Excesos y daños en la Feria del Guarapo

Grupo de pendencieros encabezados por el individuo sin camisa provocan pelea en plena plaza principal

Grupo de pendencieros encabezados por el individuo sin camisa provocan pelea en plena plaza principal

Como todos los años transcurrió la feria del guarapo con aparente éxito, pero cada año que pasa deja tristes recuerdos en la memoria de la gente, por los desmanes y los excesos que ocurren como consecuencia del alto consumo de alcohol, generalmente de no certificada calidad.

El domingo pasó la Feria, tal vez con menos gente que de costumbre, pero con mayores excesos. Desde aproximadamente medio día se vieron decenas de borrachos; unos causando problemas y, otros, tranquilos, durmiendo en las aceras o plazas. Mientras tanto, las ambulancias pasaban de manera reiterada con dirección a Cochabamba.

Pocos son lo guarapos que podría ser certificados como de alguna calidad y con fuerte componente de uva. La mayor parte son adulterados, con exceso de añadidos de alcohol y exceso de azúcar.

El mismo individuo descamisado alardea y atemoriza con un objeto punzocortante

El mismo individuo descamisado alardea y atemoriza con un objeto punzocortante

Verdaderamente se impone un control de calidad del guarapo vendido, pero para esto es importante que las autoridades municipales se impongan primero y sepan qué es un buen guarapo. La oficina normalizadota del país y SENASAG debieran normar y controlar la calidad del guarapo, tanto en cuanto a su composición como en cuanto a su higiene.

Por el momento, la Feria del Guarapo parece afianzada y se muestra como un evento con gran presencia de público, donde lo que más se expone es la borrachera y los espectáculos bochornosos.

Alrededor de las 19 horas el campo ferial, que es la plaza principal del pueblo, olía enteramente a orines y alcoholes derramados en las calles y los jardines de la plaza. Olor insoportable que al día siguiente fue lavado por una cisterna de 12.000 litros y barredores contratados por la Alcaldía.

A la misma hora proliferaron los espectáculos tristes de borrachos en diferentes posiciones y de los diferentes géneros. Lamentablemente las mujeres jóvenes son las que mayor y más triste espectáculo brindan.

Al mismo tiempo se desataban pelean por doquier. Entre personas y entre grupos. Vimos varias pandillas provocando y peleando en plena plaza a vista y paciencia de la gente, que mira asombrada, y ante la ausencia de los policías. Fue llamativo ver a algunos pandilleros blandiendo cuchillos a vista y paciencia, o, mejor, con el miedo del público, compuesto de curiosos y vendedoras. Todo parecía sujeto a la ley del más fuerte y demuestra que las pandillas se propagan en nuestra localidad, ofreciendo un espectáculo deprimente.

Al día siguiente se nos informó que hubo varias personas apuñaladas, dato que es preciso certificar para no caer en la insolvencia informativa.

Chofer irresponsable se mete en la plaza, rompe todo a su paso y pone en peligro vidas humanas (Foto: Jhon Nohj Rehsif)

Chofer irresponsable se mete en la plaza, rompe todo a su paso y pone en peligro vidas humanas (Foto: Jhon Nohj Rehsif)

Para el colmo de las cosas raras, cerca de la media noche, un micrero se entró a la plaza principal, subiendo las gradas, rompiendo jardineras y llegando hasta cerca del kiosco central, poniendo en peligro vidas humanas. El borracho, que dicen es pariente de un connotado político, fue objeto de la reacción de la gente, que quiso apalearlo y rompieron todos los vidrios de su coche. A esta hora esperamos que esté en alguna celda y con inicio de algún proceso judicial para sentar algún precedente a este tipo de conductas, por demás irresponsables.

En resumen y como conclusión: la feria va por mal camino. Se ha constituido en un gran campo de concentración de beodos, donde lo que menos importa es la calidad de lo que se bebe, sino el resultado final, que es salir perdidamente borracho con auspicio municipal.

Esta situación debe ser una alerta para las autoridades locales, que son las encargadas de velar por la seguridad ciudadana; su misión es protegerla no solo de la violencia física, sino, también, protegerla de lo que come y bebe. La Alcaldía no puede constituirse en un instrumento de fomento del alcoholismo, de las malas costumbres y la inseguridad. Primero, debe estudiar y meditar su rol, que aparentemente no lo conoce, y segundo, debe aplicar normas más estrictas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: