Capinota y su amenaza potencial

Por: Gral. Brig. Edgar Claure Paz*

El impetuoso Río Arque separa la orilla del pueblo con la de Yatamoco, ahora unidas por un puente que resiste sus fuertes embestidas

Desde que recuerdo, el río de Arque ha sido la amenaza más peligrosa para nuestro pueblo. Año tras año ha ido depositando sus sedimentos en la parte más baja de su curso: Capinota. Se que actualmente el nivel de su lecho está a más de dos metros por encima del nivel de la Plaza del pueblo y la elevación periódica de los defensivos no es el remedio, solo posterga un final desgraciado. Esto si que debe llevarnos a superar el miedo, a definir las causas radicales y a buscar soluciones que nos garanticen la tranquilidad y supervivencia del pueblo y sus habitantes.

Si hacemos un poco de memoria, mientras funcionó la ferrocarrilera Bolivian Railways Co. ella se ocupó de proteger sus vías y las poblaciones adyacentes evitando la depredación de un torrente cíclicamente furioso y agresivo. Tenía toda una división que se ocupaba de proteger las vías y forestar las laderas. Así y todo, una famosa riada, junto con la del rio Wallía, se llevó el antiguo pueblo de Arque; otras, afectaron a las vías del ferrocarril desde Tacopaya hasta Orcoma (la zona negra) y a la rentabilidad de la empresa hasta provocar la trágica nacionalización que la invalidó hasta hoy. Aparentemente, a la empresa que la compró, por razones políticas y económicas, le conviene más que no funcione y favorecer al intercambio por carretera que goza de la única ventaja del transporte puerta a puerta frente a la capacidad masiva de los trenes. En fin, en este tema hay mucha tela para cortar y no conviene tratarlo ahora pues no quiero perder el hilo de mi planteamiento.

El Río Arque golpea con fuerza los defensivos de la Callipiedra, que han tenido que ser levantados en repetidas ocasiones

La solución pasa por conformar una asociación de municipios por los que discurre el rio que, como sabemos, nace en las alturas orureñas (Paria, me parece), recibe numerosos afluentes en el camino hasta que, ya desde Tacopaya, tiene una pendiente muy alta, avanza velozmente, por unas laderas cada vez mas erosionadas y con una escorrentía también incrementada por falta de mecanismos de retención natural. No hay nada que detenga su capacidad destructiva y cualquier defensivo es insuficiente.

Pues bien, lo que propongo pasa por comprometer al gobierno y los municipios involucrados, mediante un serio Convenio de Coparticipación, para encarar un Plan Ambiental Integral (PAI) destinado a:

    1. En el corto plazo, la adquisición de plantines de especies seleccionadas para el primer período de acción y la simultánea conformación de viveros forestales locales capaces de abastecer de plantas durante todo el tiempo de vigencia del proyecto y el período de consolidación forestal, como mínimo.
    2. La forestación de las laderas de todo el curso del rio con especies de raíz profunda que neutralicen la erosión debida a la escorrentía; en el mediano plazo, esta forestación permitirá un incremento en las características de cada clima local y de su calidad ambiental. Esta acción implica la participación de la población de cada subregión según sus sistemas tradicionales; sus institutos de enseñanza; tropas de las Fuerzas Armadas especialmente cedidas y otras instituciones cívicas y gubernamentales que se puedan comprometer para ese fin.

Simultáneamente, debe realizarse un estudio geomorfológico para determinar los efectos hidráulicos y diseñar los sistemas más apropiados destinados a neutralizar la velocidad del rio o reducirla a niveles tolerables mediante mecanismos reductores (mata-presiones) y de protección lateral con materiales de la zona. Este estudio –y todos los que sean complementarios- a cargo de un equipo multidisciplinario mínimo, deberán tener un plazo breve y sin las singularidades de un plan estratégico normal, aunque lo remarquen por sus efectos, para que el financiamiento no sea condicionado a las exigencias burocráticas típicas.

  1. Una preocupación fundamental debe ser la de definir con claridad el impacto ambiental adicional que se obtendrá al mejorar la calidad del clima junto a la posibilidad de recuperar playas ribereñas para la producción agrícola y la forestación adicional.
  2. Un aspecto radical es el de la determinación de los costos de inversión y de los recursos necesarios para la alimentación, transporte, salud y apoyo a las personas que brindarán la mano de obra necesaria. Cada organismo participante: Gobierno Central, Gobierno regional, Cooperación internacional, empresa privada, contraparte local, etc. deberá señalar con claridad el porcentaje de su contribución económica o en especie que garanticen el sostenimiento del proyecto.
  3. El proyecto debe ser apoyado por un Convenio de Coparticipación de todos los municipios involucrados en la cuenca hidrológica, la Gobernación departamental, los distritos educacionales de la región y de las FF.AA. a través de sus reparticiones de acción cívica.

La participación del Servicio Geológico, del Instituto Geográfico Militar y del Comando de Ingeniería de las FF.AA. sería inestimable por la cantidad de recursos y la calidad profesional de sus componentes.

  1. La dirección, para efectos de planeación, control y dirección debe ser determinada sin influencias políticas y solo en función de la capacidad profesional y experiencia suficientes de los candidatos posibles.
  2. Este Plan debe ser presentado ante el Gobierno Nacional y, simultáneamente, a organismos internacionales multinacionales, instituciones nacionales –públicas y privadas- y Organismos no gubernamentales interesados en apoyar proyectos de recuperación ambiental y de beneficio socio-económico.

Este brevísimo planteamiento apunta mas allá ya que sus efectos políticos, económicos y sociales serán evidentes en muy poco tiempo y sus beneficios alejarán definitivamente el temor; será posible la recuperación regional y el incremento de aquella capacidad productiva que siempre fue el orgullo de los capinoteños.

* Militar capinoteño

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Mi Gral. Claure, es alentador y factible su propuesta, para quienes conocemos la problemática de nuestra tierra natal. forestar las laderas de los afluentes al Río Arque de una manera sustentable en el tiempo es ofrecer grandes oportunidades de mejoras para Capinota y poblaciones que actualmente reciben grandes cantidades de sedimentos por el Río Arque, lo cual hace que estas se encuentren por debajo del nivel del río, y que las areas de cultivo se sulfaten o salinicen, en ocaciones aptos para otro tipo de cultivos, pero no asi para lo que habitalmente la poblacion acostumbra a culltivar. Siendo tambien un potencial peligro de futuras inuncaciones por el desborde del Río Arque.

    Aprovecho este medio para hacerle llegar mi más cordial saludo a Usted y su familia, deseos de exito en su vida personal y profesional.

    Estoy a su servicio y procurando ver soluciones a varios temas que afectan al bienestar de todos los habitantes de Capinota.

    Atte.
    Cnl. DAEN. MG. Rigoberto Mendizabal Marquez
    Militar Capinoteño


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: