Agricultores festejan día de San Isidro Labrador

Campesinos guían las yuntas seguidos de sus mujeres que echan semillas como ofrenda (Foto: T. Urquieta)

Como todos los años el 15 de mayo es un día de veneración para los campesinos capinoteños, que festejan a su Santo al tiempo que dan inicio a la época de las siembras invernales. En ese día hubo festejo en Sarco Kucho y a la semana siguiente en Capinota y en Buen Retiro, donde hubo mayor afluencia de campesinos con yuntas, que es la manera de festejar en nuestro pueblo.

Los bueyes iban adornados con platería y colgantes, principalmente la yunta mayor, que estaba especialmente decorada para la ocasión y tenía en las astas una bandera de Capinota y otra de Bolivia. Por turno los agricultores junto a sus mujeres empujaban los bueyes, el marido guiando diestramente la yunta y la mujer por detrás, echando la semilla en señal de respeto a la fecundidad de la tierra. Es una hermosa alegoría a la reproducción de la vida a través de la semilla y el trabajo del hombre ligado a sus bestias. Es una fiesta dedicada a un Santo español pero que por sincretismo adquirió su rito y su propio significado en tierras colonizadas.

Un pequeño altar estaba dedicado al Santo, quien tenía una efigie que lo representaba dirigiendo su propia yunta. Para llegar a él se tenía que pasar por arcos forrados con llicllas y adornados con platería. Al lado del santo los esposos pasantes recibían el saludo de los presentes e invitaban con sendas tutumas de chicha fresca, elaborada con el fruto de la última cosecha de maíz. Los invitados regaban el suelo con la bebida, brindando a la Pachamama, antes de vaciar sus tutumas. Una banda de sicuris acompañaba la fiesta con sus sones agudos y quejumbrosos, cuyo ritmo era acompasado con el ruido de los bombos y tambores que parecen repetitivos, pero tienen gran sentimiento.

La comunidad de Sarco Kucho reunida alrededor del Santo, para quien armaron arcos con adornos y platería (Foto: T. Urquieta)

Al tiempo que las yuntas pasaban y repasaban un jinete al mando de un caballo zunicho  trotaba a la par de las yuntas. Algo así como el símbolo del capataz que controla el trabajo de los labriegos.

Una bonita fiesta con mucho contenido costumbrista y telúrico, teniendo como  fondo los hermosos paisajes de nuestro fértil valle. 

(Si quiere saber más sobre San Isidro y su fiesta puede revisar un artículo anterior en este mismo blog o visitar la siguiente Web: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/i/isidro.htm)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: