Celebraciones del aniversario de Capinota 2011

(Crónica de desventuras de un capinoteño residente en la ciudad)

Por Antonio Rocabado Q.

El grupo musical Sakambaya alegrando la velada capinoteña con la fuerza de sus zampoñas

Considerando que el programa de celebraciones de la creación de la Provincia de Capinota se efectuarían el reciente fin de semana pasado, decidimos asistir a los principales actos programados por la H. Alcaldía Municipal para el 103 Aniversario del 1º de Octubre de 1908. Luego de aceptar serenamente las dificultades de acceder a una de las movilidades que corrientemente transportan pasajeros a Capinota, conocidos como “bambuchas” o “surubíes” y que salen desde la ciudad de Cochabamba, nos desplazamos desde nuestra residencia en Quillacollo hacia esa ciudad, porque en el trayecto Cochabamba-Capinota es casi imposible hallar un asiento disponible en los días de fiesta. De este modo, llegamos a Capinota luego de 2 horas y media de sudorosos ajetreos.

La noche del viernes 30 de septiembre, a las 18 horas, se inició el tradicional “Desfile de Teas” encabezado por autoridades de la municipalidad, representantes de las unidades educativas y personeros de instituciones locales, seguidos por los estudiantes de los centros educativos, de universitarios locales de las especialidades de Enfermería e Ingeniería Mecánica correspondientes a la Universidad de San Simón, y una serie tradicional de carros alegóricos preparados por las instituciones capinoteñas.

Terminado el Desfile de Teas, empezó en el Estadio Municipal la anunciada serenata a Capinota con la actuación de varios conjuntos de música popular y folklórica, y la participación estelar del conjunto “Bonanza” que puso colorido a las actuaciones previas de conjuntos musicales sin mayor atractivo, logrando que la juventud baile al compás de sus contagiosas melodías. A la medianoche, estallaron los juegos pirotécnicos organizados por COBOCE, que resultaron simplemente maravillosos e impresionantes.

Cabe indicar que la calidad de los grupos musicales estuvo relacionada con los costos de cada actuación musical. La Alcaldía al decidir obviar la actuación de los famosos Kjarkas de Capinota, que esta vez pretendían 10.000.-$USD por la velada y otras exigencias adicionales como amplificaciones de 2.500.-$USD/noche, aparentemente, optó por los auspicios de algunas entidades asentadas en Capinota como PRODEM, COBOCE, Sindicatos de Transportistas, y la Cooperativa de Aguas, para cubrir costos más moderados, como el del grupo “Bonanza” (3.000.- $USD), y de Bonny Alberto Terán, Sakambaya, Zapato Roto, y Tikas Wayra, con cifras aún menores.

Sin embargo, se pudo conocer también, que el presentador de televisión Diego Viamont amenizó la fiesta por un costo mayor a 100.-$USD/Hora. En fin, el concierto terminó cerca a las 6:00 de la madrugada, con la retirada de centenas de jóvenes ebrios que dejaron un mar de basura plástica, cartones, botellas, etc., en el césped del Estadio.

La basura tuvo que retirarse con premura con los trasnochados empleados de la Alcaldía, al amanecer, por la anunciada llegada del Presidente Evo Morales, quien, finalmente, no arribó por los múltiples problemas políticos que confronta.

De todas maneras, incluso en horas previas a la serenata, hubo un intenso movimiento en las dependencias municipales, en el Coliseo Deportivo cercano al Estadio Municipal, con albañiles, pintores de brocha gorda, y vidrieros que trabajaron hasta la media noche. La obra fue una de las primeras financiadas por el Programa “Evo Cumple”, que aún no está concluida, y que realmente constituye un monumental mamotreto donde sólo se practicará el fulbito y se ventilarán azarosas asambleas del pueblo.

El denominado magno día, el sábado 1º de Octubre, comenzó con saludos musicales a cargo de una banda de guerra, iza de banderas, y una misa católica. Luego, se procedió con la programada exposición pictórica y de obras literarias a cargo de artistas y escritores de una organización cultural capinoteña, que prepara esta actividad anualmente.

En la tarde, a partir de las 14:30, las autoridades municipales, unidades educativas y universitarias, y los representantes de instituciones civiles, militares, agrícolas y comerciales, hicieron su paso marcial cerca a un proscenio instalado en el frontis de la Alcaldía Municipal. Destacándose en la marcha la participación de los integrantes del Batallón Ecológico Tumusla asentado en Santivañez, con su respectiva Banda de Guerra, y asimismo, la masiva participación de trabajadores de COBOCE, y los diferentes Sindicatos de Transportistas con motorizados para el transporte pesado y para el liviano de pasajeros, en un número aproximado a 2.000 miembros, según nuestras apreciaciones. El desfile principal transcurrió lentamente, como siempre se estila por las piruetas de las guaripoleras y despliegues de las bandas de marchas de los colegios y escuelas. Todo este embrollo finalizó cerca de las 18:00 horas.

Al día siguiente, 2 de octubre, la plaza principal fue el escenario de una Feria del Pato y de Comida Típica, con escasos participantes y exorbitantes precios.

Más tarde, a las 16:00, como todo el público de a pie que llegó a la conmemoración, comenzó el éxodo hacia Cochabamba con la dificultad de conseguir una movilidad para el retorno, no obstante de que el día anterior pudimos ver desfilar a varias centenas de propietarios de “bambuchas” y vehículos ligeros para pasajeros.

Las veloces vagonetas de ocho asientos que corrientemente hacen el servicio diario, a estas horas del domingo 2 de octubre, cruzaban el pueblo a un ritmo de apenas un “surubí” cada media hora, y para colmo, pasaban repletas de pasajeros. Nos soplaron en la oreja que actualmente ésta ya es una práctica corriente de los transportistas de Capinota, que retardan sus salidas hasta el anochecer, para luego abusar a los pasajeros más pobres con costos y exacciones caprichosas. En resumen, Capinota, desde siempre, se distinguió por su pésimo servicio de transporte de pasajeros, y por sus autoridades ciegas y sordas ante estas arbitrariedades.

Las circunstancias que se superan para llegar y permanecer en Capinota en sus famosas fiestas tradicionales, por las incomodidades de traslado, falta de alojamientos, escasez de comida nutritiva, agua “potable” de mala calidad, aglomeraciones de gente, basuras, estrechez, y desorganización generalizada, no auguran un ambiente propicio para el fomento del turismo.

Habrá que esperar que nuevas generaciones de capinoteños emprendedores modifiquen radicalmente la situación turística de Capinota, que otrora, disfrutaba de fiestas tradicionales en Carnavales, Todos Santos, Semana Santa, épocas de cosecha de frutas, temporadas de invierno, etc., que trascendían a nivel nacional por su particular encanto.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Eddy E. Rocabado Marquez said,

    La posicion de los famosos kjarkas con respecto a su ambiciosa pretencion economica por su actuacion da mucho que desear y los CAPINOTEÑOS debemos preguntarnos, acaso en vez de recibir de nuestro pueblo no debemos de darle a el algo?, y en el caso de los hermanos Hermoza ( KJARKAS) nunca, al menos que yo sepa han hecho nada por su pueblo, un concierto por Capinota por ejemplo, para que todo lo recaudado sirva para equipar en algo el hospital y/o las escuelas, pero sin merecimientos hasta el teatro lleva el nombre de uno de ellos, yo creo que antes de recibir hay que dar.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: