Muerte en La Avenida

Las "Busetas" son instrumentos peligrosos en manos iresponsables

Para los capinoteños La Avenida es la calle principal que une el centro del pueblo con Buen Retiro, nombre de lo que era la estación del ferrocarril. Su extensión es de dos kilómetros, que han sufrido en los últimos años una gran mutación. De ser una ruta  pastoril y llena de árboles ha pasado a convertirse en una avenida pavimentada, cual remedo de avenida de ciudad, aunque con toques pueblerinos, como el hecho del nulo funcionamiento de las aceras. Como siempre, por en medio de la calle caminan las personas y los animales, mientras que  raudamente pasan los vehículos automotores, que han aumentado de manera considerable.

 En horas de la noche la circulación es muy baja. Esto es lo que llama la atención con relación a un nuevo accidente que acaba de ocurrir la anterior semana, cuando un vehículo, de los conocidos con el genérico y temible nombre de Surubíes,  atropelló a las 24,30 horas del 21 diciembre a una pareja que retornaba de una fiesta de matrimonio, a cincuenta metros de su casa. Según el periódico Los Tiempos, se trataba de una Toyota  Noah plateada de servicio público, con placa 2138-CEH, cuyo conductor se dio a la fuga después de arrastrar a las víctimas por el asfalto. En el lugar murió  Carmen Sárraga Flores (34) y su pareja, Mario Ledezma Montaño (38), quedó gravemente herida.

 El Surubí era manejado por un piloto alcoholizado y a velocidad excesiva, situación que le impidió controlar el vehículo cuando atravesaba un rompe muelles. La negligencia y la irresponsabilidad del chofer dejó luto en la carretera y significó un fuerte golpe para la familia Sárraga Flores, cuyo jefe de familia también es transportista.

 No es la primera vez que este tipo de vehículos causa accidentes mortales, mismos que se multiplicaron desde que el camino a Cochabamba fuera pavimentado. La negligencia e irrespeto de los conductores de busetas ha producido que los vecinos reaccionen construyendo rompe muelles en diferentes tramos,  como mecanismo de defensa. Hemos contabilizado un total de 18 rompe muelles en el trayecto de Parotani a Capinota.

 Entretanto, la acción de las autoridades es nula o de contemplación. Su política ha sido la del avestruz. Prefieren no tomar cartas en el tema vial, que comienza a convertirse en un problema social y de salud pública. El desorden y la ley del más fuerte campean en las rutas de la Provincia.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Buenas tardes: Acabo de insertar hoy varias cosas en mi página y he decidido relajarme un rato buscando otras de contenidos coherentes.
    Es curioso, por casualidad entre en esta (vuestra página) y por curiosidad seguí en ella.
    He de decir que me ha encantado su contenido y su forma de redacción. Os felicito de veras y os invito a visitar la mía y,.. si os apetece, a que también me deis vuestra opinión.
    No dejéis de escribir, al hacerlo, podéis estar seguros que vuestra página y otras muchas dignifican en gran parte esa olla de grillos de los contenidos de Internet.
    Elías Robles (prof. Saile Selbor)
    http://www.naturalezavidaiuniverso.com


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: