienda. Los afanes de Aldana se encaminaban ese entonces a una rebelión general de los encomenderos charqueños para resistir a las disposiciones del virrey La Gasca en sentido de limitar el servicio de los indios.

Ese 1553 Aldana tenía 45 años, y fallecería 15 años después, dejando antes, sin embargo, una expresa constancia en la ciudad de Los Reyes, el 15 de noviembre de 1557, mediante una “Carta de Restitución”, una importante donación para los indios de su encomienda consistente en ovejas, ganado bovino, dos solares con edificios, y el “molino de pan moler de Sicaya”, por el hecho de “no haberles dado doctrina y otras causas”.

De estos datos se infiere que la serie de molinos que se erigieron en el corredor principal de la cuenca del río Arque (de un largo aproximado de 77 Km) fue construida antes del año 1600, y funcionaron por más de 400 años, como son los casos concretos de los molinos de la población homónima Arque, de Sicaya, Irpa Irpa, Capinota, Sarcocucho, y otros entre Colcha y Cona Cona, ubicados en las riberas del río hasta la década del 1970.

La construcción de molinos harineros de rueda hidráulica horizontal en la cuenca del río Arque, constituye un factor de producción de indiscutible importancia y amplia utilización para la subsistencia de habitantes de estas comarcas y de los asientos mineros nacionales. Su tecnología esencial proviene de la antigüedad (Vitrubio, siglo I a. D.), y su difusión en América proviene del medioevo español con ingredientes romanos, visigodos, y árabes.

El uso de la fuerza hidráulica parte siempre de una misma base conceptual extendida extraordinariamente desde el medioevo: la aplicación de una fuerza giratoria sobre el curso del agua a partir de la cual la energía se transmite a las piedras o “muelas” encargadas de moler el cereal. El despiece del más sencillo molino de eje vertical comprende palas en contacto con el agua, las muelas de piedra donde propiamente se hace la molienda, las piezas de engarce, y la “tramoya” o tolva que es la caja en la que se deposita el grano para caer en la muela.

La fotografía de la parte posterior de los molinos de Irpa Irpa muestra su absoluto abandono y descuido

La fotografía de la parte posterior de los molinos de Irpa Irpa muestra su absoluto abandono y descuido

Una complicada descripción de las partes de los molinos hidráulicos, que cuenta con una vasta terminología árabe/española, podría ser motivo de un nuevo artículo de molinería o molinología, a elaborarse esencialmente con miras de recuperar importantes partes de los molinos, en el intento ideal de conservar en un museo la memoria histórica de la región, o por lo menos, la de Capinota y sus campiñas, conocida desde tiempos remotos como la comarca más importante de la cuenca.

Entorno de la unidad denominada “Molino”. El molino era una unidad de producción con una serie de elementos que completaban la actividad principal. Todos ellos presentan en sus inmediaciones huertos, pequeñas áreas de pasto, corrales para las recuas de mulas, asnos o llamas que cargaban los productos del harineo, etc. Cuando se enajenaban estas unidades se especificaba con frecuencia precisando el molino con su soto, huerto, cespedera, pedrera, y demás complementos.

Aunque los componentes claves de la tecnología hidráulica de la molienda forman unidad, los documentos mencionan muchas veces la existencia de varias “paradas” dispuestas a lo largo de la corriente dentro de un mismo conjunto. Todo ello para elevar la rentabilidad de la fuente de energía, y en el cuidado de que dicho aprovechamiento del agua no lleve también a competencias con la agricultura de regadío, una limitación en el caso capinoteño que generó toda clase de choques y pleitos.

Denuncias sobre el estado actual de los molinos. A modo de conclusión, en esta oportunidad deseamos denunciar la grave situación en que se encuentra nuestro patrimonio hidráulico, principalmente el representado por sus molinos, acequias, canales y otros componentes, que están siendo derruidos sin respetar su valor cultural, histórico y etnográfico, y que representan, sin duda, un bien cultural vinculado a nuestros pueblos, que son fundamentales para la comprensión de lo que fue la vida cotidiana de nuestros antepasados. Esta clase de monumentos han sido declarados como Bienes de Interés Cultural en la mayor parte de las naciones del mundo, y son respetados.

Agradeceremos la difusión de estas ideas, pues entendemos que la cultura es un asunto a defender por parte de todos los que formamos la sociedad actual. Nuestros ríos están siendo castigados en los últimos tiempos por el caótico desarrollo urbanístico e industrial de las ciudades y la degradación generalizada de los espacios rurales.

El desconocimiento es el peor enemigo que tenemos. Necesitamos inventariar y catalogar nuestros ríos a efectos de conocer y proteger el patrimonio edificado y natural. Debemos conocer el valor de cada una de las construcciones para asignarles algún tipo de protección. Imaginarnos un retroceso a los siglos pasados, cuando aún existía una mayor armonía entre el hombre y los territorios fluviales, acequias, canales y… los molinos, que ya estaban integrados en esos paisajes. Todo un idílico paisaje en un entorno equilibrado.

Leave a comment »

Etimología e historia del guarapo

La mayor parte de la presente descripción la hemos obtenido en la siguiente dirección de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Guarapo

Etimología

Sólo en Cochabamba y principalmente en Capinota se conoce como gurapo a la bebida proveniente de la primera fermentación de la uva

Sólo en Cochabamba y principalmente en Capinota se conoce como guarapo a la bebida proveniente de la primera fermentación de la uva

Pedro José Ramírez Sendoya la define así: Jugo de la caña.
Trae las siguientes consideraciones etimológicas. “ Et. Cuamanagoto – Huarapu = Taza”, según Wendel. Ta.
Guarepo = Llaman los guajiros a la cal para mascar coca.
En algunos países se denomina huarapo, principalmente en centroamericanos y en el Perú y en regiones de Bolivia como Tarija donde la bebida es de caña.

Guarapo es el nombre que recibe una bebida alcohólica o infusión que varía según la región. Generalmente, se considera guarapo a la bebida que contiene proporcionalmente una gran cantidad de agua, bien sea añadida o por destilación natural. El guarapo se distingue del té y otras infusiones porque no suele ser un preparado de hierbas o flores, sino de frutos, savias o caña. Sin embargo, en algunas regiones puede referirse al té como un guarapo de hierbas o matas, tal es el caso de Venezuela.

De esta manera, en Colombia se denomina guarapo, en hogares comúnmente campesinos de las regiones andinas, a una bebida fermentada o sin fermentar preparada de dos maneras, la primera es la que se obtiene de la miel de caña o de panela. Se puede preparar fácilmente disolviendo la miel o panela en agua y fermentándola usando un tipo de levadura que en el lenguaje popular se conoce como “cunchos” ó “Supias”. Esta levadura es frecuentemente compartida entre quienes producen la bebida. La otra manera y la más común es el resultado de moler la caña de azúcar en un trapiche o molino, la cual puede ser consumida fresca o fermentada. De esta última se obtiene aguardiente bebida típica de Colombia.

En el estado de Tabasco, México el guarapo es una bebida muy popular entre la población indígena chontal, y se consume principalmente durante el Día de muertos o los rezos, ya que se acostumbra ponerlo en los altares. Esta bebida es elaborada con jugo de caña fermentada. Existe también el guarapo de maíz el cual es de color blanquecino, y es creada a través de la fermentación del maíz tostado, la panela y el agua.

En las Islas Canarias se denomina con este término al producto obtenido a partir de la savia de la palmera canaria (Phoenix canariensis), muy común en Isla de La Gomera.

El guarapo de caña es conocido particularmente en Panamá, Cuba, República Dominicana y Venezuela. Es el jugo extraído directamente de la caña de azúcar durante la molienda luego de la zafra y consumido popularmente a forma de bebida refrescante y energizante durante los meses de verano o estación de sequía.

Para los venezolanos, incluso el café expreso mezclado con suficiente agua, o el café colado con mucha agua, lo que lo hace muy claro, es conocido como guarapo, café aguarapado (o apocopado como café aguarapa’o) o guayoyo.

Los Chiricanos le dicen GUARAPO, al agua con raspadura. En la ciudad capital de Panamá, la población de Río Abajo formula el guarapo a base de jugo de Naranjita Estrella Azul con una 1 onza de ron.

En la isla de La Gomera (Islas Canarias, España), se conoce por guarapo al jugo dulce extraído de la Palmera Canaria, con el que se elabora tanto la Miel de Palma como la bebida dulce del mismo nombre.

Sólo en Bolivia el guarapo es de uva. En Capinota, donde más se lo conoce, se lo prepara de uva fresca, que es sometida a fermentación una vez estrujada y sin separar el mosto y el orujo producidos. Normalmente se los vierte en un cántaro de barro cocido que se lo tapa herméticamente con marlos, maderas o un plato cerrado con yeso, y se los hace fermentar durante 22 días a temperatura ambiente. Algunos adicionan agua y hacen calentar previamente el líquido como hasta 40 grados. En algunos otros lugares se lo prepara con pasas de uva.

No existen normas que establezcan los parámetros y estándares de preparación del guarapo.

Las bebidas más parecidas, en países de Latinoamérica, son la chicha de uva y la mistela, que se preparan en Chile y en la Argentina, donde su proceso de elaboración está bien normado, así la chicha de uva la bebida que resulta de la fermentación parcial del mosto, detenida antes alcanzar el 5% de alcohol en volumen y con un contenido no menor de 80 g de azúcar reductor por litro.

A partir de estas consideraciones, proponemos la siguiente definición del  Guarapo: “Producto que resulta de la fermentación parcial del mosto de uva, detenida antes de alcanzar el 5% de alcohol en volumen y – para hacerlo más entendible y práctico- con un contenido de azúcar que no exceda de 5% y no baje de 2%. El guarapo no puede contener adición de ningún alcohol extra, menos el alcohol de caña, en cuyo caso se trata un producto adulterado”.

Historia:

El guarapo original, podría ser oriundo de las islas canarias o incluso fuese ya conocido en la costa de Málaga y Granada de donde la caña de azúcar llegó hasta Canarias y posiblemente ya fuera conocido por los bereberes del norte de África antes de la expansión del imperio romano, como el dulce llamado bienmesabe que proviene de la almendra y que en el continente americano se reconoce como venezolano, la contaminación cruzada de conocimientos en las islas canarias durante la colonización de América como puerto estratégico ha intercambiado términos varios y este caso es uno bastante común.

En el estado mexicano de Tabasco, durante la época de la colonia española en el siglo XVI y con la introducción de la caña de azúcar proveniente del Caribe, los indígenas chontales comenzaron a elaborar la bebida a base de fermentar el jugo de la caña, volviéndose está muy popular entre la población indígena quienes lo utilizaban principalmente en las fiestas y celebraciones.

Para la preparación se utiliza mucho un recipiente de barro cocido semiesférico más o menos de 50 cm de altura llamado “moya”, y para consumirlo se usa otro recipiente fabricado a partir de un calabazo conocido como totumo, el recipiente terminado se llama totuma y generalmente es capaz de contener de 1/2 litro hasta 5 litros o más de la bebida.

La Caña de Azúcar es la planta de la cual se extrae el Guarapo. Si no se deja fermentar mucho tiempo se obtiene una bebida refrescante, energética por el contenido de miel y muy deliciosa. En muchos lugares de Colombia es muy normal ver trapiches de “palo” (madera) con los que trituran caña para extraer el jugo o guarapo que enfrían y venden como refresco.

Si por el contrario, se continua el proceso de fermentación lo suficiente se puede conseguir un altísimo grado alcohólico, y con la destilación se obtiene un licor similar al aguardiente o ron. Añadiendo mazamorra de maíz y más panela, se puede obtener chicha, luego de dejar fermentar dicha mezcla en un recipiente de barro cocido.

Por otra parte, con el nombre de Guarapo, se ha rodado una película en las islas de Tenerife y La Gomera (Canarias, España) durante el año 1988 y estrenada el día 19 de mayo de 1989. Es la primera de la considerada actualmente trilogía de los hermanos Ríos, reflejo de un cine de carácter nacional interesado en mostrar parte de la historia contemporánea del pueblo canario.

La película está ambientada en la isla de La Gomera, durante el periodo de posguerra que sobrevino tras la Guerra Civil Española. Su argumento gira en torno al caciquismo, la represión franquista y la emigración ilegal de canarios hacia tierras americanas, Venezuela en este caso.

Comments (2) »

COBOCE acosa judicialmente a Presidente del Comité Cívico de Capinota

El dirigente cívico Nelson Paz Claure en la lucha por la Dignidad Capinoteña

El dirigente cívico Nelson Paz Claure en la lucha por la Dignidad Capinoteña

El dirigente cívico capinoteño, Nelson Paz Claure, es objeto de un juicio por parte del Gerente General de COBOCE, Jesús Fernando Quiroga Torres, quien actúa a través de sus abogados con el objeto de encarcelarlo por los supuestos delitos de difamación, calumnia e injurias.

Con este juicio COBOCE suma uno más de los juicios que sigue contra capinoteños, en su estrategia de acoso y amedrentamiento contra todo aquel que se opone a su forma de actuar y manejar los recursos de la Provincia. Recordemos que desde hace 40 años COBOCE explota los yacimientos no renovables de piedra caliza y de otros yacimientos, por los que no paga regalías municipales ni provinciales en la justa medida, menos en la proporción que lo hacen otras cementeras nacionales. En retribución deja pequeñas obras o artificios publicitarios con los que contenta a una parte de la población.

Sin embargo, existe un despertar y una conciencia clara en un grueso sector de capinoteños, principalmente entre los que manejan información y estadísticas, que coincide y consensúa la inexistente o insuficiente pago de impuestos de parte de esta empresa, hoy por hoy, una de las más grandes del departamento.

También existe conciencia clara del impacto ambiental que ha significado la existencia de COBOCE para el valle de Capinota. El otrora valle más fértil de Cochabamba hoy se debate en un franco decaimiento de su agricultura y la desaparición de muchas especies agrícolas que antes germinaban y crecían con fuerza en el valle.

COBOCE en el tenor de su querella no solo desconoce la calidad de nuestro dirigente cívico, sino que quiere imponer a uno de sus empleados como dirigente de los capinoteños, demostrando una vez más la forma de intervención y de manipulación del ogro empresarial en los quehaceres del pueblo y la Provincia.

Nelson Paz Claure no solo es un dirigente cívico reconocido por sus luchas actuales, sino por sus luchas de siempre en pro de los intereses capinoteños. Es, además, un luchador antiguo por el establecimiento de la democracia en este país en su condición de exprisionero de las dictaduras de turno. Es miembro activo de la Unión Nacional de ex Presos y Exiliados Políticos de Bolivia, organización que sintetiza la calidad y el compromiso de aquellos que dedicaron su vida y sus sacrificios para que en este país tengamos democracia.

Nelson Paz ha dirigido recientemente el “Movimiento por la Dignidad Capinoteña” que ha resultado en el cambio de nombre del arco que existía en la entrada, el que decía COBOCE, como queriendo significar que Capinota es un campamento de COBOCE. El actual arco dice “Bienvenidos a Capinota”, mostrando a todos nuestros visitantes que están llegando al tradicionalmente amigable y pacífico pueblo de Capinota.

Por toda su actividad de defensa de los recursos capinoteños, Nelson Paz ha sido acusado por la gran empresa que cree poderlo todo. No sabe que existen capinoteños que nunca podrán ser acallados, uno de ellos es Nelson Paz Claure, pero detrás de él existen muchos más que pelearán hasta que COBOCE retribuya con justicia lo que explota de nuestra Provincia.

Los grandes líderes, como el recientemente fallecido Nelson Mandela, han comenzado su lucha con juicios injustos que no han hecho otra cosa que engrandecerlos y darles la razón. En este juicio que se inicia contra Nelson Paz, vamos a demostrar con datos fidedignos y públicamente, por lo menos cuatro principales asuntos, a saber:

1) Que COBOCE desde hace 40 años no paga impuestos municipales ni provinciales en la medida en que aprovecha los recursos naturales, mineros, no renovables de la Provincia;
2) Que durante todo este tiempo, el funcionamiento de COBOCE ha tenido un impacto negativo para la agricultura y el medio ambiente en el valle de Capinota y sus alrededores;
3) Que la empresa COBOCE explota otros yacimientos como son los agregados del rió Arque y los de puzolana por los que no paga los impuestos que debe pagar;
4) Que la empresa COBOCE no paga en su justa medida los impuestos catastrales ni menos los de algunos servicios en la proporción justa a su consumo y tamaño.

Para lograr nuestro cometido es necesario mayor organización y decisión. Sabemos que será una lucha entre David contra Goliat, pero sabemos también que la victoria será de David, porque tiene la justicia y la razón en sus manos.

Vamos a conformar un Comité de Defensa de Nelson Paz, para lo cual pedimos a todos los profesionales y paisanos capinoteños comprometidos con esta causa, sumarse con su apoyo; aportar con sus conocimientos y con recursos para la defensa de Nelson Paz, para obtener información y para difundirla por todos los medios de comunicación a nuestro alcance.

Les estaremos informando sobre este proceso, entretanto pedimos a todos los capinoteños difundir este email por todas las redes sociales para alertar y generar un movimiento de apoyo a la causa capinoteña.

¡No al acoso judicial contra Nelson Paz!!!

¡Libertad de expresión para los capinoteños!!!

Comments (8) »

Crónica de una inundación anunciada

Inundaciones

A comienzos de 2013 ocurrieron graves inundaciones en diferentes puntos del pueblo, principalmente en la zona este

El gran escritor colombiano, Gabriel García Marques, demuestra su maestría en su novela “Crónica de una muerte anunciada” en la que relata al comienzo lo que pasará al final de la historia. De esta manera, dice, el día en que lo iban a matar, Santiago Nasar era el único en el pueblo que no lo sabía. Todo el pueblo sabía que iba a morir, menos él. El resto de la novela es un relato exacto de aquello que iba a pasar y pasó.

En Capinota sucede lo mismo. Todo el mundo sabe que habrán graves inundaciones, menos sus autoridades.

De manera repetida lo hemos dicho en nuestro blog. Por diferentes circunstancias se han agudizado las condiciones para que ocurran inundaciones cada año en el casco urbano, continuando lo que ya es una grave rutina desde hace algunos años. Las inundaciones del 2013 fueron particularmente graves.

Tan grave es la situación que la Unidad de Gestión de Riesgos del Gobierno Departamental ha elaborado un mapa de riesgos de desastres naturales y otro mapa de amenaza de inundaciones en el departamento. En este mapa Capinota figura entre los municipios de mayor riesgo junto a Quillacollo, Vinto, Colcapirhua y los del trópico, que son los más vulnerables.

Para confirmar nuestro presagio (que no es de mal agüero) hace pocos días y después de una leve lluvia ya ocurrieron inundaciones en casas ubicadas cerca del Colegio Fe y Alegría y en la calle Careaga Lanza, al final de Pampa Capinota; paradójicamente, cerca de donde se acaba de estrenar el pavimento.

Para que no quede duda, vamos a enumerar las causas por las que habrán inundaciones en Capinota en la próxima temporada de lluvias:

Inundaciones en domicilios

La gente luchó inutilmente toda la noche contra las aguas que penetraban por todo lado

1) Como efecto del pavimentado se eliminaron varias acequias y canales que conducían el agua hacia el río en sentido norte-sud. Ahora las aguas buscan un escape y bajan de oeste a este;
2) Pavimentación de calles con un nivel mayor que el que tienen las acequias de desagüe desde hace siglos, al extremo que muchas casas quedaron enterradas bajo el ripio y el cemento;
3) Casas antiguas sin posibilidad de desagüe pluvial porque quedaron debajo del nivel de un canal de riego (la acequia principal que atraviesa el pueblo) construido hace unos cinco años;
4) El acelerado e irracional negocio del loteamiento y parcelamiento de terrenos en jabros y alturas con total destrucción de los canales naturales y desvío de aguas hacia acequias insuficientes;
5) Falta de dragado de los ríos, principalmente el Cárcel Mayu y el Lucusa, que cada vez están más elevados, por lo que se deja que su desagüe sea por el método de inundación forzada;
6) Falta de criterio técnico de parte de la Alcaldía que acepta todo lo que hace la empresa constructora COBOCE y otras sin hacer propuestas ni servir como contraparte técnica. Esto los lleva a buscar soluciones parche, como el dragado de un canal nuevo sin opciones de desagüe real (ver nuestros artículos previos).

Por todo lo anotado y, sin lugar a equivocarnos, anunciamos como el gran Gabo: “El día que se iba a inundar Capinota, todos lo sabían menos sus autoridades”.

Comments (3) »

Cochabamba, Capinota y la industria del vino

Los Terebintos

Un momento de solaz bajo Los Terebintos en la Feria del Guarapo ¿Podrá Capinota figurar como productor de vino en el futuro?

Las ferias del vino que se realizan en Cochabamba sirven para tener una idea sobre el desarrollo de la industria del vino en Bolivia, que es una industria sin chimeneas de fuerte impacto en algunas economías regionales como la tarijeña, donde ha logrado su mayor desarrollo. En un futuro cercano Santa Cruz pareciera perfilarse como la segunda región, aunque por el momento este lugar sigue ocupándolo Camargo junto a sus valles aledaños.

En efecto, en la IV Feria VINOFEST que acaba de concluir, las bodegas dominantes fueron las tarijeñas, principalmente por la influencia de las más grandes que tienen mercados y clientes bien ganados. Por sus propios méritos brillan: Kohlberg, Concepción, Campos de Solana, Casa Grande y Aranjuez, que presentan diferentes productos varietales, reservas y hasta uno que otro Gran Reserva o vino de altura Premium. La novedad fue la botellita de etiqueta celeste de Kohlberg que dice ser Blend, sin especificar cuáles son las variedades que se mixturan. En todo caso es una combinación un poco superior a su Vino Fino Tinto, que es su clásico. Recordemos que cada una de las bodegas grandes tienen su clásico o, mejor, el vinito de mesa que los saca de apuros y a veces de la pobreza. Generalmente es el más barato y el más consumido. Entre estos se nota le preferencia del público por el clásico de mesa de Aranjuez, que lleva el nombre de Terruño.

Dentro de esta categoría me impresionó la etiqueta de un Casa Grande, que decía: Cabernet Sauvignon, Reserva del 2005. Por los años y la variedad parecía la mejor escogencia para una compra, pero no resultó así. Le faltaba cuerpo, más color y más tanino. Un poco flaco para lo que esperába después de tanta maduración.

En la Feria misma me concentré más bien en las bodegas medianas y en las pequeñas. Casi todas las pequeñas provenían de los valles de Camargo y de Tarija, a excepción de dos que provenían de Cochabamba, para salvar el honor. En el momento de degustar nuestra preferencia siempre es por los vinos secos. Lastimosamente la mayor parte de las bodegas pequeñas producen vinos endulzados llamados Oporto, o Abocados si son menos dulzones. En general son vinitos de baja calidad, con mucho azúcar para ocultar sus deficiencias. Probablemente sean también los más vendidos puesto que la cultura del vino en nuestro país se encuentra todavía en pañales. En las reuniones o fiestas populares predominan los vinitos dulces o azucarados.

Este año nos impresionó mejor el vino seco de Santa Ana, la bodega de Sipe Sipe, que volvió a reaparecer en la Feria y que es, sin lugar a dudas, la más grande del Departamento, con productos pasables y baratos. No podemos decir lo mismo del vino seco de la Bodega Marquéz de la Viña, de Vinto, que tiene mucho camino por recorrer para ponerse a la altura de su publicidad. La folletería por ellos distribuida dice que su mejor producto es un Cabernet Sauvignon Reserva 2013, de uvas producidas en el valle de Cochabamba y caldos criados en barricas de “roble chileno”. Preferimos creer que se trata de un error de edición antes que de un error de concepto, de lo contrario, tendrían que aclararnos el lugar dónde se encuentran los viñedos cochabambinos y el lugar de dónde procede el roble chileno. Lo que ya es imperdonable, es que se llame como Reserva a ese vino tierno, producido en 2013. La susodicha propaganda nos obliga a pensar en la necesidad de normar mejor nuestras apelaciones en Bolivia. No se puede llamar Reserva a cualquier cosa, lo mismo aquí que en Tarija. La mejor definición de Reserva la tienen los españoles, vino de 36 meses, de los cuales por lo menos 12 meses en barricas de roble francés o americano.

De cualquier manera, parece que el best seller de esta bodega vinteña es una botellita pequeña con tapón de hojalata, de un vino rosado llamado Evita, que dice ser dulzón y delicadamente gasificado. Por lo menos en la Feria fue el más promocionado entre los jóvenes. Por sus características no nos apeteció probarlo.

Si pudiésemos calificar con un denominador común a los vinos secos de bodegas pequeñas y tratando de no ser muy severos, diría que predominantemente son muy tiernos, un tanto ácidos o metálicos, o cuando menos con sabores excesivamente tánicos. No tengo en la memoria ninguno que me haya impresionado por su elegancia o equilibrio, tal vez porque he probado muy rápidamente una cantidad grande de estos vinos, la mayor parte pateros, lo que no me ha permitido identificar a los verdaderamente buenos. Es innegable, sin embargo, que hay mucho camino por recorrer para salvar la brecha entre los grandes y los pequeños productores.

El espacio de los pequeños y pateros está dominado por Camargo y Tarija, con alguna presencia cochabambina. Esta conclusión nos vuelve a provocar la pregunta del ¿por qué Cochabamba tiene tan baja representación en la industria vinícola, teniendo las condiciones climáticas que tiene?¿Es que nunca ha existido una tradición vinícola en el valle o se la ha perdido en el camino?¿Qué pasa con algunas regiones que se llaman vinícolas de tradición como Capinota o Mizque, que no tienen representación en materia de vinos?

Esperamos que esta situación se revierta en el futuro a través de esfuerzos privados, ante la falta de apoyo gubernamental. Deseamos que tengan éxito algunos proyectos aislados como la anunciada Bodega Los Terebintos en Capinota, en pleno proceso de montaje y experimentación, con la visión de obtener vinos de calidad, aunque en pequeña escala.

Volviendo a la Feria, mi mayor atención ha sido para los vinos nuevos de bodegas medianas. Estuve atento a la presentación del vino 1750 que, finalmente y pese a estar anunciado, no apareció. Este es un vino que ya lo he probado antes en Samaipata, de donde es originario. Es un vino caro y con grandes pretensiones, respaldadas por sus 6 hectáreas de uva seleccionada y regada con micro gota. Por lo mismo, es un vino que queríamos degustarlo junto a los de las otras bodegas emergentes, entre ellas la más anunciada, la Bodega Sausini, que en su escaso recorrido ya exponía una medalla de Plata en Sevilla 2011. Personalmente me gustó más su Merlot 2010 que su Cabernet Sauvignon, aunque ambos son bastante equilibrados. Hacia delante, pareciera que un vino Sausini puede recomendarse en cualquier mesa donde se pretenda beber buen vino nacional. Ni qué decir de la ya prestigiada botella de Magnus, bodega que se consolida año tras año en el gusto de los amantes del buen vino. Esta vez aprecié sus dos bi varietales, el Merlot-Cabernet 2008, y el Sirah-Cabernet 2009, ambos de gran complejidad y mucho cuerpo.

Siempre en esta categoría, pero más tirando a grande, terminé gratamente impresionado por un nuevo producto de la Bodega Kuhlmann, muy bien conocida por sus singanis de calidad, esta vez presentando el Altosama, un buen vino espumante de altura, Demi-sec, que puede convertirse en una real alternativa a los champagnes y espumantes importados para brindis y para degustación en el selecto grupo de gourmets originarios.

¡¡Salud y larga vida a los productores de vino nacional, brindemos por ellos!!

Leave a comment »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores