El valle encantado de Edgar Claure Paz

Por: Rosario Q. de Urquieta

Se dice  que  para justificar su paso por la vida terrena, el hombre debe  tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro, quizá así  también lo concibió  Edgar Claure Paz, sin embargo al leer el libro vemos que sus motivaciones van más allá  de ese objetivo.

“El valle encantado” está conformado por una serie de relatos  nutridos de las aguas rumorosas y coloquiales  que salen de la boca terrosa del  cántaro sempiterno  del ayer.

Desandar el camino, volver  la mirada que atrape cada instante significativo de lo ya vivido, es cobrarle a la memoria el rédito del recuerdo. Recordar es volver a ver. Eso hace Edgar Claure.

De entrada, está el hombre ostentando  un perfil que traza su identidad en la certeza de saber de dónde viene y quién es: viene del valle encantado que se llama Capinota, cuya geografía que  de norte a sur no hace sino regalar un paisaje que es un efluvio para la vista y  el espíritu, ¿quién es?, es un capinoteño o lo que es lo mismo se siente hijo legítimo de esa tierra.

            El libro editado por ABC, está prologado por Luis Ramiro Beltrán. En la solapa posterior  va impreso  un poema  del inolvidable poeta  boliviano Oscar Alfaro, que sirve  de motivación  para ese viaje al pasado. La contratapa  lleva una síntesis a la altura de la sapiencia literaria  del querido y admirado escritor Armando Soriano Badani.

El autor recupera  personas, personajes: José de Capinota, Ceñora Nati, Candidato a diputado, el abuelo, etc., cuyas vidas tipifican, describen o caracterizan una conducta, que en definitiva  constituye la idiosincrasia o, un modo de ser  en un tiempo y espacio definidos.

Fiestas y costumbres, creencias, supersticiones descritas con colorido y el gracejo propio  de cada circunstancia. El lector disfruta de: La fiesta y el Juturi, El tinku, El sábado de carnaval, etc.

“El tren” una maquinaria, un objeto inanimado cobra vida por la descripción  de detalles,  los  que se insertan en el pulso de la percepción total de los sentidos. Así la simple cosa adquiere  una dimensión humana porque es capaz, a través del recuerdo, de revivir sensaciones que hacen palpitar la memoria afectiva, que es la más fiel y leal y que no se agosta con el tiempo, el que deteriora otros datos  más objetivos. 

La lectura de “El Valle encantado” ofrece un estado de paz interior, un solaz entretenimiento salpicado  de  momentos de gozo por la picardía, las ocurrencias que se narran en las anécdotas  que caracterizan a un contexto y sus habitantes.

El autor Edgar Claure Paz ha inmortalizado sus vivencias  gracias a la palabra escrita que sobrevive al tiempo, bien por él.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    Edgar Claure Paz said,

    !Gracias, Rosario!. Tu artículo ha hecho revivir los afectos mas profundos que siento por esa tierra, pequeñita, privilegiada, alegre, vital como cada una de sus flores. Y es un afecto compartido por toda mi familia.
    Gracias tambien a Tito y quienes han diseñado esta página que, aparte de su finalidad informativa, es el medio ideal para restaurar la fraterna amistad que es privilegio de los habitantes de Capinota. Allí, cada viaje es una renovación de los mas profundos afectos y el reconocimiento siempre renovado de nuestras raices.

  2. 2

    SIWAR MAMANI said,

    “El valle encantado” es un texto que emerge de la intimidad de un hombre y su tierra.

  3. 3

    SIWAR MAMANI said,

    El texto lo lei poco, entre las pocas paginas que lei, descubri la cita que anteriormente escribi, y no hay duda de ello.

    El libro me lo presto un amigo por un momento, lo lei mientras caminabamos, el libro estaba viejito, si no lo pedi prestado es porque ya le habia prestado a otro amigo. Me interese por el libro y busque para comprarlo, no lo encontre en ninguna venta.

    Creo que la idea de reimpresion del texto sea necesario, para conocimiento de las nuevas generaciones, porque la gente de hoy pierde su identidad local. El texto en su contenido refuerza la cultura capinoteña, nuestra cultura. Las autoridades ofiaciales se deberian encargar de dicho proyecto, pero dudo que lo hagan, por el poco interes que han demostrado.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: