Archive for abril, 2007

Convento agustino se fundó en Capinota en 1559

(La Orden de San Agustín en Bolivia, escrito por Hans van den Berg, OSA, en http://www.oala.villanova.edu/historia/bolivia.html)

Toda la existencia de San Agustín y toda su actividad pastoral fueron dirigidas e inspiradas por dos principios básicos, los mismos que, siglos más tarde, han sido adoptados por la Orden que se fundó bajo su nombre e inspiración: servir a la Iglesia donde ella lo necesitara, y la convivencia entre hermanos. Desde aquel día del año 391, en que la comunidad católica de Hipona le llamó y esto contra su voluntad, a ser su sacerdote, Agustín se volvió hombre de Iglesia con todo su ser y con todas sus capacidades. Se llamaba “servidor de los servidores de Cristo” e hizo del servicio a la Iglesia y de la atención de sus necesidades el centro de sus pensamientos y de sus actividades. De forma tajante presenta su concepto de servicio a unos monjes cuya vida ociosa no podía apreciar mucho: “Les exhortamos, hermanos, a que se mantengan a sus compromisos y perseveren hasta el fin. Si la Iglesia reclama su concurso, no se lancen a trabajar con orgullo ávido ni huyan del trabajo con torpe desidia. Obedezcan a Dios con humilde corazón. Y no antepongan su ocio a las necesidades de la Iglesia”(1). Pero, ya en ese día de su ordenación sacerdotal puso una condición a la realización de su labor pastoral: poder continuar su vida cenobítica, porque consideraba la convivencia fraterna, la vida comunitaria como la base necesaria para poder servir a la Iglesia. Por el orar y meditar diariamente entre hermanos, por el respetarse y amarse a nivel de la pequeña comunidad, por el soportar la carga de los con quienes uno convive, y por el compartir los bienes materiales, uno aprende a orar y meditar con la Iglesia grande, a amar a su grey, a soportar la carga de sus feligreses y a compartir con los necesitados. Es así que Agustín hace de la fraternidad la base de su existencia y el punto de partida y de llegada de su actividad pastoral.

Lee el resto de esta entrada »

Leave a comment »

Ulises Hermosa, músico y poeta capinoteño

Ulises Hermosa retratado por el Maestro capinoteño Hans Hoffmann

 Ulises Hermosa nació en Capinota el 22 de febrero de 1954 junto a su hermana melliza Margarita, fue el penúltimo de 8 hermanos. Integró Los Kjarkas desde los 14 anos y se convirtió en el mentor del grupo.

Su hermano Gonzalo recordándolo dijo: ” Ulises fue el hombre que nos llevo hasta donde nunca habíamos sonado “, porque a pesar de ser tímido, era agresivo cuando se trataba de alcanzar metas, siempre soñó con llevar su música mas allá de las montañas y lo logró.

Ulises nunca tomó clases para aprender a tocar ningún instrumento; al ver que su hermanito menor Elmer cantaba, el tomó la guitarra para acompañarlo, en esa época el solo tenia 13 anos y su hermano Elmer  7 anos.

Ulises ingreso a Los Kjarkas a los 14 años; al principio le gustaba tocar la guitarra, pero después despertó su pasión por los instrumentos de viento, casi simultáneamente le nació el de deseo de componer y escribir. 

La primera canción que Ulises compuso fue ” Tatalitu ” ( Dios chiquitito ) eso fue a sus 17 años. Así se inició su carrera, que consolidó a Ulises Hermosa como uno de los folcloristas más grandes del país y del continente, y  convirtió a Los Kjarkas en el grupo más representativo de nuestra música a nivel mundial. 

Pero Ulises no sólo se empeñó en componer, una de sus mayores virtudes fue la fabricación de los instrumentos de viento. Con diferentes técnicas buscó un sonido más profundo en las zampoñas; era conocido y reconocido como el mejor fabricante de estos instrumentos.

Si hubo algo que caracterizó  a Ulises fue su amor a la tierra,  las montañas, los valles y los ríos. El tuvo una niñez feliz, libre, y  precisamente disfrutando de todo eso, compuso la canción “Réquiem para un pueblo ” donde da a conocer su sentimiento por la tierra que lo vio nacer: ” Capinota “, transformando todo ese sentir en música, a través del charango, la quena, la wancara y las zampoñas.

Ulises Hermosa falleció en 1992  en Houston, EEUU, donde antes de morir terminó de componer la canción “EL ARBOL DE MI DESTINO”, una de sus composiciones de mayor fueza y sentimiento.

Extraído de: http://www.loskjarkas.com/

Comments (7) »