Dolor y muerte en el carnaval capinoteño

Los vehículos comienzan a llegar a la capilla de la Virgen y sus alrededores para ser ch'allados por sus propietarios, con excesivo consumo de alcohol

De la manera más irresponsable y descuidada, el carnaval de Capinota se vio enturbiado por cinco muertes, como consecuencia de un accidente automovilístico. La causa como en la mayor parte de estos accidentes, es el alcohol.

Como todos los años los chóferes capinoteños realizan la ch’alla de sus vehículos en toda la subida de Wasa Mayu, donde van con sus familias y amigos. Comen y beben todo el día. La costumbre es nueva y es producto de una devoción que ahora tienen por la Virgen del Carmen. Recordemos que al comienzo de la subida a Wasa Mayu se le ha erigido una capilla, Dicen que allí alguien tuvo una visión o visita de la Virgen.

Los devotos chóferes matizan su creencia con gran cantidad de bebida, que a veces es consumida toda, como en el caso que nos ocupa, cuando un muchacho joven se ofreció para ir a comprar más cerveza al pueblo en su Surubí. En el recorrido chocó, al final de la recta de Ch’ilca Pampa, contra otra vagoneta, que venía en sentido contrario, con una familia de Irpa Irpa. En el lugar fallecieron dos personas y pareciera que en el trayecto, otras dos. Al joven chofer tuvieron que amputarlo para sacarlo de entre los fierros retorcidos. Como era martes de ch’alla, el día feriado más guardado del país, todo el mundo estaba en lo suyo, hasta los médicos y la prensa, que prácticamente no reportó el caso.

Al lugar llegó una ambulancia del hospital y llevó los heridos al Hospital Viedma de Cochabamba, con tan mala suerte que en las proximidades de Quillacollo, embistió a un adolescente, matándolo en el lugar del accidente. Resultado final: cinco muertes ligadas a alcohol y la negligencia.

La Policía no tuvo mayor actuación que no sea el levantamiento de cadáveres y heridos. En materia de prevención nada. Este lamentable hecho, que no es aislado, tal como lo denunciamos antes con relación a otros accidentes de automóvil, debe llevar a las autoridades locales y policiales a poner coto a la costumbre de conducir con alcohol en la sangre.

Denunciamos el hecho desde nuestro blog y anunciamos que en el futuro habrán más accidentes como fruto de estas costumbres perniciosas, a menos que se tomen las medidas del caso. Se hace absolutamente necesario que en las fiestas exista control policial y, en el caso del Carnaval, especialmente el martes de ch’alla. Se debiera instalar un puesto donde se controle la alcoholemia de todos los conductores que pasan por el lugar, especialmente de los devotos que vuelven borrachos después de un día de libación.

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Edgar Claure P. said,

    !Qué penoso!. El entusiasmo alcoholero se presenta en todas las fiestas. Con seguridad demostraremos igual dedicación, con iguales víctimas, cuando se festeje el Festival del Guarapo, ya tan próximo. Y si no queremos otras muertes y lamentos que nada solucionan, las autoridades deberán ser mas respnsables y conscientes de su misión de proteger a la sociedad. Habrá alguna autoridad que ponga los puntos sobre las íes?. Y conste que las farras se repetiran en junio, agosto, octubre y aasí por delante.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: