El Tinku cierra el carnaval capinoteño

Jóvenes se castigan con látigo en el Tinku de carnaval

Este domingo 21, después de una semana de fiesta y alegría en la que dominó el Rey Momo, se terminaron las fiestas capinoteñas de carnestolendas con un encuentro de las comunidades campesinas, cuyo significado en quichua es Tinku.

La fiesta comenzó el domingo 14 de febrero con una entrada de comparsas, cuyo número ascendió esta vez a diez y nueve. O sea, un record para la fecha. Estuvieron presentes comparsas de toda la provincia, incluyendo comunidades campesinas y de la rivera del río, que desfilaron al compás de sus guitarras y charangos, entonando coplas carnavaleras, que sólo se cantan en la ocasión. No faltaron algunas innovaciones como la de bailar con bombos, quenas y zampoñas. Tampoco faltaron los carros alegóricos, que son una innovación que se va presentando y mejorando año tras año.  Las comparsas pasaron por el palco municipal desde las 16 horas hasta pasadas las 19 horas, motivo por el cual las últimas comparsas no tuvieron mucho público, siendo precisamente las comparsas más tradicionales del carnaval. En efecto, una de ellas fue la premiada, los Pisa Fuertes de Buen Retiro, con sus carros alegóricos inspirados en la película Avatar.  También fue muy bien caracterizada la comparsa de los Purisquiris, de Sackamalla y, finalmente, revivió la comparsa de los Karachupas, que esta vez fue reforzada con nietos e hijos de algunos fundadores. No faltaron algunos de éstos que, pese a las canas, se atrevieron a recordar sus tiempos de mejor comparsa.

La tarde calurosa fue motivo doble para la mojazón que, como siempre, fue profusa. Los globos se ensañaron con las reinas de las comparsas, que para el efecto estuvieron bien ataviadas y protegidas con mallas de alambre. El juego con agua sigue siendo la principal atracción de los turistas, que ahora llegan principalmente para este día.

El día lunes las  fiestas fueron más familiares. Grupos de amigos y familias se reunieron en huertas y domicilios para seguir festejando. El martes continuó la fiesta que se la dedicó a la ch’alla, es decir, a ofrendar a la pachamama los bienes que cada uno tiene o ha ganado. Serpentinas, misturas, globos y cohetillos sirvieron para realzar la ofrenda. El Martes de Ch’alla es el día de guardar más guardado del año. Prácticamente no circularon ni los micros ni buses del transporte urbano,  porque todo objeto de valor es ch’allado, incluyendo los vehículos.

Grandes cambios se notan en los carnavales de ahora. No hubo una fiesta grande, como las que solían hacerse en el Mercado Municipal. Hubo una fiesta reducida en un local privado y poco cómodo para la cantidad de gente que llegó el día domingo. Tampoco existen más las concentraciones para el Tinku de Irpa Irpa y Capinota, que se realizaban el miércoles y el sábado de carnaval. La fiesta siempre duró una semana.

Por esta razón el Tinku de Sackamalla reviste la importancia de ser el único Tinku y el que cierra la fiesta de carnaval. Jóvenes y adultos de las diferentes comunidades se reunieron  para luchar y hacer una demostración de hombría, que consiste en pegarse con un látigo largo, con mango de madera, en una pierna expuesta, que termina generalmente sangrando. Hubo gran concentración de gente, música, bebidas, y muchas parejas de luchadores que terminaron heridos o adoloridos por varios días, como el mejor recuerdo de un carnaval más que ya es pasado, como pasado es el tenor de esta copla:

“Estos carnavales quien inventaría…,  un viejo borracho, en la chichería”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: