Archive for Alimentación

Crisis estructural del agua en Capinota

Río Arque 2.JPG

Rio Arque en proceso de secarse en época de estío como producto de la deforestación en sus nacientes

Lo que hemos anunciado en artículos previos se ha cumplido al pie de la letra. Capinota sufre de un grave problema de escasez de agua.  Los cortes de agua se han prolongado hasta enero y su duración es de casi seis meses. Esto quiere decir que durante seis meses los capinoteños no tienen la suficiente cantidad de agua para satisfacer sus necesidades más básicas, lo que pinta un panorama absolutamente crítico y desalentador.

El Gobierno nacional ha propalado durante los últimos diez años el derecho al agua potable como uno de los más básicos e importantes, junto a los derechos de la Madre Tierra; anteponiendo estos últimos a los demás derechos humanos. En los hechos la crisis del agua ha enterrado esta retórica, para convertirse en uno de sus más graves problemas en gran número de ciudades. Lo que acontece en Capinota no es, entonces, un fenómeno aislado, sino que responde a un problema mayor con ribetes nacionales y con fuerte base estructural.

Esta crisis del agua responde a carencias estructurales producto de la crisis ambiental, pero, al mismo tiempo responde a una falta y descuido en las políticas públicas gubernamentales y municipales. Pareciera que las autoridades se dieron cuenta de la agudización del problema únicamente cuando la carencia se hizo muy manifiesta. El problema en la ciudad de La Paz explotó cuando ya las represas de agua no tenían una gota de este líquido elemento.

En Capinota el problema es similar, y aunque ya se percibía y se anunciaba, nada se ha hecho por detener la emergencia del problema. Una de las banderas electorales del actual Alcalde fue “Agua para Capinota”, bandera que hasta el momento solo quedó en puro enunciado.

Los cortes de agua se han ido incrementando y en el último mes han tenido una duración de hasta cuatro días. Es decir, cuatro días sin agua, por un medio día de dotación para rellenar los cántaros y depósitos. Esta situación crítica parece no importar al poblador común, que tal vez tenga la costumbre de vivir con poca agua. El malestar mayor se nota, sobre todo, en los sectores con mayor nivel de educación, que son los que mejor perciben el problema y la carencia.

Como van las cosas, la escasez de agua parece que no tendrá solución inmediata. Por el momento las lluvias vienen en auxilio de la población, pero el fenómeno con seguridad se repetirá en el año que comienza. La solución inmediata es conseguir fuentes de agua para paliar el problema. Una vez encontradas, se requerirán estudios, financiamiento y el tendido de un sistema nuevo y complementario al existente. Se dice que la principal y más cercana fuente se encuentra en Apillapampa, donde a su vez los dirigentes del lugar han expresado su negativa a ceder sus aguas para la población de Capinota y sus alrededores.

La solución definitiva y de largo plazo debe ser la generación de políticas integrales de obtención y dotación de agua, y su ahorro respectivo a todo nivel.

Nadie puede creer que un pueblo, antes rico en agua, ahora tenga como su problema prioritario la falta de agua. Cuenta con dos ríos. Uno de ellos completamente contaminado y, el otro, en vías de secarse, por aumento de la deforestación y de consumidores.

Capinota no solo requiere de una fuente complementaria de agua, requiere de políticas públicas integrales que valoren la importancia del agua en cada una de sus facetas. Las montañas producen cada vez menos agua como producto de su desertificación. Se impone un cuidado de las fuentes que generan agua, en un trabajo coordinado, departamental, de largo alcance. De lo contrario, el problema superará rápidamente nuestra falta de visión y perspectiva.

 

 

Leave a comment »

Grave escasez de agua en Capinota

dsc_0002_3En los últimos días y confirmando lo escrito hace un año, la escasez de agua en el poblado se ha agudizado al extremo de que su racionamiento dura de dos a tres días seguidos en la mayor parte de los barrios. Comenzó con un corte por horas y se fue ampliando a días enteros. Ahora existe la seguridad de que por el caño del grifo no saldrá el líquido elemento a ninguna hora del día. En algunos casos,  barrios íntegros están siendo atendidos por cisternas, siendo la situación verdaderamente preocupante.

Se trata de un pueblo que otrora era rico y privilegiado por contar con agua proveniente de dos ríos, además de un buen número de yacimientos o vertientes. Con el correr de los años esta situación se ha ido revirtiendo. El agua comenzó a ser cada vez más escasa y la desidia de las autoridades llevó a no intervenir oportunamente y de manera previsora.

El rio Rocha, desde el este viene totalmente contaminado, ya no es apto ni para bañarse. El río Arque, desde el oeste, viene también contaminado y con un caudal cada vez más disminuido. Lo mismo ocurre con las aguas que provienen de fuentes de filtración o vertientes.

El cambio climático general golpea, de esta manera, en forma silenciosa a los capinoteños, que en su mayoría no se percatan ni hacen nada para remediarlo. Aparentemente la solución debiera estar en manos de las cooperativas, pero éstas no tienen capacidad de solución para un problema estructural tan grande; sus administraciones han estado abocadas más bien a la gestión menuda, a cobrar multas o vender agua embotellada, que es su negocio más próspero. Pero el agua masiva, que debiera ser potable, es cada vez más escasa. Esto no quiere decir que esta gestión menuda estuvo siempre bien llevada. En muchas oportunidades se ha hecho malversación de los pocos fondos existentes, lo que hemos denunciado oportunamente: compra de regalos para los socios, baldes, material escolar; donación de basureros a la Alcaldía; pago a conjuntos musicales en ciertos aniversarios, etc.

A lo mencionado se suman las causas múltiples, externas o estructurales, que explican la escasez actual: aumento de la población; deforestación masiva en todos los cerros y municipios aledaños; explotación del rio por empresas de agregados que lo usan sin consideración; riego de huertos con manguera, al no contar ya con el sistema de riego ancestral, destruido por poner pavimento; empresa de cemento COBOCE, que aumenta su uso y personal con pagos miserables y sin aportar nada a la verdadera solución del problema. En suma, todo lo que los estudiosos proclaman y dicen acerca del cambio climático, todo incide en este mismo y, tal vez, el más grave problema para el habitante de Capinota y sus alrededores.

La solución lógicamente pasa porque el Municipio tome cartas en el asunto y oriente las políticas de dotación del agua por encima de los designios de las cooperativas de agua. Es su misión asegurar que cada uno de los habitantes del valle tenga por lo menos cien litros de agua al día, agua que debe ser potable y segura. El Gobierno ya proclamó el derecho al agua potable, es preciso que las proclamas se cumplan y no queden en el discurso..

Leave a comment »

Doña Susanita y las manos expertas de las empanadas de antaño

Por: ZULMA CAMACHO G. | 01/10/2015 | Ed. Imp. Opinión.

001059_600

Susana Irusta elabora sus empanadas desde los 10 años y siempre en horno de barro

.Al llegar a Capinota, las empanadas de Doña Susanita son parte de la galeta (aperitivo) que invita al visitante a recorrer el pueblo impregnado de sabores y tradiciones que nadie olvida.

Su especialidad en las empanadas data de sus 10 años, y fue perfeccionándose con la ayuda de una joven, Lucy Fernández, que llegó al pueblo para capacitar a varias mujeres como ella, con el objetivo de brindarles herramientas para su sustento. Desde entonces, Susana Irusta Lozada ha desarrollado la técnica y sabor únicos de empanadas de lacayote, queso y picantes cocidos en el tradicional horno de barro.

A las 4 de la tarde, las primeras empanadas salen del horno, muy calentitas. Las más de 200 unidades se acaban en no más de una hora en su puesto del parque Abaroa.

Para que sus empanadas continúen siendo “unicas”, ella recolecta leña, pone a cocer el lacayote durante toda la noche y se levanta muy temprano a preparar la masa. ¿Por qué habiendo la facilidad de usar un horno a gas continúa con el sacrificado trabajo a leña? “Es que no sale igual, a leña es más rico”, afirma.

Su legado, que fue aprendido por las necesidades de la orfandad, probablemente será heradado a uno de sus nueve hijos que aún la apoyan en su actividad.

Rodeada de ellos y sus familiares, los días de trabajo son amenos y llevaderos. La Alcaldía de Capinota la distinguió en 2010 con el reconocimiento “Ciudadana Notable” por su destacado servicio cultural y por mantener las tradiciones.


				

Leave a comment »

Donde comer en Capinota: el api de Doña Adela

Dando colorido a la plaza del pueblo, Doña Adela vende sus apis calentando la noches frias del invierno

Dando colorido a la plaza del pueblo, Doña Adela vende sus apis calentando la noches frias del invierno

Si no encuentra donde comer o tiene ganas de algo dulce y caliente, especial para el frío, en Capinota tiene la opción de tomarse un rico api en la plaza principal, los días viernes a domingo, a partir de las 20 horas; o muy de mañana, cerca del parque, donde salen los micros.

La autora es Doña Adela, una dedicada señora que se ha especializado en preparar y vender su sabroso producto. Complementariamente suele vender también tojorí o tujuré, pero su especialidad es el api, producto kolla por excelencia, de origen prehispánico y que sólo tiene un parecido con el atole mexicano.

Lo prepara en ollas grandes, donde hace hervir el agua con canela y clavo, y donde va añadiendo los ingredientes de su receta hasta lograr el espeso líquido de color morado o blanco, que lo vende de un solo color o mezclando los dos. El api preferido el de color rojo, que es un sabroso brebaje hecho de maíz morado o culli. El blanco lo prepara del maíz amarillo. A este preparado le añade limón para mantener el color y darle cierta acidez. Finalmente, le adiciona el azúcar. Algunas recetas hablan de añadir pedacitos de cáscara de naranja y un poco de anís.

El secreto a voces es que el mejor maíz es el valluno, el de Tarata tiene prestigio aunque el chuquisaqueño es reconocido como el mejor y más caro.

Esta popular bebida caliente de los bolivianos tiene valor nutritivo y puede constituirse en un buen desayuno alternativo. Es rico en hidratos de carbono y un vaso puede aportar como 200 calorías. Se dice que es rico en antioxidantes y lleva también las proteínas del maíz.

Doña Adela lo acompaña con pasteles o buñuelos. Los pasteles parecen empanadas de aire aunque son de queso. De aire porque el arte radica en que el pastel se infle y parezca de un tamaño descomunal, pero en el fondo es una masa frita muy delgada que se llenó de aire en la sartén cuando es bien manejado.

Ya sabe, siempre hay un lugar para satisfacer sus antojitos y alegrar sus noches capinoteñas de compañía y tradición!

Comments (1) »

Feria de la leche y sus derivados, punto a favor para Ucuchi

Pobladores de Ucuchi mostrando con la feria una de sus fortalezas, su producción lechera

Pobladores de Ucuchi mostrando con la feria una de sus fortalezas, su producción lechera

Como todos los años, el 9 de noviembre se llevó a cabo la “Feria de la leche y sus derivados” en la localidad de Ucuchi, a una docena de kilómetros de Capinota. Esta fue la onceava versión de la feria que, creemos, se realizó con éxito dada la cantidad de expositores y de público asistente.

La feria es altamente positiva y da una pauta sobre lo que deben ser este tipo de eventos. En primer lugar, porque realza y estimula uno de los valores productivos de Ucuchi, cual es su producción lechera. En efecto, Ucuchi se ha constituido en uno de los centros productores de leche más importantes de la Provincia, gracias a sus fértiles valles, siendo un aportante importante de la fábrica PIL, que a diario pasa con sus camiones para llevar la leche que se acumula día a día en sus puestos recolectores.

En segundo lugar, la feria realza un valor productivo sin recurrir al alcohol, uno de los graves problemas de las ferias y de toda actividad provinciana, que se caracterizan por el uso excesivo de alcohol. Pudimos notar que en ningún puesto se vendían bebidas alcohólicas y, por el contrario, todos estaban abocados a resaltar su producción lechera y la de sus derivados.

Sin desmerecer los esfuerzos de los lugareños, diremos que hacia el futuro será importante aumentar la diversidad de los productos derivados de la leche, porque en la actualidad pudimos contabilizar tres, predominantemente: quesillos, yogures y helados. La producción de quesos en la Provincia en general es débil. El producto más conocido es el quesillo, por lo que hace falta desarrollar conocimientos y tecnologías para producir quesos semiduros, duros y madurados, tal como se hace en Mizque. Esto produciría mayor margen de utilidades a sus potenciales productores.

El yogur se ha convertido en uno de los productos derivados de la leche que se expende en la feria

El yogur se ha convertido en uno de los productos derivados de la leche que se expende en la feria

Hemos visto varios puestos donde se vendía yogur producido por los lugareños, lo que ya es un paso adelante. El yogur es relativamente nuevo en la canasta familiar del capinoteño. Es un área interesante que merece mayor desarrollo con conceptos y tecnologías innovadoras e higiénicas. Muchos de los productos eran vendidos en botellas de refresco, cuya etiqueta no había sido removida.

Por lo demás, todo visitante a la feria tenía la opción de degustar algunos de los platos ofrecidos, donde resaltaban los lambreados de conejo, tanto cuy como de castilla.

¡Bien por Ucuchi, les deseamos éxito en sus emprendimientos lecheros!

Leave a comment »

Donde comer en Capinota: La Bohemia, el lugar de moda

Sin lugar a dudas la apertura y el funcionamiento de la pizzería La Bohemia han cambiado la noche capinoteña y están influyendo de manera profunda en un cambio de hábitos culinarios y de gustos de la población local.

Miguel y Soledad,  propietarios de La Bohemia trabajan a duo en su novedoso restaurante que funciona en las noches en el centro del pueblo

Miguel y Soledad, propietarios de La Bohemia trabajan a duo en su novedoso restaurante que funciona en las noches en el centro del pueblo

Ya hablamos de los primeros esfuerzos de sus propietarios, Miguel Paz y su esposa Soledad, cuando comenzaron su emprendimiento como un puesto ambulante en plena plaza 1ro. de Octubre. Fue una idea genial, con románticas velitas alumbrando el centro de sus mesas de madera. Más de un año después la pizzería se ubicó en un local fijo, a media cuadra de la plaza, que ha ido creciendo en tamaño y número de mesas.

Cuando vimos a los jóvenes propietarios en sus primeros esfuerzos dudamos que irían a tener éxito con una comida tan de ciudad y con toque internacional, pero la experiencia demostró que los capinoteños también estaban cambiando; que sus gustos se estaban globalizando y sus paladares abriéndose a nuevos sabores.

La pizza se hace con una masa plana de harina de trigo, sal agua y levadura, a la que se le añaden algunos elementos comunes como la salsa de tomate y queso fundible, generalmente muzzarela. A esta base se le añaden ingredientes internacionales como salami, champiñones, jamón, aceitunas, etc. o locales como cebollas, maíz, piña o hasta el locoto. La pizza se originó en Nápoles (Italia) y de allí se extendió por todo el mundo con infinidad de variantes e influencias locales. En La Bohemia se puede optar por una de las cuatro pizzas ofrecidas en su menú: la Napolitana, la Criolla, la de Jamón Tradicional o la Hawaiana. Todas son servidas en tres tamaños y de manera limpia y profesional.

Aunque en algún momento tuvo un pequeño bajón en la cantidad de ingredientes, en la última ocasión que comí una napolitana, pude comprobar que su consistencia y sabor habían mejorado notablemente. En la oportunidad me encontré con Rino Romero, Presidente de los bolivianos en Nueva York, quien muy bien impresionado me dijo: “Muy buena la pizza, calidad internacional….”

Lo que hablamos de la pizza es reproducible con otros productos de su menú, principalmente los cafés. Llama la atención la cantidad de cafés capuccinos y expresos que son pedidos cada noche por aquellos que gustan de estos complementos gourmets o por aquellos que quieren probarlos, aunque sea por primera vez. También tiene una carta de licores y de vinos de mesa comunes, no muy variados aunque dan la opción de complementar el sabor de la pizza.

Pero tal vez el espíritu de La Bohemia no viene necesariamente de su pizza sino del toque bohemio e intelectual que se le pretende dar. La Bohemia se ha constituido en el foco principal que irradia cultura y arte en el endeble ambiente cultural capinoteño. Allí se concentran espíritus juveniles, gente con alguna preocupación por las artes, el deporte y la cultura. De manera permanente desde allí se están promoviendo algunas actividades que salen del común quehacer pueblerino, tan influido por el alcohol y la fiesta de parranda. En la Bohemia actúan grupos musicales, folklóricos, se exponen cuadros de pintores locales y nacionales y se han pintado algunos murales; desde La Bohemia se promueven algunos deportes relacionados con el ciclismo, el parapente, o similares. Todo responde a la incansable e imaginativa actividad positiva de su propietario. La Bohemia es un lugar refrescante para el espíritu, que tiene la capacidad de contagiar a los más jóvenes.

Deseamos éxito y largos años de vida a este interesante esfuerzo que nació con pocos recursos materiales pero con mucha fuerza en el corazón.

Comments (2) »

Donde comer en Capinota: donde La Benigna

DSC00262

Benigna Irusta atiende todos los días en su pensión propia, con esmero y dedicación por sus clientes

Si tenemos una falencia, esa es la de no contar con muchos lugares dónde comer de manera decente e higiénica. Existen unos cuantos lugares que salvan a los turistas y la gente de paso de esta situación de gastronomía precaria, uno de ellas es el restaurante de Doña Beni o Donde la Benigna, como lo conocen sus clientes. La mayor parte de ellos asiduos y fieles.

Benigna Irusta es una capinoteña de cepa, no solo porque conoce los gustos y los hábitos alimentarios de sus paisanos, sino porque los conoce a todos ellos. Si usted quiere una referencia sobre algún capinoteño, vaya a almorzar donde La Benigna y póngase al día sobre el movimiento de los capinoteños.

Durante toda la semana, La Benigna prepara ricos almuerzos, que en el léxico culinario del pueblo significa una sopa y un segundo plato. Las sopas de La Beni son insuperables porque han sido preparadas con anticipación, hirviendo por horas huesos y carnes, como lo hacían las mamás de antes. Si tiene suerte se topará con una rica Jak’a Lawa, un caldo de pollo, un chairo cochabambino, una lawa de trigo o una apetitosa sopa de maní. Los segundos siempre son un buen acompañamiento de la sopa: carne en olla, ají de pollo, ají de papaliza, fideos uchu o cualquier otra especialidad valluna.

Últimamente se la ha dado por preparar platos extras los días domingos. Si tiene suerte come un picante mixto, una ch’anka de gallina, un ch’ajchu o un puchero.

Si llega a Capinota de noche no tendrá muchas opciones, pero casi siempre tendrá la opción salvadora de Doña Beni. Casi todas las noches, prepara un sabroso sillpancho, sin duda el mejor de la Provincia.

Su restaurante es humilde pero limpio y ahora está en pleno proceso de remodelación. Dice que dentro de poco tendrá una sala nueva para atender con mayor comodidad, aunque con el mismo esmero de siempre.

Comments (4) »