Archive for mayo, 2013

Cooperativa de agua: ¿beneficencia o malversación de fondos?

Basurero donado al municipio gracias a la benevolencia de la Cooperativa de agua

Basurero donado al municipio gracias a la benevolencia de la Cooperativa de Agua

Capinota tiene un crónico déficit de agua, tanto en cantidad como en calidad. Las cantidades de agua que se distribuyen no alcanzan para cubrir los requerimientos de la población todo el año. En épocas de estío el racionamiento es severo. Sin embargo, tal vez lo más grave es la mala calidad del agua que se distribuye prácticamente tal como se la recolecta del río Arque, con una enorme cantidad de depósitos minerales.

Para asegurar la adecuada provisión y distribución del agua, lo más parecido a potable, se ha organizado desde algunas décadas atrás la Cooperativa de Agua Capinota Ltda. (CAPAC). Su misión, y no otra, es preocuparse de que toda la población tenga agua segura para su consumo. Mientras no se tenga agua segura, la cooperativa no habrá cumplido la tarea para la cuál fue creada.

En medio de este proceso ha crecido su burocracia y ha aumentado la cantidad de empleados y funcionarios, con poca regulación y control de parte de los asociados y pese a que existe un Comité de Vigilancia. En general, los temas importantes se los trata en asambleas masivas sin opción de conocimiento detallado de las actividades y manejos de los fondos de la cooperativa.

Su manejo es discrecional, lo que induce a que de manera crónica se hagan gastos que llaman la atención por su inutilidad y no coherencia con los objetivos de la cooperativa. Así, cada fin de año los directivos se han acostumbrado a hacer regalos a todos los socios, sin ningún otro objetivo que contentarlos con minucias. Hemos visto distribuir material escolar, baldes, mochilas y otros regalos que no tienen sentido en una cooperativa que no provee de agua potable por sus cañerías. Para el colmo, cada 1ro. de Octubre y cada feria del guarapo, nos regalan con el contrato de un conjunto folklórico, para dar más circo a los romanos. Lo que es más paradójico, la Cooperativa de Agua ha donado basureros a la Alcaldía Municipal, mismos que fueron colocados en la plaza principal. No deja de sorprendernos tanta benevolencia y desprendimiento. No olvidemos que malversar significa gastar en aquello que no se debe o no está previsto en los fines de la institución que hace el gasto.

Para rematar ese cúmulo de iniciativas liberales, la Cooperativa ha privatizado el agua, ha abierto su propio negocio, embotellando agua filtrada y vendiéndola a la población con más recursos, aquella que puede comprar agua envasada, mientras, la de menos recursos tiene que contentarse con la que tiene a mano.

Equipo para embotellar el agua privatizada y negociada por la Cooperativa de Agua

Equipo para embotellar el agua privatizada y negociada por la Cooperativa de Agua

El informe económico del año 2011 es verdaderamente confuso y mal elaborado. En medio de tanto gasto insulso, sería más productiva la realización de balances y auditorías con personal externo contratado. El informe da un resumen de ingresos de 512.441,02 Bs. y otro de gastos de 567.857,86 (en realidad es al revés, están equivocadas las columnas de este informe que fue distribuido masivamente y que lo copiamos más abajo). El balance da una utilidad de 55.416,84 Bs. o sea menos de 8.000 dólares, verdaderamente muy bajo para una institución tan manos largas. Sin embargo, no sabemos si en estas utilidades se incorporó la utilidad neta de la embotelladora, que fue de 51.318,55 Bs., aunque sólo funcionó desde mayo 2011. Si es así, el 93% de la utilidad vendría de la embotelladora. Sino es así, la embotelladora produciría una utilidad similar a la de todo el sistema de aguas responsabilidad de la cooperativa.

Vamos a procurarnos el informe 2012 y haremos un nuevo comentario al respecto. Por lo pronto sugerimos que todo el balance y el detalle del mismo sean abiertos y publicados en Internet, para conocimiento de los asociados.

La situación del agua en Capinota es pues precaria. En medio de este déficit apareció el financiamiento esperanzador del Presidente del Estado, con fondos de su programa Evo Cumple, para una planta de tratamiento del agua para Capinota y otra para Irpa Irpa. El financiamiento es de aproximadamente 270.000 Dólares. Sin embargo, el proyecto tiene un considerable atraso y el sistema de purificación no se entrega. Tenemos entendido que el sistema construido tiene la capacidad de tratar 8 litros por segundo, siendo que Capinota necesita 17 litros por segundo. El purificador para Irpa Irpa tiene la misma capacidad y su población requiere un aproximado de 10 litros por segundo. O sea, tendríamos la capacidad de tratar la mitad del agua que consumimos. ¿Qué hacer frente a esta disyuntiva? ¿Dar agua segura por horas? ¿Subir el precio para evitar que sea utilizada en el riego de huertos, como sucede en la actualidad, especialmente desde que se eliminaron los sistemas de riego de los huertos pequeños que existían en medio de las casas? ¿Construir un sistema de agua segura y otro de agua insegura?

La respuesta está en manos del directorio que rige los destinos de la cooperativa en este año, del cual esperamos que subsane las deficiencias anotadas. Por lo demás, las autoridades municipales debieran, también, ejercer su tarea de supervisión y fiscalización de las actividades de toda institución de bien público, entre ellas las cooperativas.

IMG

IMG_0002

Anuncios

Comments (5) »

Falleció nuestro “Chuncho” Verduguéz

Por Antonio Rocabado Q.

Fotografía tomada hace nueve años, en la que El Chuncho posa risueño con otros amigos que cotidianamente se reúnen en la Plaza “1º de Octubre”.

Fotografía tomada hace nueve años, en la que El Chuncho posa risueño con otros amigos que cotidianamente se reúnen en la Plaza “1º de Octubre”.

El martes 07 de mayo de 2013, precisamente al día siguiente de cumplir 88 años de edad, en la ciudad de Oruro donde al fin tuvo que permanecer obligado por las circunstancias de su delicado estado de salud, falleció el Dr. José Verduguéz Villarroel, un connotado capinoteño de cepa que llegó a ocupar el cargo de Prefecto del Departamento de Oruro. Allí mismo, en Oruro, transcurrió la mayor parte de su vida profesional como abogado.

Asimismo, José Verduguéz V., “el chuncho”, será siempre recordado por otra de sus facetas personalísimas: su esplendoroso aporte al deporte nacional como basquetbolista. Junto a sus hermanos fue protagonista de varios momentos de oro con la casaca de la selección de Bolivia, en celebradas contiendas de básquet  tanto en el interior como en el exterior del país.

Sin embargo, a José lo que más le llenaba de orgullo era mostrar las diversas crónicas deportivas en su honor, sus recortes de prensa cuidadosamente archivados, y muy especialmente, el relato de su desempeño en una memorable jornada de jugadores nacionales enfrentando a los otrora mundialmente famosos basquetbolistas “Harlem Globe Trotters”. En esa oportunidad, a contrapunto del guión preestablecido de dejarse hacer payasadas por estos norteamericanos disfrazados de cholas, terminó haciéndoles varias truculencias y fintas propias de su estilo, que arrancaron mayores aplausos del público que los mismos nuevayorkinos, abandonando finalmente la cancha en hombros de sus admiradores.

Un recordatorio de algunos aspectos notables de su personalidad fue preparado en el blog www.capinota.wordpress.com el pasado año. No obstante, en estos tristes momentos de congoja por el amigo, deseo hacer otras remembranzas y un retrato del personaje con el que tuve el privilegio de disfrutar momentos de solaz inolvidables, tanto en Oruro como en el terruño natal.

Verlo alargado en su lecho de muerte, el pecho sosteniendo sus manos cruzadas, ha debido ser intolerable, porque yo no podría imaginar estático su cuerpo grandulón más que siempre inquieto; lo veré levantarse de pronto de la mesa donde se departía entre amigos con frías cervezas, para posteriormente, siempre regresar con bromas aún en las noches más frías de invierno, y en pleno fragor de la fiesta, ponerse a danzar a nuestro alrededor levantando polvo, con un cántico folclórico quechua entonado por él mismo.

Una de las últimas fotos del Chuncho, tomada en noviembre 2012 frente a su casa en la plaza de Capinota

Una de las últimas fotos del Chuncho, tomada en noviembre 2012 frente a su casa en la plaza de Capinota

Nunca olvidaremos las veladas en que nos contaba historias fantásticas de su invención, recordando sus andanzas y anécdotas frutos de su deslumbrante imaginación socarrona.

En 1985, empezó en Oruro una amistad que bastante tiempo tardé en creer. Por una parte, José imponía por su presencia física, su corpachón atlético, y su especie de boconería fanfarrona; por otra, como amigo que fue de mi padre yo aparecía con una edad como de su hijo. Sin embargo, me fui convenciendo de la verdadera amistad con las invitaciones a tertulias en su domicilio, en su bufete, departiendo bravatas con amigos comunes. Poco a poco nos dimos cuenta de que seguíamos derroteros semejantes hasta en la política nacional imperante en esas épocas.

José era un hombre amante de la vida, por un buen tiempo disfrutó también de la buena bebida y de la belleza de las mujeres. Tímido, y a veces poco discreto, cuando se rompía el hielo y empezaba a divagar era el amigo más cariñoso. Con sus charlas que se convertían en relatos ilusionantes estaba muy lejos del pesimismo imperante de los tiempos que corren. Absolutamente no era un ser mezquino ni un tacaño.

En los últimos años, su vida quedó marcada definitivamente por el súbito deceso de su hija Sandra, y desde entonces repetía sin cesar que el dolor de perder a un hijo no acaba nunca.

En fin, todos los hombres son mortales. Hay que aceptar la muerte de nuestro “Chuncho” como la que puede sobrevenir en cualquier momento a cualquiera de nosotros. Para los que lo conocieron entrañablemente, no queda sino derramar lágrimas en la añoranza, como también, depositar ramos de flores en su tumba.

Comments (3) »

Mototaxis agravan caos vehicular en Capinota

Mototaxista convertido en malabarista presta un servicio peligroso y contra las normas de tránsito

Mototaxista convertido en malabarista presta un servicio peligroso y contra las normas de tránsito

Desde hace un poco más de dos años se ha popularizado el transporte de pasajeros utilizando las motos. El número de motos que transportan pasajeros se ha incrementado ostensiblemente, tanto en Capinota como en Irpa Irpa. Es fácil ubicarlos yendo y viniendo, llevando gente por todas partes. Se ubican, especialmente en su base principal de la plaza Abaroa, desde donde parten casi todos los medios de transporte. Este lugar, conocido por la “parada” se ha convertido en un verdadero nicho del caos, principalmente los domingos, cuando se convierte, además, en mercado.

Ahora es frecuente encontrar motos estacionadas en todas partes. Alrededor de la plaza se estacionan en cualquier posición, quitando espacio a los vehículos de cuatro ruedas que llegan especialmente para las ferias domingueras.

Las motos, casi todas de origen chino, se han convertido en vehículo preferido de los jóvenes, muchos de los cuales trabajan como motaxistas y, como tales, ya están sindicalizados.

Sin embargo, el servicio que podría ser un gran alivio para la movilización de la población, no está bien ordenado ni reglamentado y, en menos de que cante el gallo, producirá algún accidente grave. Ya hemos sido testigos de una caída de una de estas motos trasladando a dos pasajeros al mismo tiempo. También hemos visto motos correr en contra ruta, por calles de una sola dirección, incluyendo la plaza del pueblo. Esto ha provocado un choque en la esquina de la plaza que baja de la escuela, sin heridos graves y sin culpables, porque las dos motos venían en contra ruta.

Las mototaxis que deberían llevar un solo pasajero, llevan dos o más, lo que obliga al conductor a manejar la moto prácticamente sentado en el tanque de gasolina. Los pasajeros por apuro o sentido del ahorro no perciben el peligro que corren y aceptan ser llevados de cualquier manera. Motociclistas sin casco y llevando dos o más pasajeros pasan por las narices de las autoridades de la policía que dicen estar allí para imponer orden.

También hemos sido alertados por los cobros indebidos, porque ahora ellos ponen las tarifas que les da la gana, de acuerdo a su criterio, lejanía u hora del traslado. Hemos recibido la denuncia del cobro de veinte bolivianos por el traslado de una pareja desde la plaza del pueblo hasta Buen Retiro, a las 21,30 horas, sin derecho a reclamo ni lugar donde hacerlo. Al abuso de los micreros se suma, entonces, el abuso de los mototaxistas que imponen la ley de la selva en un pueblo donde los vehículos están por encima de los peatones y de las autoridades.

 

Comments (4) »

Poema: Mi río

Mi río 

Por Edgar Claure Paz

 

Ay, agua, huayño germinado

en albo seno rocoso.

Ay, en tu tiempo cantor,

cómo alegrabas mi tierra

preñando de frutos el campo,

pintando de verde la alfalfa

y de azul sus flores prendidas

a tallo esbelto, paisaje infinito.

Ay, agua, rueca danzarina,

lavandera dulce, de rostros profundos,

de aguayos, kantutas color de arco‑iris,

de tiernos coloquios, de amores paridos

a la sombra dulce de sauces llorones.

Ay, agua, nacida de truenos, lluvia,

feliz corredora de acequias y ríos;

amiga del valle, del llano y los mares,

huyendo y volviendo en juego infinito.

Ay, agua, nube, rocío,

nieve, arroyo, rio,

quién te emponzoñó el vientre

con negros venenos profundos?

Qué fiebre metálica mató tu dulzura?

Quién, estaño, hombre, fiera,

borró el oro del trigo,

hirió al durazno y al surco

y te hizo sierpe, horrenda venganza,

arrasando viñas en danza furiosa,

dejando a tu paso su huella ofendida?

Qué grito, llanto, rezo, insulto, ruego, palabra, gesto,

irá al poderoso ‑ya Dios no nos oye‑

a clamar el tiempo florecido

que su codicia se llevó del valle;

a mostrar que las lágrimas salobres

antes risa, antes canto, antes vino,

hoy son pena, duelo, mineral paisaje?

los hombres agotaron las injurias:

ahora forjan truenos y cuchillos,

buscan en el tiempo su ancestral rugido.

Hallarán el túnel, la sima profunda,

el vómito infausto del “tío” escondido

para ahogarle en vindicta, vallar sus hedores

y volverte a la vida, purgada, agua nueva;

traerte, tierna, al rostro profundo,

al valle, al sauce, al trigo y al surco,

con rumor alegre, argenta, liberta,

para siempre origen, para siempre nuestra.

Comments (1) »