Un sorprendente viaje de Capinota a San Pedro de Buena Vista

Por Antonio Rocabado Q.

A la distancia se aprecian las plantaciones de tumbo, en las afueras de Apillapampa

Al finalizar el pasado año 2011 y por razones de trabajo, tuvimos la grata oportunidad de realizar un viaje de sorprendente singularidad paisajística. El trayecto, que resultó una auténtica rareza desde el punto de vista histórico, cultural y magníficas panorámicas, fue recorrido en camioneta en unas 4 horas de travesía, partiendo desde la plaza principal de Capinota hacia el antiguo pueblo potosino de San Pedro de Buena Vista, actual capital de la provincia Charcas.

El típico paisaje de montaña comienza con un acceso en subida relativamente fácil de 20 Km, a partir de Yatamoco –-al frente de Capinota— hasta Apillapampa, ahora denominada “Capital del Tumbo” por la profusión de terrenos destinados al cultivo de esta deliciosa fruta. El progresista pueblo de Apillapampa fue un importante enclave aimara donde particularmente en sus alrededores prevalecen viviendas con tipología constructiva andina, y el pueblo mismo, adosado a una colina, resulta desparramado en tortuosas callejuelas empedradas. El sendero atraviesa el poblado por una angosta calle adyacente a su plazuela central, y se vienen  unos 15 Km de varias fatigosas cuestas y curvas que hacen el peor trecho de todo el camino, hasta alcanzar el sitio llamado Kallawi, donde existe un hito que se constituye en el límite territorial entre Potosí y Cochabamba. 

El paisaje se hace más intenso bajo el implacable sol del mediodía y su brillantez amenaza con enceguecernos. De la empinada ubicación de Kallawi comienza una formidable bajada para llegar a Iturata, un remoto tambo de aprovisionamiento forrajero de los viajeros en acémilas de la época colonial, que partían de Chuquisaca a Cochabamba o viceversa. Iturata se ubica en la confluencia de ríos que son las cabeceras del rio Sopo, el cual corre al norte hasta desembocar en el río Arque, en las inmediaciones del pueblo capinoteño de Sicaya.

Desde la bajada a Iturata puede divisarse el legendario cerro de Mallcocota, cuya mina tuvo su apogeo en la época colonial cuando los españoles explotaron oro y plata. La mina alguna vez tuvo también un ingenio minero para el proceso extractivo de los minerales. La afanosa explotación minera de plata por mucha gente ávida de mejor porvenir abarcó hasta fines del siglo XIX, y posteriormente sobrevino el abandono, aunque recientemente se habla de una intensiva reactivación de la explotación minera a cargo de inversiones extranjeras.

De Iturata el camino a nuestro destino final transcurre paralelo y en contracorriente al cauce de uno de los tributarios señalados, y después de recorrer 12 Km, llegamos al cruce con la carretera interdepartamental Uncía-Acacio-Anzaldo-Cochabamba, en un sitio cercano a la localidad de Sakani. Ya por el camino potosino, en buen estado de mantenimiento, a los 10 Km arribamos a otro cruce de caminos llamado Huaylloma, y allí, abandonamos esta plácida vía interdepartamental que prosigue en dirección a Acacio, al puente sobre el río Caine, y a la ciudad de Cochabamba. En Huaylloma tomamos el desvío y nos precipitamos por una prolongada pendiente de 30 Km hasta San Pedro de Buena Vista, que siempre quisimos conocerlo recorriendo este nuevo trayecto que sale de Capinota, y nos alegra la oportunidad de visitarlo nuevamente.

La carretera de acceso a San Pedro, está emplazada en el largo declive Norte-Sud que va más allá del poblado, y se recorre por la orilla oriental del curso principal del río San Pedro, emblemático de la zona, que más parece una gigantesca torrentera con numerosos conos aluviales de deyección de material denudado de las montañas aledañas, predominantes en todo el territorio. Esta vista general nos permite apreciar la imponente y típica topografía de la comarca. 

El autor frenta a la casa de la familia Rocabado en San Pedro, donde se imprimieron los primeros periódicos de la región

En San Pedro de Buena Vista todo tiene una historia, y no faltan rincones del pueblo que no escondan alguna fábula relatada por sus habitantes, por eso, para entenderlo y vivirlo también hay que escuchar. Y mirar.

Para nuestra buena fortuna, apenas llegamos a la plaza principal del pueblo nos encontramos con el Ing. Cándido Pastor, pariente nuestro y conocido sanpedrino considerado uno de los pioneros del Parque Tunari de Cochabamba, quien, casualmente, estaba en su tierra natal también ofreciendo su colaboración profesional a las autoridades locales.

El Ing. Pastor nos guió y relató varias historias antiguas de la zona, como el hecho de que San Pedro tenía importantes Estrados Judiciales donde se ventilaban pleitos resonantes de todo el norte de Potosí. Dada esta situación, era residencia de muchos abogados de renombre y su gente joven por lo general se marchaba a estudiar Derecho a Sucre. La actividad intelectual pudo ser notable, habiéndose, incluso, logrado disponer de una imprenta adquirida en Sucre por el Dr. Rodolfo Rocabado, en la cual, se imprimieron otrora varios periódicos locales (“El Sol”, “El Loro”, y “La Aurora”).

Desde tiempos coloniales San Pedro fue un centro de intensa actividad comercial e importante conexión entre Sucre y los distritos mineros andinos de Oruro y La Paz, o asimismo a los valles de Cochabamba. Por su situación privilegiada, fue lugar de paso del Camino Real de la Audiencia de Charcas (Chuquisaca), así como lo fueron los tambos regionales de Huancarani, Lima Tambo, Micani, Toracarí e Iturata, en los cuales, por mandato del Virrey, los corregidores en resguardo y precaución del tránsito de autoridades de rango a lomo de bestia, debían prestar auxilio con heno, acémilas y silloneros. 

Los minerales y mercancías de intercambio (especialmente cereales, sal y artículos de consumo de los pudientes), eran transportados en carretas arrastradas por mulas, o simplemente, por centenas de fuertes mulas y llamas. Atravesar las distancias entre Sucre y Oruro o Cochabamba era una verdadera proeza de avances en meses, y se constituía en una lucrativa actividad para las regiones. Los “muleros” tenían varios puestos de descanso y cambio de animales en los valles de la región del río San Pedro para proseguir sus duras travesías.  

La iglesia de San Pedro se impone majestuosa sobre el resto de las edificaciones del pueblo

Hoy, muchos campesinos nativos (chayantas y chayantacas) deambulan por el vecindario, tienen semblantes curtidos por el clima agreste de las montañas y de los lejanos ayllus de donde provienen, pero sus miradas son gentiles y tienen una tendencia a pararse para curiosear y hablar con los visitantes. Sin embargo, la historia de San Pedro de Buena Vista está marcada por trágicos eventos, muchos de ellos de luchas de los indígenas por recuperar sus dominios ancestrales. Aun se recuerda con mucho pesar la aniquilación total de criollos y mestizos locales del 1781 a cargo de los hermanos Nicolás, Dámaso y Tomás Catari, ejecutada en pleno Templo Católico de San Pedro. En esa oportunidad el Templo fue destruido e incendiado.

El Templo fue reconstruido el 1898, luego de 117 años. Las dos portadas de la iglesia se hicieron de ladrillo, al estilo romano y construidas con verdadero arte. Tenía una torre de 25 m de altura, con una base cuadrangular de piedra labrada de 8 m de lado, y que remataba en la parte superior en una bóveda cuadrangular de ladrillo y argamasa de 5 m de ancho. En la torre estaba instalada una enorme campana que fue fabricada muy antiguamente en San Marcos, un casi extinguido poblado de pasada grandeza, fundado por jesuitas a unos 50 Km aguas abajo del río San Pedro y donde se explotaron excelentes vetas de cobre.

Actualmente, el Templo luce nuevamente totalmente remozado con un encalado refulgente, y aunque con campanas pequeñas, continúa desafiando extrañas y singulares vicisitudes de su historia. El Templo domina en majestuosidad a las demás edificaciones del pueblo; desde el privilegiado morro donde se asienta la estructura se puede otear el atractivo horizonte de fondo, razón del complemento “Buena Vista” al nombre del apóstol. 

A continuación de San Pedro de Buena Vista, siguiendo el curso del río principal y siempre por la misma ribera siguiendo precarias sendas, se tiene una serie de parajes de exuberancia natural que son los más bellos de la comarca. Amarradas a las serranías, a media falda de los cerros, en terrazas fluviales y ambientes de clima templado, las haciendas con sus añosas casonas y fértiles campos de naranjos, pomelos, limones y otras plantaciones, tienen proverbial fama. Un amanecer en esos lugares, luego de un obligado pernocte debido a las distancias, es simplemente fascinante.

“El placer más sincero proviene por lo general de aquellas cosas que se presentan inesperadamente, y de las que jamás habíamos oído hablar. ¿Quién, cuando deja un lugar que ha amado mucho, puede evitar el preguntarse cuándo lo verá nuevamente?”  (W. Somerset Maugham)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

– “Resumen Histórico de San Pedro de Buena Vista”, Samuel Murillo H., Ed. Quelco, Oruro, 1988.

– “Caminantes de Fines de Siglo”, Samuel Murillo Herrera, Ed. Quelco, Oruro, 1989.

Anuncios

9 comentarios so far »

  1. 1

    Agradecido porque el articulo salio completo. Es de esperar que los amantes de Capinota lean con paciencia el contenido,pues la ruta tiene caracter historico para nuestra region.
    Tan pronto como se tenga un poco de voluntad politica de las autoridades nacionales tendríamos a centenas de norte potosinos cruzando toda la provincia…. y no es mucho lo que falta hacer!!

  2. 2

    Juan E. Cabrera said,

    Felicidades por su Blog señor Rocabado. Las fotos y el contenido de este artículo me parecen super buenos, no obstante le escribo para saber si puede facilitarme una copia de los libros que usó de referencia o indicarme dónde los puedo adquirir.
    Resulta que desde hace pocos meses decicí contruir la historia de alguno de los lados de mi familia y resulta que una gran parte de mi viene de esta región, precisamente San Pedro y Sacaca. Desafortunadamente las fuentes que pudieran darme información ya no estan aquí y solo me queda recurrir a bibliografía.
    Soy Hijo de Juan Cabrera Martinez, él es hijo de Margarita Martinez Medrano y ella a su vez de Nestor Martinez y Concepción Medrano. No tengo más información que esa, pero me gustaría realmente conocer más datos de mi familia.
    Saludos y gracias.

    Juan E. Cabrera

  3. 3

    ronalito ntn said,

    viva capinota.. mi llajta querida .. atte ronald ntn montecinos colque…

  4. 4

    Augusto Alba Villazon said,

    Samuel Murillo es amigo, conoce mucho de su region felicidades por su aporte a favor de San pedro de Buena Vista

  5. 5

    Jaime Sanabria Goytia said,

    Soy un Sanpedrano, amigo de Samuel Murillo, vivo en la La Paz y me gusto mucho el relato del Sr. Rocabado, con citas precisas respecto de algunos hechos historicos acaecidos en San Pedro de Buena Vista y la importancia de esta pequeña y pintoresca villa, actualmente vengo preparando una memoria historica de otros hechos historicos ocurridos en San Pedro, que proximamente serà pùblicado como un aporte a la memoria historica de mi querido pueblo.
    Jaime Sanabria Goytia.

  6. 6

    isaac said,

    HOLA SAMUEL, UN ABRAZO A LA DISTANCIA, TE ACUERDAS DE MI… ISAAC HERBAS, TRABAJAMOS EN LA MUNICIPALIDAD EN ORURO, ME PLACE MUCHISIMO SABER DE TUS ACTIVIDADES, ESCRIBEME PLEASE. IZAQK@HOTMAIL.COM ESPERO TU RESPUESTA…. FELICIDADES Y MUCHISIMOS EXITOS…

  7. 7

    Ruben La Hera Gutierrez said,

    Realmente algo interesante lo que escribe el sr. Rocabado, me hace recuerdo a todas las historias que mi madre y mi padre me contaban, Mi padre Luis Antonio La Hera Sanchez fue hijo de Casiano La Hera que fue uno de los primeros profesores de San Pedro, y la escuela tenia su nombre, pero creo que por alguna razon luego cambiaron el nombre. Mi padre tambien hizo sus primeros años de magisterio en San Pedro. Mi madre Edilbertha Gutierrez Rocabado , añora mucho su terruño, y a pesar que le pedimos ir con ella a que nosostros vayamos a conocer San Pedro, ella se niega,mas que todo por la tristeza de tal vez no encontrar ya a la gente que ella conocia, ni tampoco encontrar san Pedro como ella habia dejado que como nos cuenta era un hermoso lugar con cantidades de historias alegres, y muchas otras tristes que ocuerrieron ahi. Mi abuelo por parte de madre era Dn Rosendo Gutierrez, que alguna vez estuvo de prefecto de San Pedro.Y bueno me gustaria tambien compartir algunos datos de historia con algunos interesados. Saludos a todos los Sampedrinos

  8. 8

    Juan Alconcé Soto said,

    Caramba me es un placer conocer es vella tierra de mis ancestros, la familia de mi madre tiene sus origen desde hace siglso en esta tierra, tengo ansias de conocer esa bellisima tierra

  9. 9

    Renato said,

    Gusto de verlas las historia de mi tierra natal orgulloso de ser San Pedreño soy de la familia Velasco

    lo que me encanta la musica charanguiada


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: