Obras inútiles: Semáforos sin autos

Semáforo ubicado en la entrada a la calle de la Escuela de Buen Retiro, por donde no pasan autos

Semáforo ubicado en la entrada a la calle de la Escuela de Buen Retiro, por donde no pasan autos

A las autoridades municipales se les ha dado por hacer que Capinota se parezca cada vez más a las ciudades. Su planificación (si es que existe) persigue que el que fuera hermoso pueblo campechano, se parezca cada vez más a alguna ciudad emergente. El resultado es un estilo híbrido, con predominancia de cemento, con arquitectura y obras que han hecho perder a Capinota todo lo que tenía de tradicional.

En este afán aparecen obras inútiles y mal concebidas. En los últimos dos años han aparecido semáforos, que algunos paisanos aplauden porque les parece que la modernización ha llegado. Posiblemente ha llegado en forma de poste con colores que se prenden y apagan sin ninguna relación con el tráfico vehicular. Tanto por el número como por la disciplina y la obediencia al mandato de los semáforos.

Por el número porque los semáforos funcionan autónomamente, la mayor parte del tiempo cambiando de colores para permitir o no el paso a autos inexistentes. Esto es particularmente impresionante a partir de las 18 horas cuando los autos disminuyen en su circulación. En la noche prácticamente funcionan sin que haya autos que pasen. O sea, producen un gasto de electricidad sin motivo. Si ocasionalmente pasa un auto, lo hace con cualquier color alumbrando. Generalmente se pasan en rojo porque es inútil esperar un minuto, si a las claras se ve que no existen autos circulando por las calles confluentes. Menos existen autoridades de tránsito para controlar.

Esto induce a la desobediencia. Los chóferes, especialmente los de las motos, no obedecen los cambios de colores. En vez de ser un instrumento de educación, los semáforos se han convertido en instrumentos que inducen a la desobediencia y la indisciplina; todo porque a las autoridades se les ocurrió comprar semáforos sin que haya suficiente parque automotor.

Si esto es notorio en la avenida principal, la Germán Busch, la cosa es mucho peor en las calles que confluyen a ella. Por ejemplo, se ha puesto un semáforo en la entrada de la calle que va a la Escuela Jacobs, donde no circulan autos. Un verdadero monumento al despilfarro y la falta de planificación.

Para muchos no importan los gastos, lo importante es que nos estamos modernizando y cada vez nos parecemos más a una ciudad, tal vez del tipo de Sacaba o de Quillacollo, que nos llevan una ligera ventaja en cuanto a esa modernización anárquica y horripilante.

El panorama es muy triste para los ojos que ven el desarrollo de otra manera y añoran los toques campestres que el pueblo tenía como principal atractivo.

1 Response so far »

  1. 1

    Antonio Rocabado Quevedo said,

    Felicito por el articulo. Sin embargo, debe comentarse que en lo relativo al transito de vehiculos, mas preocupante resulta que los camiones de alto tonelaje recorren arterias, que cada vez parecen mas angostas, desplazandose a gran velocidad, sembrando terror entre los peatones. Urge que estos vehiculos tengan sus propias rutas para transportar su carga, que generalmente proviene de COBOCE
    A. Rocabado Q.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: