Inundaciones recurrentes en Capinota por falta de un drenaje pluvial adecuado

Por Ing. Antonio Rocabado Q.

Los rieles del tren se han convertido en un verdadero rio, con el agua que sobrepasa la capacidad de los actuales canales

Los rieles del tren se han convertido en un verdadero rio, con el agua que sobrepasa la capacidad de los actuales canales

Capinota será pronto una pequeña ciudad de tránsito y de conexión de las poblaciones del norte de Potosí con la región metropolitana de Cochabamba. Sin embargo, las carencias y problemática urbana del municipio capinoteño son tantas, que parecería que los inconvenientes serán imposibles de resolver sólo dentro el ámbito de la autonomía municipal. Entre esta variedad de problemas urbanos están las recurrentes inundaciones de la temporada lluviosa anual.

Ya el 29 de julio de 2011, el General Edgar Claure Paz en un artículo preparado para este blog (”Capinota y su amenaza potencial”), instaba a definir las causas del embate periódico del torrentoso río Arque y planteaba una solución ambiental radical mediante la movilización de las poblaciones de la cuenca del río para una forestación masiva que frene la erosión, y asimismo, se efectúen estudios multidisciplinarios de hidráulica fluvial para neutralizar las desastrosas crecidas anuales del río. No obstante de dichas advertencias, hasta la fecha, nada se ha avanzado en estos aspectos cruciales de amenaza frecuente.

Con este panorama, Capinota primeramente procurará esclarecer su rol en el concierto regional. Un rol que le dé posibilidades inmediatas y futuras, más allá de su presencia regional como una provincia netamente proveedora de materias primas no renovables y cierta producción agrícola. En consecuencia, la capital de Capinota debe afrontar un urgente proceso de urbanización planificada, y cumplir el rol en ciernes señalado: de ciudad de tránsito, de circulación.

En los últimos decenios, Capinota ha tenido un notable crecimiento urbano descontrolado, que ha reducido marcadamente su proverbial potencial agrícola, y que aun no ha encarado rigurosamente varios problemas álgidos para su estructuración definitiva como pequeña urbe organizada. Así, tenemos el candente problema del drenaje de aguas de escorrentía superficial, incluyendo el antiguo funcionamiento de los sistemas de riego aun en servicio, y el incipiente drenaje pluvial para enfrentar las acuciantes inundaciones anuales del área urbana.

Varias de las históricas acequias troncales del poblado han sido suprimidas o sufrieron la modificación de sus cauces y dimensiones debido al afanoso tren de pavimentaciones hormigonadas de avenidas y calles, cambios propiciados generalmente por la Alcaldía Municipal. Los terrenos de antaño, mucho tiempo dedicados a la diversificada agricultura familiar, han dejado de tener tal papel central en la economía lugareña, para dar lugar a un loteo generalizado de los espacios agrarios y a la apertura de calles a troche y moche.

Las arterias de circulación vehicular, al ser pavimentadas sin una planificación consensuada, elevaron sus niveles de calzada con respecto a los predios aledaños a las vías. Esta situación, sin consideración por el drenaje superficial de los recintos particulares del poblado, lanzó la solución de estas dificultades a la iniciativa privada, amén de las angustias de los más pobres.

Ahora bien, el sorprendente crecimiento de las ciudades modernas, sean estas grandes o pequeñas, requiere de un elaborado Plan Maestro Regulador del Crecimiento Urbano. A su vez, dicho Plan debe quedar apuntalado por una adecuada planificación a futuro de diferentes servicios como los de saneamiento básico, y también, de desagües pluviales, todos regulados por sus respectivos Planes Maestros.

El único intento serio conocido de planificación urbana de Capinota se efectuó el 1987, a cargo de los arquitectos Humberto Solares S., Fernando Bustamante M., y Rolando Salamanca C., del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba (U.M.S.S.), quienes iniciaron tal estudio con un informe titulado “Capinota: Proceso histórico, atraso y subordinación”. Al parecer, estas meritorias iniciativas de avanzada nunca fueron concluidas.

Consecuentemente, reiteramos la premura para que Capinota disponga prioritariamente de una rigurosa planificación urbana para consolidar su destino como ciudad de tránsito directo entre las urbes de Potosí y Cochabamba, y en este contexto, se conciba un innovador Plan Maestro de Drenaje Pluvial de Capinota (PMDPC) propiciado por la Alcaldía Municipal, puesto que por la vigente legislación nacional, es la institución obligada para emprender esta responsabilidad.

La planificación urbana de Capinota debe primordialmente darse a través de un ambicioso y efectivo fortalecimiento institucional de la Alcaldía Municipal, con recursos humanos y económicos a solventarse cabalmente con los excedentes de la sobreexplotación de piedra caliza a cargo de la Cooperativa Boliviana de Cemento (COBOCE), empresa que opera desde su fundación sin obstáculos al frente, y sin tributación alguna para la Alcaldía de Capinota.

Actualmente, COBOCE se constituye en el emporio empresarial privado más importante del departamento de Cochabamba, y como si esto fuera poco, es también la segunda empresa departamental en consumo de energía eléctrica, y pronto, se perfila como el principal consumidor de gas natural combustible para sus hornos de calcinación de cemento.

Finalmente, volviendo al punto concreto de la elaboración del Plan Maestro de Drenaje Pluvial de Capinota (PMDPC), consideramos muy importante que la Alcaldía Municipal afronte y promueva de inmediato la creación de una unidad técnica con suficiente autonomía organizativa, con personal profesional capaz en planificación urbana integral, y con el liderazgo necesario para encaminar la preparación de los Planes Maestros indicados anteriormente.

El PMDPC resultará entonces, en el ansiado estudio para la evaluación, proyección y conservación del sistema de drenaje de Capinota, y asimismo, podrá librárselo a la utilización plena del Gobierno Municipal como una herramienta de planificación moderna, para la programación de acciones de construcción, rehabilitación, mejoramiento y ampliación del drenaje de la ciudad, contemplándose siempre ajustados horizontes de tiempo para su validez.

1 Response so far »

  1. 1

    octa said,

    joo se ve que lo an asfaltado por asfaltar pero no an pensado donde va a ir esa agua ahora que esta asfaltado como siempre la alcaldia no ara nada.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: