Añoranzas de un Valle de Ensueños

• Mario Rosales Rocabado

Si bien Dios les concedió a Adán y Eva el paraíso terrenal, nosotros quienes nacimos en el maravilloso valle de Capinota, con tierras fértiles y fructíferas, nada teníamos que envidiar; sólo que tal vez en un determinado momento se escuchara la dulce voz de Jehová que siempre vive en cada uno de nosotros.
En antaño este valle de ensueños estaba bañado por las puras aguas del Río Arque y otro tanto del Río Rocha, ambos en un recodo del cerro de Lucuza se juntan para conformar el Río Caine.
Gracias a estas aguas el Río Arque no solamente servía para regar, sino también para el consumo de una gran parte de la población. Mi linda tierra producía las mejores frutas, uno podría deleitarse con racismos de uvas hasta de dos kilos de peso, especialmente la uva rosada, única en la región.

Los duraznos sin ser de variedades especiales, llenaban todo el gusto de centenares de visitantes que año tras año llegaban de Oruro, La Paz, de las diferentes minas y ciudades. También se disfrutaba de jugosas mandarinas, naranjas, chirimoyas, paltas, membrillos, granadas, guayabas, higos, ciruelas, manzanas y muchas otras frutas más.
Capinota tenía un futuro prominente, la casi totalidad de las poblaciones se dedicaba a la fruticultura pero con mayor razón a la producción agrícola, aprovechando el paso del ferrocarril de Buen Retiro e Irpa Irpa, todos los días lunes y jueves se remitían entre 10 a 12 vagones de carga, repletas de la mejor verdura con destino a las grandes ciudades del interior y las minas que se encontraban en pleno auge.
En sus alturas como ser Marcavi, Calacaja, Orcoma, Higuerani, Tocohalla, Mollevillque, Apillapampa, Sacpaya y otras poblaciones pequeñas. Se producía grandes cantidades de trigo, maíz, papa, oca, papaliza, cebada, frijol y otros cereales. Además de la crianza de las aves de corral, ganado vacuno, porcino y ovino.
Cuando por la tarde uno salía a pasear por las avenidas y veras de los caminos que conducen hacia los ríos que bordean; especialmente Buen Retiro, Irpa Irpa, el cruce de caminos con el ferrocarril, no se requería de sombrillas o sombreros que nos protejan del sol, esto en razón a que todos estos caminos estaban bordeados de grandes arboledas que nos dispensaban el fresco de un aire puro por la abundancia de la forestación que a la vera de los caminos estaban tupidos de follaje.
Ahora, no sé si por la pureza de su alimentación de la fruta y verdura fresca, cereales de la cosecha del año, carne de animales de corral recién faenadas, sus habitantes por lo general son longevos que con facilidad se acercaban a los noventa años de vida. Algo que siempre me llamó la atención, es que en todos los gobiernos nacionales destacan siempre uno o más capinoteños en cargos de alta función administrativa, ya sea en el Ejército Nacional, cuerpo de policías o en determinadas empresas privadas.
Por los muchos países de esta América que me tocó recorrer, siempre encontraba capinoteños que estuvieran bien parados por su dedicación al trabajo y su buena preparación intelectual.
Alguna vez escuché decir que Capinota, era cuna de hombres intelectuales, profesionales a cabalidad y trabajadores de ñeque siempre progresistas.
Qué pena, se lo llama progreso, en las alturas de Cerro Grande, Berenguela y Colcha, a la explotación de las minas que envenenan las aguas del río Arque que ahora alimenta de aguas “copagirosas” afectando, para nuestros pesares, a la fruticultura y agricultura del maravilloso Valle Cayo sepultado bajo el fino manto de cemento.
Hoy mi pueblo, es un monumento al cemento ya que no se ven en sus calles chuecas, el bello empedrado colonial, siempre limpias por el cuidado de sus habitantes, recuerdo que desde las cinco de la mañana un funcionario municipal recorría todo el pueblo anunciando la palabra limpieza, esto quería decir que todo dueño de casa tenía la obligación de barrer el lugar que le correspondía.
Te añoro tierra mía, creo que nunca más, podré saborear las frutas de tu jardín, ni deleitarme con el fresco de tu follaje, menos bañarme en tus aguas de los ríos Arque y Rocha.

http://www.opinion.com.bo/Portal.html?CodNot=41216&CodSec=19

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    alvaro frontanilla marquez said,

    Felicidades Mario por los justos elogios a nuestro amado pueblo.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: