Archive for julio, 2011

Capinota y su amenaza potencial

Por: Gral. Brig. Edgar Claure Paz*

El impetuoso Río Arque separa la orilla del pueblo con la de Yatamoco, ahora unidas por un puente que resiste sus fuertes embestidas

Desde que recuerdo, el río de Arque ha sido la amenaza más peligrosa para nuestro pueblo. Año tras año ha ido depositando sus sedimentos en la parte más baja de su curso: Capinota. Se que actualmente el nivel de su lecho está a más de dos metros por encima del nivel de la Plaza del pueblo y la elevación periódica de los defensivos no es el remedio, solo posterga un final desgraciado. Esto si que debe llevarnos a superar el miedo, a definir las causas radicales y a buscar soluciones que nos garanticen la tranquilidad y supervivencia del pueblo y sus habitantes.

Si hacemos un poco de memoria, mientras funcionó la ferrocarrilera Bolivian Railways Co. ella se ocupó de proteger sus vías y las poblaciones adyacentes evitando la depredación de un torrente cíclicamente furioso y agresivo. Tenía toda una división que se ocupaba de proteger las vías y forestar las laderas. Así y todo, una famosa riada, junto con la del rio Wallía, se llevó el antiguo pueblo de Arque; otras, afectaron a las vías del ferrocarril desde Tacopaya hasta Orcoma (la zona negra) y a la rentabilidad de la empresa hasta provocar la trágica nacionalización que la invalidó hasta hoy. Aparentemente, a la empresa que la compró, por razones políticas y económicas, le conviene más que no funcione y favorecer al intercambio por carretera que goza de la única ventaja del transporte puerta a puerta frente a la capacidad masiva de los trenes. En fin, en este tema hay mucha tela para cortar y no conviene tratarlo ahora pues no quiero perder el hilo de mi planteamiento.

El Río Arque golpea con fuerza los defensivos de la Callipiedra, que han tenido que ser levantados en repetidas ocasiones

La solución pasa por conformar una asociación de municipios por los que discurre el rio que, como sabemos, nace en las alturas orureñas (Paria, me parece), recibe numerosos afluentes en el camino hasta que, ya desde Tacopaya, tiene una pendiente muy alta, avanza velozmente, por unas laderas cada vez mas erosionadas y con una escorrentía también incrementada por falta de mecanismos de retención natural. No hay nada que detenga su capacidad destructiva y cualquier defensivo es insuficiente.

Pues bien, lo que propongo pasa por comprometer al gobierno y los municipios involucrados, mediante un serio Convenio de Coparticipación, para encarar un Plan Ambiental Integral (PAI) destinado a:

    1. En el corto plazo, la adquisición de plantines de especies seleccionadas para el primer período de acción y la simultánea conformación de viveros forestales locales capaces de abastecer de plantas durante todo el tiempo de vigencia del proyecto y el período de consolidación forestal, como mínimo.
    2. La forestación de las laderas de todo el curso del rio con especies de raíz profunda que neutralicen la erosión debida a la escorrentía; en el mediano plazo, esta forestación permitirá un incremento en las características de cada clima local y de su calidad ambiental. Esta acción implica la participación de la población de cada subregión según sus sistemas tradicionales; sus institutos de enseñanza; tropas de las Fuerzas Armadas especialmente cedidas y otras instituciones cívicas y gubernamentales que se puedan comprometer para ese fin.

Simultáneamente, debe realizarse un estudio geomorfológico para determinar los efectos hidráulicos y diseñar los sistemas más apropiados destinados a neutralizar la velocidad del rio o reducirla a niveles tolerables mediante mecanismos reductores (mata-presiones) y de protección lateral con materiales de la zona. Este estudio –y todos los que sean complementarios- a cargo de un equipo multidisciplinario mínimo, deberán tener un plazo breve y sin las singularidades de un plan estratégico normal, aunque lo remarquen por sus efectos, para que el financiamiento no sea condicionado a las exigencias burocráticas típicas.

  1. Una preocupación fundamental debe ser la de definir con claridad el impacto ambiental adicional que se obtendrá al mejorar la calidad del clima junto a la posibilidad de recuperar playas ribereñas para la producción agrícola y la forestación adicional.
  2. Un aspecto radical es el de la determinación de los costos de inversión y de los recursos necesarios para la alimentación, transporte, salud y apoyo a las personas que brindarán la mano de obra necesaria. Cada organismo participante: Gobierno Central, Gobierno regional, Cooperación internacional, empresa privada, contraparte local, etc. deberá señalar con claridad el porcentaje de su contribución económica o en especie que garanticen el sostenimiento del proyecto.
  3. El proyecto debe ser apoyado por un Convenio de Coparticipación de todos los municipios involucrados en la cuenca hidrológica, la Gobernación departamental, los distritos educacionales de la región y de las FF.AA. a través de sus reparticiones de acción cívica.

La participación del Servicio Geológico, del Instituto Geográfico Militar y del Comando de Ingeniería de las FF.AA. sería inestimable por la cantidad de recursos y la calidad profesional de sus componentes.

  1. La dirección, para efectos de planeación, control y dirección debe ser determinada sin influencias políticas y solo en función de la capacidad profesional y experiencia suficientes de los candidatos posibles.
  2. Este Plan debe ser presentado ante el Gobierno Nacional y, simultáneamente, a organismos internacionales multinacionales, instituciones nacionales –públicas y privadas- y Organismos no gubernamentales interesados en apoyar proyectos de recuperación ambiental y de beneficio socio-económico.

Este brevísimo planteamiento apunta mas allá ya que sus efectos políticos, económicos y sociales serán evidentes en muy poco tiempo y sus beneficios alejarán definitivamente el temor; será posible la recuperación regional y el incremento de aquella capacidad productiva que siempre fue el orgullo de los capinoteños.

* Militar capinoteño

Anuncios

Comments (1) »

Toribio Rocabado Castro presenta un nuevo libro

El emprendedor Director de Radio Magnal de Capinota, Toribio Rocabado Castro, acaba de presentar un nuevo libro en la ciudad de Cochabamba, patrocinado por la Alcaldía Municipal de Capinota y COBOCE. Es el cuarto libro que presenta al público; dos de ellos dedicados a la educación, promoción de valores y el fortalecimiento personal, especialmente de los jóvenes.

Con relación a ésta última publicación el periódico Opinión, en su edición del 20 de julio del 2011, decía textualmente: “Recientemente presentado en encuentros académicos, circula “¿Por qué soy pobre, papá?”, obra del escritor cochabambino Toribio Rocabado Castro. Editado en Kipus con el patrocinio de la empresa Coboce Cemento, el libro tiene el objetivo de “dejar de lado la pobreza y acercarnos a la riqueza a través de una pedagogía de vida, mediante un enfoque descolonizador y desdominalizador, con técnicas formativas y reflexiones profundas”, según se indica en la presentación. El ensayo está conformado por once capítulos con títulos como “Estudiar la realidad y descifrar sus códigos”, “Las finanzas familiares” y “La disciplina mental como estrategia definida”.

 “Este libro es una herramienta para conocer, comprender, analizar y emprender acciones para revertir los códigos negativos hasta convertirlos en códigos positivos. Para ello es necesario tener un sistema educativo descolonizador, desdominalizador que garantice el cambio en estructuras” manifiesta su autor.

 Rocabado es técnico superior en Administración de Empresas, licenciado en Ciencias de la Educación, Comunicación Social y maestro titular por antigüedad.

Ha desempeñado cargos importantes en unidades educativas secundarias y de educación superior, además de medios de comunicación impresos y radiales. Es conferencista y autor de “Romidan. Poemas después del silencio” (1998), “Ibio. Vivencias del alma” (2001) y “Educar para la vida o instruir para vivir” (2009)”.

Comments (1) »

Sarco Kucho enfrenta a Rotaract Cochabamba

Capitanes de los equipos femeninos de Rotaract y Sarco Kucho intercambian regalos

Una amena jornada vivieron miembros de Rotaract, algunos jóvenes de Interact, y un grupo de rotarios pertenecientes al Rotary Club Cochabamba en la comunidad  de Sarco Kucho, aledaña a la localidad de Capinota. La actividad de integración y apoyo a los jóvenes lugareños tiene su origen en el trabajo deportivo y juvenil que desarrolla Harry Christie en esa comunidad y en la posibilidad que vio de relacionar a ambos grupos de jóvenes para emprender acciones de desarrollo y cooperación futura.

Recordemos que el Rotaract es una organización de clubes de servicio integrados por hombres y mujeres jóvenes, con edades de 18 a 30 años, patrocinados por los clubes Rotarios de cada localidad, en este caso, el Rotaract está patrocinado por el Rotary Club Cochabamba. El Interact, entretanto, es  una organización de clubes de servicio para jóvenes de 14 a 18 años.

Después de un caluroso acto de reconocimientos, que contó con la presencia de los dirigentes del lugar, la Presidenta de Rotaract, Boria Villegas, entregó a sus eventuales contrincantes una pelota, refrescos y un gran queque;  recibió a cambio un lindo ramo de flores. Ambos equipos se encontraron en el pequeño estadio sarcokucheño, de barro e incipiente pasto, recientemente sembrado gracias al trabajo de los jóvenes de la zona.

Jugadores de ambos equipos y algunos dirigentes posando para el lente del recuerdo

Como resultado del encuentro, no solo se tuvo la derrota del equipo femenino y masculino de Rotaract, frente a contendientes bien entrenados en el arte futbolístico, sino, además, el compromiso de futuras confrontaciones y un plan para iniciar actividades conjuntas en temas diversos, principalmente de capacitación. Es justo reconocer que el equipo de Sarco Kucho viene desarrollando una gran campaña en el campeonato ínter clubes de la Provincia.

La actividad fue reconocida como positiva por los dirigentes agrarios del lugar, que estuvieron presentes en grupo. El dirigente principal hizo uso de la palabra e instó a seguir por ese camino de cooperación entre jóvenes.

El deporte en la Provincia se constituye no solo en un poderoso instrumento de recreación, sino, también, en instrumento de combate al alcoholismo y al vandalismo, al tiempo de fortalecer los valores comunitarios.

Leave a comment »

Chuncho Verduguez, gloria del basquetbol nacional

En la foto José y René Verduguez gozando del clima capinoteño y recibiendo el cariño de sus paisanos

Decir Chuncho Verduguez es hablar del buen básquet. Sin embargo, Chuncho Verduguez no es un solo personaje, sino varios, hermanos todos dedicados al basquetbol desde su temprana juventud. Los Chunchos dieron gloria al básquet nacional y enorgullecieron por años a Capinota, su pueblo, con el que siempre estuvieron ligados.

El fundador de la saga de los Chunchos fue Eliodoro, el mayor de ellos, médico, buen jugador y participante en varios seleccionados y equipos. Brilló en la primera línea del Macabi y el Always Ready. Como dice José: Eliodoro fue nuestro maestro, el que nos inculcó el amor al básquet y el que nos enseñó a jugar, desde muy chicos.

Posteriormente vinieron los años de gloria. Salieron de canchas orureñas, donde el legendario The Strongest, múltiple campeón departamental, fue su cuna; allí alternaron con los mejores jugadores de su época.

José  y René Verduguez, representaron  a Oruro en múltiples ocasiones, que fueron las más gloriosas para la historia de ese deporte en las tierras de Sebastián Pagador.  Entre sus mayores títulos figura el recordado campeonato nacional de 1955, realizado en Oruro, y donde salieron invictos.  En el equipo celeste alinearon junto con jugadores de la talla de  Luis Arellano, Eduardo Guzmán, Raúl Bustillos, José Liendo, Roberto Balderrama, Alberto Loayza, Manuel Barrón y Humberto Cáceres, bajo la Dirección Técnica de José Alandia.

En 1960, en la ciudad del valle, Oruro reeditó su victoria obteniendo el título de Campeón Nacional, en unas finales de infarto frente a La Paz y Cochabamba. En esa ocasión, relata José, éramos tres Verduguez en selecciones diferentes. José en la selección orureña; René venía con la selección paceña y Zaida, la hermana, jugaba en la selección cochabambina. Oruro volvió a salir campeón en 1965, en Colquiri, pero solo el célebre Luis Arellano logró subsistir los tres campeonatos. José ya no figuraba en las listas de su selección. Fueron las épocas de oro del baloncesto orureño.

Evidentemente, René, el menor y el de más larga y exitosa trayectoria en el baloncesto, se había ido a La Paz, donde estuvo ligado al Club Ingavi, el mejor equipo de todos los tiempos; el Ingavi que se nutría de las canteras del Colegio La Salle y que entrenaba bajo las órdenes del Negro Ayllón, paradigma de la historia del baloncesto nacional. René estuvo ligado al Ingavi hasta el final de su trayectoria. Fue su último entrenador, el último en tratar de salvar al gran campeón, que descendió después de ganar quince campeonatos departamentales  y múltiples campeonatos nacionales ínter clubes.

En el Ingavi alternó con los más grandes jugadores que dieron lumbre y presencia al básquet nacional. Jugó junto a Rodolfo Aliaga, Enrique Rodríguez, Guido Meruvia, Gustavo de Rada, Enrique Pozo, Edgar Pozo, Mario Orrico, Javier Núñez del Prado, Carlos   Ascarrunz y otros. En ese tiempo la historia del básquet se escribía en el Ingavi. Casi todos sus jugadores, incluyendo al Chuncho Verduguez, fueron parte de seleccionados nacionales y representaron al país en diferentes oportunidades.

En su obra “Hechos y protagonistas del deporte boliviano”, el reconocido periodista deportivo, Tito de la Viña, enlista a los más destacados deportistas bolivianos en sus diferentes ramas. En basquetbol hace una mención especial de René, junto con el ‘Loro’ Rodríguez, Mario Orrico, y Marina Azcárraga, prestigio del básquet femenino.

En la actualidad los Chunchos gozan de un merecido retiro. José disfruta de su  vida longeva en su pueblo, recibiendo periódicamente las visitas de su hermano René, con el que recuerdan sus glorias, atadas a su dominio del balón y el cesto. Recuerdan pasajes interesantes y exclusivos, como cuando jugaron contra los Globetrotters y se permitieron hacerles algunas piruetas a los histriónicos jugadores de Harlem. Los amigos escuchamos atentos sus narraciones, sabiendo que no todos podemos contar nuestras hazañas con tanta solvencia y beneplácito por lo bien hecho y actuado.

¡Salud y larga vida a estos campeones!

Leave a comment »