Grave escasez de agua en Capinota

dsc_0002_3En los últimos días y confirmando lo escrito hace un año, la escasez de agua en el poblado se ha agudizado al extremo de que su racionamiento dura de dos a tres días seguidos en la mayor parte de los barrios. Comenzó con un corte por horas y se fue ampliando a días enteros. Ahora existe la seguridad de que por el caño del grifo no saldrá el líquido elemento a ninguna hora del día. En algunos casos,  barrios íntegros están siendo atendidos por cisternas, siendo la situación verdaderamente preocupante.

Se trata de un pueblo que otrora era rico y privilegiado por contar con agua proveniente de dos ríos, además de un buen número de yacimientos o vertientes. Con el correr de los años esta situación se ha ido revirtiendo. El agua comenzó a ser cada vez más escasa y la desidia de las autoridades llevó a no intervenir oportunamente y de manera previsora.

El rio Rocha, desde el este viene totalmente contaminado, ya no es apto ni para bañarse. El río Arque, desde el oeste, viene también contaminado y con un caudal cada vez más disminuido. Lo mismo ocurre con las aguas que provienen de fuentes de filtración o vertientes.

El cambio climático general golpea, de esta manera, en forma silenciosa a los capinoteños, que en su mayoría no se percatan ni hacen nada para remediarlo. Aparentemente la solución debiera estar en manos de las cooperativas, pero éstas no tienen capacidad de solución para un problema estructural tan grande; sus administraciones han estado abocadas más bien a la gestión menuda, a cobrar multas o vender agua embotellada, que es su negocio más próspero. Pero el agua masiva, que debiera ser potable, es cada vez más escasa. Esto no quiere decir que esta gestión menuda estuvo siempre bien llevada. En muchas oportunidades se ha hecho malversación de los pocos fondos existentes, lo que hemos denunciado oportunamente: compra de regalos para los socios, baldes, material escolar; donación de basureros a la Alcaldía; pago a conjuntos musicales en ciertos aniversarios, etc.

A lo mencionado se suman las causas múltiples, externas o estructurales, que explican la escasez actual: aumento de la población; deforestación masiva en todos los cerros y municipios aledaños; explotación del rio por empresas de agregados que lo usan sin consideración; riego de huertos con manguera, al no contar ya con el sistema de riego ancestral, destruido por poner pavimento; empresa de cemento COBOCE, que aumenta su uso y personal con pagos miserables y sin aportar nada a la verdadera solución del problema. En suma, todo lo que los estudiosos proclaman y dicen acerca del cambio climático, todo incide en este mismo y, tal vez, el más grave problema para el habitante de Capinota y sus alrededores.

La solución lógicamente pasa porque el Municipio tome cartas en el asunto y oriente las políticas de dotación del agua por encima de los designios de las cooperativas de agua. Es su misión asegurar que cada uno de los habitantes del valle tenga por lo menos cien litros de agua al día, agua que debe ser potable y segura. El Gobierno ya proclamó el derecho al agua potable, es preciso que las proclamas se cumplan y no queden en el discurso..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: