Éxodo de un pueblo amado

(Por Mario Rosales, Periódico Opinión, 1-10-09)

Con el advenimiento de la República, casi la totalidad de los pueblos de nuestra amada patria se constituyeron en pequeños vergeles, verdaderos remansos de paz, donde el espíritu del hombre se solazaba al contemplar el verdor interminable de sus campiñas. Uno de esos pueblos privilegiados, bañados con la mirada de Dios, es Capinota.

Sus fértiles tierras, regadas por sus ríos Arque y Rocha, están situados al pie del cerro Pocotaica y custodiado por el imponente Lucusa. Más allá, se ve la caída casi vertical de la montaña de Chiñiri que no es otra cosa que la última estribación del imponente cerro Sayari.

Cuando cierro mis ojos, mis recuerdos se enmarcan en las hermosas campiñas de Irpa Irpa, Sarcobamba, Jabru Puncu, Yatamoco, Playa Ancha y otros. Todos ellos en su momento pletóricos de la mejor fruta. Nadie ha debido haber saboreado como los que nacimos y vivimos en el más puro jardín del Edén de la América morena, esas uvas rosadas y los “kjasi” duraznos jugosos y riquísimos que doblaban las ramas por su recargada producción. Esta es la época en la cual, las vacaciones invernales y de verano, reunía a los hijos de quienes sentaron su simiente de larga data.

Precisamente por esta belleza sin par es que a principios del Siglo XX llegaron a Capinota familias muy distinguidas para asentarse. Ellos traían consigo no sólo lo mejor de su cultura, su tecnología y recursos económicos, sino también un apellido que el tiempo no puede borrar.

Sin embargo, no todo podía ser perfecto. El año de 1952 se dio lugar a la famosa Revolución Agraria, es ahí donde se presentó el éxodo de estas notables familias asentadas por muchos años en mi linda Capinota.

De origen italiano estaban las familias Brabin, Catoretu, Berbety. Procedentes de España estaban las familias Palenque, Pérez, Villa, Aragón. Los Yecops procedían de Eslovaquia, los Cristis de Escocia. Recuerdo aún a un gran médico que radicaba en Capinota, el Dr. Samuel Wagner de origen judío alemán; lo mismo que las familias Brum y Quipez; las familias Saba y Chaín árabes; Lusinqui de origen israelí, y otras personas como los Victendal y Badanis.

Como producto de la vivencia de este pueblo, algo que deseo remarcar es que durante las décadas de los cincuenta y sesenta, figuraban y participaban en la selección nacional de básketbol como soporte especial los hermanos Heliodoro, José y René Verduguez, por un lado, y completando este quinteto también estaban los hermanos José (Pepe) y Hecberto Andrade por el otro, todos ellos capinoteños de nacimiento. Otro basketbolista que brilló con luces propias fue nuestro conciudadano Grover Suárez, cuyo nombre lleva hoy uno de los coliseos de básket de la ciudad de Cochabamba.

Es así como mi pueblo cobijaba en su seno, familias maravillosas cuya cultura se hallaba al nivel de las ciudades más grandes del país. Tal es así que muchos ciudadanos de mi provincia ocuparon cargos de jerarquía en la casi totalidad de los gobiernos nacionales. Así también, Capinota ha tenido la satisfacción de contar con muchos profesionales como ser hombres de derecho, médicos, economistas, ingenieros agrónomos, militares y policías y otras carreras brillando como grandes profesionales en los lugares que les correspondía estar.

Hoy con profunda pena vemos que este valle de ensueños ha quedado preso bajo el manto de una total ocupación del hombre de las alturas, donde ya nosotros parecemos ser extraños en nuestra propia tierra. Por eso le pido a Dios que todos los hijos del ayer un día retornen a esta tierra de amor y esperanza para poder darle una vez más el valor de un pueblo pujante hacia su desarrollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: