Capinota: Transportistas desaprensivos atentan contra la ecología de la Provincia

La bajada de Wasa Mayu es uno de los lugares preferidos por inescrupulosos camioneros que botan sus llantas al paso, ensuciando nuestro ambiente. Es necesario parar esta conducta que atenta contra la ecología

Resulta decepcionante ver cómo la ecología de nuestros pueblos es destruida por sus propios habitantes o por aquellos que usan y transitan por sus rutas. No nos cansaremos de repetir que la basura es el primer problema de la Provincia, misma que se acumula en sus múltiples formas en caminos, descampados, ríos y esquinas, muchas veces bajo la mirada contemplativa de las autoridades que poco o nada hacen para solucionar el problema.

 Uno de los escenarios más golpeantes es ver en cada recodo del camino un sinnúmero de llantas que son botadas por desaprensivos conductores que, ex profesamente, llevan su carga maligna para deshacerse de ella en el trayecto.

 En Capinota, son principalmente los transportistas que acuden por carga a la fábrica de cemento COBOCE los que se deshacen de sus  llantas viejas en el camino y, a veces, en los ríos, ayudando de esta manera a contaminar no solo nuestro paisaje, sino, sus más preciados elementos, como son el agua, el suelo y el aire. También el aire se contamina, porque muchas de estas llantas, de difícil degradación, terminan ardiendo en forma de fogatas, altamente cargadas de humo y de sustancias tóxicas.

 El tema de convertir nuestros caminos en botaderos debe ser objeto de control y de políticas municipales. Las autoridades tienen la obligación de castigar de manera severa y ejemplar a quienes eliminan sus desechos en nuestros caminos, para lo que deben trabajar de manera coordinada con la población, que debiera ser la guardiana de su propia ecología. Debieran, también, coordinar con los directivos de la fábrica COBOCE, para articular políticas educativas, en primer lugar, y punitivas, en segundo lugar. Todo camión que sea identificado como transportador de basuras y desechos,  y todo conductor que elimine sus llantas en los caminos, debería ser prohibido de llevar carga desde la fábrica o desde el pueblo.

 La tarea no es fácil, pero se imponen  intentos para mantener y cuidar lo más lindo que tiene Capinota, su naturaleza. Los discursos sobre los derechos de la naturaleza no deben quedar sólo en discursos, es necesario llevarlos a la práctica cotidiana.

 De manera más global y, tal vez, departamental, debiera estudiarse la posibilidad de reciclar en grande este elemento contaminante, como se hace en algunos países de la Región. En nuestro país, Santa Cruz dio el primer paso al inaugurar la primera planta de reciclaje de llantas, a fines del 2009. El anunció correspondió a la Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz (EMACRUZ)  que informó que la primera planta de reciclaje de llantas usadas del país, que se constituyen en el principal criadero de los mosquitos portadores del dengue, tuvo una inversión de 2 millones de dólares y podrá moler hasta 2.000 unidades por día. La planta Mundo Reciclaje, que fue  una iniciativa de la empresa privada, molerá llantas para hacer perfiles de acero, fibra de algodón, goma para los asfaltos y otros productos para trabajo y uso doméstico, además de preservar el medioambiente y generar empleo.

 Iniciativas de este tipo deben imitarse, aprovecharse, o, en su defecto, replicarse para el bien de nuestras comunidades y de su ecología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: