Archive for febrero, 2018

Cumple seis años: La Bohemia, un espacio en Capinota para lo alternativo

foto_1_pag_2

para realizar las actividades.Patio de La Bohemia, donde ocurren actividades culturales y artísticas acompañadas de pizzas y bebidas ocasionales. | Héctor Arnez

 

Por Romané Paredes

A 66 kilómetros de Cochabamba, al norte de Quillacollo, se encuentra la provincia de Capinota, lugar donde se ubica La Bohemia Capinoteña, una Pizza Pub que apoya a artistas con diferentes actividades culturales.

 

A media cuadra de la plaza principal, La Bohemia recibe a sus visitas con una puerta de madera pintada con un paisaje nocturno y con diseños en las paredes de arte, música y alimentos; todo iluminado con faroles al estilo colonial.

Pasando la puerta está un corredor donde están colgadas fotografías o pinturas, que algún artista dejó en su estadía. Este pasillo dirige a los visitantes al espacio principal de esta Pizza Pub. A simple vista se ven grafitis en algunas paredes. Todo es al aire libre y sólo un espacio tiene tinglado.

El lugar muestra ser cálido, pues nació de una pequeña familia residente de Capinota. Miguel Paz junto a su esposa Soledad Bustamante y sus dos hijas fueron quienes tuvieron la idea de crear este espacio único en una provincia acostumbrada a otro tipo de actividades. De esta manera, el 20 se septiembre del 2012 se inauguró el espacio.

Soledad Bustamante, propietaria de La Bohemia, cuenta que al inicio, como todo proyecto, fue difícil, “empezamos en la plaza de Capinota, queríamos crear un espacio de pasada para que la gente pueda servirse algo e iniciamos haciendo pizza, salimos con una mesa y un hornito y como 15 pizzas para vender, el primer día la masa se pegó a las charolas porque eran nuevas, el segundo día se nos rompió el vidrio. La gente nos reñía, porque tardábamos en hacer cocer, fue muy difícil. Poníamos nuestras velas, individuales de madera y de ahí nace el nombre La Bohemia”.

foto2_pag_2

Soledad Bustamante (i) y Andrea Paz (d) dentro el emprendimiento. | Héctor Arnez
 

Luego de vender por algún tiempo en la plaza, un día de lluvias incesante y pensando en sus hijas pequeñas, decidieron buscar un lugar fijo para realizar las actividades. Encontraron una casa cerca a la plaza pero necesitaba refacciones y mantenimiento. Soledad cuenta: “Encontramos el lugar donde estamos ahora, pero todo tuvimos que limpiarlo y refaccionarlo, todo con tierra y en mal estado, pero vimos la necesidad de hacer esto. Lo hicimos empedrar y pusimos faroles para que tenga un aspecto de calle. Siempre quisimos que el lugar sea un espacio para todas y todos, que cualquiera que venga se sienta a gusto, se sienta bien con el lugar y se sienta acogido”.

Después de un tiempo, los propietarios empezaron a realizar actividades culturales y artísticas para el pueblo, trayendo capacitadores o gente que mostrara su arte. Además, ofrecieron el espacio para quienes quieran pintar murales, en muchas ocasiones los dueños daban lo necesario e incluso hospedaje.

Sin embargo, Soledad comenta que fue y es una tarea difícil que los residentes apoyen este movimiento artístico y cultural: “Es complicado porque muchas veces la gente del lugar no se involucra, no viene, no apoya, porque pienso que no están acostumbrados y están acostumbrados a todo tipo de estilos. Pero no nos rendimos porque es algo genial, interactuar con las personas, conocernos, es parte de dónde venimos y de dónde somos”.

La perseverancia en esta familia ha mantenido este proyecto por casi seis años, su objetivo es que los jóvenes tengan otras alternativas a las que ya conocen y en algún momento se animen a reproducir lo que ven, de esta manera dejar un aporte a Capinota.

 

“Hemos metido empeño y todo lo hacemos con cariño, lo hemos creado como si fuera una wawa más, y con algunos tropiezos hemos creado este lugar con la esperanza de que gente que no tenga dónde expresarse lo haga aquí, que traigan su arte. Y de alguna manera dejar un granito porque es el lugar donde vivimos y es nuestra tierra la que queremos y son nuestros hijos los que se van a quedar y lo que estamos haciendo es por ellos para crear un lugar mejor”, concluye.

DATOS

Actividades en La Bohemia. Los dueños ofrecen el espacio para capacitaciones y talleres. Además, se puede exponer y mostrar todo tipo de arte en el lugar. Con el transcurso de los años se realizaron talleres de fotografía con estudiantes de Capinota, además de conciertos abiertos al público.

Días y horarios. La Bohemia Capinoteña recibe a sus visitantes de jueves a lunes desde las 19:00 horas.

Contacto. Para realizar reservas u organizar actividades se debe realizar el contacto vía Facebook: https://www.facebook.com/BohemiaPizzaPub/ , o al 75970245.

(Publicado en Los Tiempos, el 14 de febrero 2018)

Leave a comment »

Se reaviva carnaval capinoteño

Lama suas 2

La Reina de la comparsa Lama Suwas fue un personaje disfrazado de la Alcaldesa de Vinto, agradeciendo por permitirle botar su basura en el Municipio de Capinota

Después de muchos años de desorganización y algunos de mal gusto, este año el carnaval capinoteño parece haber tomado otro rumbo. Se presentó más organizado y puntual. Ya no terminó cuando oscurecía sino con plena luz del día, aunque hubo una comparsa de fondo que entró, bastante después que las demás, cuando mucho público ya había partido. Muchos atribuyen esta mejora al impulso organizativo del nuevo Secretario de Cultura, el joven sociólogo, Alexandro Terrazas, capinoteño de cepa y que tiene renovadas ideas en cuanto a la actividad cultural del pueblo, tema sobre el que ha venido trabajando voluntariamente en los últimos años.

La otra característica fue que las comparsas no entraron con mucha separación entre ellas y no se vieron muchos borrachos descompaginando las danzas. Se notó un esfuerzo por preparar carros alegóricos, aunque ese es un elemento relativamente nuevo. El carnaval capinoteño, al igual que el valluno se ha caracterizado siempre por su alegría, su colorido, por el canto de coplas picarescas y el acompañamiento con instrumentos de cuerda y algún bombo o quena. Ahora se ve hasta carros que portan aparatos estéreofónicos bulliciosos. Será la modernidad o el afán de hacer más ruido?.

Lama suas 3

Carro alegórico que simboliza un camión basurero de Vinto, llevando su basura a Capinota

En el pasado se veía una que otra reina de comparsa entrando, pero el uso desenfrenado de globos hace que la reina pase desapercibida, sentada en la mesa del jurado (sic). El uso de globos disminuyó, pero aumentaron los sprays que despachan espuma molestosa.

Lo que notamos se reavivó en mayor medida es la picardía de las comparsas, por sus disfraces, por sus coplas y por satirizar a personajes o autoridades de turno. En este sentido el Alcalde del pueblo y el caso de la basura de Vinto fue el más tomado en cuenta. Se llevaron la flor los Lama Suwas, que año tras año se presenta en el carnaval y cada vez más son más numerosos y picantes. La imaginaria reina de esta comparsa fue nada más ni nada menos que la Alcaldesa de Vinto, que agradecía al Alcalde Martín Jora, utilizando sus gracias femeninas, por haber permitido convertir a Capinota en el basurero de Vinto. Por detrás de esa reina, venía un camión basurero de la Alcaldía de Vinto, llevando la basura a su lugar de destino.

Otra comparsa tocó también el tema, con todos sus componentes llevando carretillas cargadas de basura. Consideramos que este tipo de sarcasmo carnavalero es el que trasunta el sentir del ciudadano común, que encuentra en la fiesta la forma propicia de expresar sus críticas y observaciones. Sin lugar a dudas que ésta debía ser la comparsa ganadora, porque cumplió su objetivo: divirtió, hizo sarcasmo y educó.

Pisa fuertes

Los Pisa Fuertes de Buen Retiro entrando con su gran locomotora, añorando sus viejos tiempos ferrocarrileros

No quedaron atrás otras tradicionales comparsas: los Rumy Song’os, los Karachupas, los Kalinchos, los Badulakes, los Puriskiris, los Salvajes y hasta el Sindicato Mixto de Transportes; llamó la atención la división de los Pisa Fuertes, que entraron con un grupo Senior y otro, tradicional. Este último presentó un carro alegórico llamativo, consistente en una locomotora de ENFE, modelo antiguo, que expresa el sentimiento y la añoranza de los capinoteños por su ferrocarril.

No podemos despreciar ningún esfuerzo. La docena de comparsas que vimos hicieron su contribución para que el carnaval despierte la alegría y la participación de la juventud en esta tradicional fiesta. También se notó la presencia, en medio de las comparsas, de gran cantidad de jóvenes de ascendencia capinoteña o de la ciudad, que vinieron a divertirse y reforzar a las comparsas locales.

Esperamos que este esfuerzo tome cuerpo y se siga revitalizando nuestro carnaval, tradición de vieja data.

Leave a comment »