Archive for enero, 2019

Capinoteña dirige el principal hospital: Daysi Rocabado, de interna a directora del Viedma

Por Brenda Molina daysi

El hábito de servicio, la compasión y la cercanía con las personas son los principales valores que han guiado a Daysi Rocabado a lo largo de su vida profesional y la han llevado a la dirección del recinto de salud más representativo de nuestra ciudad, el hospital Viedma.

dice que la templanza de espíritu y la claridad en los objetivos son las armas para no renunciar ante las adversidades, pues desde que asumió la dirección del hospital no ha sido nada fácil estar a la cabeza de los numerosos cambios que se realizaron y que se avecinan en esta su gran experiencia profesional y humana.

Desde que inició sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón, Rocabado llevó una vida académica muy activa. Fue líder de su curso, miembro del consejo universitario y también del facultativo. Asegura que cualquier universitario que no haya sido parte de estas actividades ha de sentirse incompleto.

Sus primeros pasos en la medicina los dio como interna en el antiguo hospital Viedma. Destaca esta parte de su vida como una experiencia inolvidable, durante la que, junto a sus compañeros, enfrentó varios miedos. No todo se trataba de adquirir buenos hábitos y responsabilidad. Las experiencias que marcaron significativamente su etapa de aprendizaje fueron sus primeros encuentros con la muerte de algunos pacientes y la difícil aceptación de este hecho como parte de la vida. Algunos de sus maestros fueron los médicos Raúl Arnéz, Ciro Zabala, Oscar Grájeda y Nelson Barriga.

Rocabado realizó su año de provincia en el municipio de Totora. Fue una de las etapas más agitadas de su vida, pues además de aprender sobre el manejo de salud en los sectores rurales practicó de manera intensa el quechua. Además, este fue el período durante el cual contrajo matrimonio con su esposo Gerardo, con quien tiene tres hijos Paula, Valeria y Gerardo. El último pretende seguir sus pasos en el mundo de la medicina.

Actualmente, la directora del Viedma lleva 21 años trabajando en el sector público de salud. Entre sus experiencias más sobresalientes está su trabajo en el Servicio Departamental de Salud (Sedes) como responsable de los proyectos de investigación y el plan piloto de salud familiar y comunitaria en el municipio de Colcapirhua.

Recuerda también un viaje que realizó a Cuba, en el que aprendió sobre el manejo del sistema de salud y prevención en ese país.

En su formación de posgrado, Rocabado cuenta con especialidades en nutrición y salud pública. Destaca el diplomado que realizó en investigación en salud y su maestría en gerencia hospitalaria. Lo aprendido en estos últimos lo practica en su actual cargo.

EL RETO

Tras presentar su documentación a las autoridades correspondientes, recibió una invitación para asumir el cargo de directora del hospital Viedma. Asegura que fue una decisión muy difícil que reflexionó junto a su familia, sobre todo por la situación crítica que atravesaba esta institución.

Aceptó la invitación y fue posesionada el 1 de marzo de 2016. “Tuve un buen recibimiento por parte de las enfermeras y algunos médicos se mostraron satisfechos con mi nuevo cargo. Sin embargo, con el devenir de los días pude notar la molestia de algunos colegas. Les disgustaba que fuera mujer y peor aún que fuera alguien más joven porque yo no pertenezco a la generación de los antiguos directores”, cuenta Rocabado.

Asegura que su gestión tiene un estilo diferente gracias a la formación gerencial e investigativa con la que cuenta. Esto le permite estar al tanto de los diversos recursos manejados en el hospital.

Una de sus primeras tareas, quizá la más importante, fue la elaboración del diagnóstico general de la institución. El cual reflejó un estado alarmante, “el hospital estaba en un tremendo desorden y había gente que se beneficiaba con esta situación”, apuntó.

En medio de la socialización de las problemáticas y la propuesta de diversas soluciones, se planteó la premisa de imponer transparencia y acabar con la corrupción en estos procesos, lo cual molestó aún más a algunos sectores.

Una de las muestras más claras del presunto boicot que sufría el nosocomio, es el resultado del diagnóstico realizado al antiguo generador de oxígeno, Craft, que no funcionó durante más de 15 años. El informe constató que el equipo tenía cables cortados y piezas faltantes, su reparación era demasiado cara. Por ello, se optó por la compra de un nuevo equipo.

Los conflictos más desafiantes que enfrentó fueron las peleas con algunos miembros del sindicato, que pretendían ser coadministradores, y el deterioro de equipos electrónicos, inmuebles e infraestructura institucionales.

Sin embargo, Rocabado asegura que no se rindió ante los diferentes obstáculos que incluso aún se presentan y destaca el trabajo de un personal joven y empoderado de la idea de prestar un verdadero servicio de tercer nivel a la comunidad. Agradece el apoyo incondicional de su familia y la paciencia ante las grandes ausencias por las largas jornadas de trabajo y su total entrega al noble oficio de la medicina.

OTROS LOGROS

– Digitalización de fichas e historias clínicas.

– Ventanillas exclusivas para adultos mayores, discapacitados y enfermos renales.

– Renovación de equipos en varios sectores como laboratorio, imagenología, lavandería, entre otros.

– Reorganización de los servicios de nutrición, farmacia y lavandería, entre otros.

– Re administración de recursos.

(Publicado en Los Tiempos, el 14/01/2019)

Anuncios

Leave a comment »