Archive for mayo, 2011

Agricultores festejan día de San Isidro Labrador

Campesinos guían las yuntas seguidos de sus mujeres que echan semillas como ofrenda (Foto: T. Urquieta)

Como todos los años el 15 de mayo es un día de veneración para los campesinos capinoteños, que festejan a su Santo al tiempo que dan inicio a la época de las siembras invernales. En ese día hubo festejo en Sarco Kucho y a la semana siguiente en Capinota y en Buen Retiro, donde hubo mayor afluencia de campesinos con yuntas, que es la manera de festejar en nuestro pueblo.

Los bueyes iban adornados con platería y colgantes, principalmente la yunta mayor, que estaba especialmente decorada para la ocasión y tenía en las astas una bandera de Capinota y otra de Bolivia. Por turno los agricultores junto a sus mujeres empujaban los bueyes, el marido guiando diestramente la yunta y la mujer por detrás, echando la semilla en señal de respeto a la fecundidad de la tierra. Es una hermosa alegoría a la reproducción de la vida a través de la semilla y el trabajo del hombre ligado a sus bestias. Es una fiesta dedicada a un Santo español pero que por sincretismo adquirió su rito y su propio significado en tierras colonizadas.

Un pequeño altar estaba dedicado al Santo, quien tenía una efigie que lo representaba dirigiendo su propia yunta. Para llegar a él se tenía que pasar por arcos forrados con llicllas y adornados con platería. Al lado del santo los esposos pasantes recibían el saludo de los presentes e invitaban con sendas tutumas de chicha fresca, elaborada con el fruto de la última cosecha de maíz. Los invitados regaban el suelo con la bebida, brindando a la Pachamama, antes de vaciar sus tutumas. Una banda de sicuris acompañaba la fiesta con sus sones agudos y quejumbrosos, cuyo ritmo era acompasado con el ruido de los bombos y tambores que parecen repetitivos, pero tienen gran sentimiento.

La comunidad de Sarco Kucho reunida alrededor del Santo, para quien armaron arcos con adornos y platería (Foto: T. Urquieta)

Al tiempo que las yuntas pasaban y repasaban un jinete al mando de un caballo zunicho  trotaba a la par de las yuntas. Algo así como el símbolo del capataz que controla el trabajo de los labriegos.

Una bonita fiesta con mucho contenido costumbrista y telúrico, teniendo como  fondo los hermosos paisajes de nuestro fértil valle. 

(Si quiere saber más sobre San Isidro y su fiesta puede revisar un artículo anterior en este mismo blog o visitar la siguiente Web: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/i/isidro.htm)

Leave a comment »

La Pascua pone fecha al Larq’a Allay

Campesinos prestos y contentos acuden a la cita del Larq'a Allay

Existen fiestas que deben ser promovidas y fomentadas. La del Larq’a Allay (cava de acequia),  es una de ellas, puesto que no solo tiene connotación festiva y alegre, sino que conlleva, además,  valores profundamente comunitarios y positivos cuales son el fomento al trabajo, la solidaridad y la cooperación mutua.

Si no hubiera este trabajo comunitario difícilmente se podría mantener la extensa red de acequias que irrigan el valle capinoteño, cuya fertilidad  depende de la irrigación artificial, que tiene siglos de haberse trazado.

La mayor parte de las aguas de irrigación provienen del río Arque, por tener una pendiente más pronunciada aguas arriba. Sus aguas son intensamente aprovechadas, al extremo que en la época de estío existe escasez de agua para el riego. Los campesinos deben turnarse para regar sus sembradíos. Las aguas están cada vez más peleadas, lo que amerita su utilización racional y responsable.

El Larq’a Allay es una buena ocasión para trabajar conjuntamente y aumentar la conciencia del cuidado del preciado líquido. Capinota sigue siendo un valle privilegiado por su clima y por tener los suelos con irrigación.

Por esto celebramos los inicios del trabajo del Larq’a Allay desde el lunes 25 al miércoles 27 de abril, inmediatamente después del fin de la Semana Santa y, en esta ocasión, inmediatamente después de la Feria del Guarapo.

Unas tutumas de la infaltable chicha nunca caen mal para el descanso merecido

Cientos de campesinos se dieron cita donde nace la toma del agua, la habilitaron y limpiaron el cauce de las acequias, muchas de las cuales, las más anchas, ya tienen sus paredes de cemento. En este caso el trabajo se concentra en limpiar el fondo de la acequia, para librarla de los barros sedimentados en la época de lluvias.

Los grupos de trabajadores después del inicio se distribuyeron espacios de trabajo y se dispersaron para ejecutar cada uno su parte.

Para iniciar el trabajo se tuvo la presencia de las autoridades locales como una manera de estimular este trabajo comunitario tan importante. 

N.- Para mayor información ver artículos previos sobre el mismo tema.

Leave a comment »

Feria del Guarapo atrae gran cantidad de público

El expositor Bernardo Rocabado muestra un panel explicativo de sus variedades de uva y del tipo de guarapo y vino casero que desde hace 40 años elabora su familia

El 24 de abril se llevó a cabo la versión número veinticuatro de la Feria del Guarapo en Capinota, convirtiéndose nuevamente en el evento  del año que atrae la mayor cantidad de turistas a la localidad  en un mismo día. Pese a que hubo poca publicidad el evento tuvo un relativo éxito que, además, ha estado matizado por la gran concurrencia de la población local, que ha hecho suya la fiesta y la considera como un momento de relajamiento general.

La Feria, que se realiza en el domingo inmediato a la Semana Santa, tuvo, además, la competencia de otras trece ferias que se realizaron simultáneamente en el Departamento de Cochabamba. Casi todas las ferias fueron publicitadas en el periódico Los Tiempos o salieron, por lo menos, como noticia de prensa; no sucedió así con la Feria de Capinota. Es curioso que Los Tiempos hizo buena mención de la Feria del Guarapo que se celebró al mismo tiempo en Sipe Sipe, pero no mencionó para nada la Feria de Capinota, que es más antigua y más tradicional. Consideramos que una parte de la falta la tienen las autoridades locales, que no hacen el suficiente esfuerzo para difundir el acontecimiento a través de los medios de comunicación masiva.

Entre los aspectos positivos que se debe señalar como conclusión de ésta versión ferial está el estímulo que representa para la producción de uva local y sus subproductos, así como la presentación de algunos expositores tradicionales del lugar, que conocen sobre la preparación adecuada e inocua del guarapo. También es positiva la presentación de platos de diversa calidad y precio, que hablan de la variedad culinaria capinoteña.

Numerosos puestos fueron improvisados para ofrecer diversos platos locales, cuyos consumidores los acompañaron con sendos vasos de guarapo

Entre los aspectos negativos mencionaremos la heterogeneidad de los guarapos presentados, tanto en sabores, composición y presentación. Se pudieron probar guarapos edulcorados, otros con adición de alcohol y algunos demasiado turbios. Con relación a este último aspecto existen los que creen que el guarapo debe ser turbio y los que creemos que debiera ser ligeramente turbio y no contener las borras de la primera sedimentación del mosto. Estos son temas de discusión e investigación que deben preceder a una buena normatividad. Finalmente, se debe mencionar como negativa la forma de presentación y los utensilios utilizados para su comercialización, mismos que son muy variados. Depósitos de plástico o turriles abiertos, introducción de tutumas o jarras en los mismos sin ningún cuidado en la manipulación, utilización de tutumas “probadoras” para todo el mundo y venta en recipientes y botellas no controladas o inadecuadas para el consumo humano.

Estos temas de higiene pública deben ser objeto de reglamentación y control sanitario por parte del Municipio, que no sabemos si entiende su obligación de vigilancia sanitaria o no. Pareciera que la fiesta del guarapo es un momento de licencia para todos, con permiso municipal.

Esta licencia termina en excesos lamentables, mismos que son muy mentados con relación a los efectos que produce la borrachera con guarapo y sus secuelas durante el episodio y en la resaca.

Se trata de una fiesta interesante, pero que se desluce por los excesos de una gran parte de los feriantes que no conocen de límites. Esto pone al Municipio en una contradicción existencial: o es el ente encargado de promover las buenas costumbres y de dirigir la lucha contra el alcoholismo, o es la máxima instancia promotora del mismo. El punto de equilibrio es el difícil de encontrar.

Como todos los años, desde hace una década, se ha hecho costumbre la realización, en el domingo siguiente a la Feria de Capinota, de otra Feria en la localidad de Irpa Irpa. En esta ocasión se realizó la versión número once, con presencia de un público considerable que va consolidando la ejecución regular de este evento, consecutivo a la Feria principal.

Leave a comment »