Archive for Escultura

Comentan positivamente sobre la obra de Hans Hoffmann

El conocido sitio web sobre arte plástico que lleva el nombre de Arte Boliviano Contemporáneo, ha incluido en sus páginas un comentario sobre nuestro artista capinoteño Hans Hoffmann, además de incorporar en su base de datos 26 fotografías como muestra de su prolífica producción pictórica. El comentario de manera textual es el siguiente:

Autoretrato del pintor capinoteño Hans Hoffmann

Autoretrato del pintor capinoteño Hans Hoffmann

“Hans Hoffmann, (Capinota, Cochabamba, Bolivia, 1956) artista plástico que expone sus obras elaboradas en una técnica muy particular y propia, muestra en retratos de personajes, cientos de imágenes de personalidades y escenas de la historia.

Le resulta muy fácil inscribir dentro de una forma, mancha o sombra que se encuentra en el retrato, mostrar una escena de la vida de cada personaje.

Cada obra tiene una temática distinta por la diversidad de retratos de personalidades en los que le gusta plasmar la cultura y la historia, motivo por el que dibujó a Cervantes, Picasso, el Che Guevara, Frida Kahlo y otras personalidades que marcaron época. Son cuarenta años que efectúa este tipo de obras que expuso en muchos lugares del mundo lo que le permitió ganar premios en México, España, Suecia y otros lugares mostrando una diversidad de técnicas plasmadas en sus obras de arte como grabado, dibujo, pintura, escultura, acuarela y otros.”

Si quiere conocer más sobre el sitio web y ver las fotos de la obra de Hans y de los mejores pintores nacionales puede hacerlo por la vía de la siguiente dirección:
https://www.facebook.com/groups/64763056260/requests/#!/pages/ARTE-BOLIVIANO-CONTEMPORANEO/243304844475?hc_location=timeline

Anuncios

Comments (1) »

Símbolos o emblemas de Capinota: la heráldica de su escudo de armas

Por: Ing. Antonio Rocabado Quevedo

Diseño del escudo de armas de Capinota que sirvió para la construcción del vitral en el Concejo Municipal

Capinota es una de las poblaciones prehispánicas más antiguas de Bolivia. Existen varios documentos históricos que prueban que Capinota ya estaba constituido como un “pueblo de yndios” antes de la otorgación del repartimiento de Paria-Capinota al encomendero Lorenzo de Aldana en 1548.  Actualmente, por el número de habitantes de la circunscripción municipal, y  particularmente, si se concretan algunas acciones gubernamentales que devuelvan al poblado el preponderante rol que siempre tuvo en la época pre-colonial, como un estrecho nexo natural entre muchas poblaciones indígenas del norte de Potosí y los valles de Cochabamba, en pocos años, podría nuevamente asumir el rango de una estratégica población intermedia. 

En este contexto, de cambios vertiginosos y de rápido desarrollo local, nos referiremos al importante tema relacionado con la identidad regional y la manera heráldica de evocar a Capinota, como es el caso de los emblemas provinciales vigentes: escudo de armas, bandera e himno capinoteños.

Con esta intención específica, nos abocamos a la búsqueda de información sobre estos aspectos referidos a Capinota, recurriendo primero –al azar– a algunas librerías de la ciudad de Cochabamba, y entonces, quedamos realmente sorprendidos (por no decir estupefactos)  con los datos que se divulgan sobre la realidad económica, política y cultural de la “Provincia”.

Así, por ejemplo, se venden láminas impresas para escolares con datos totalmente disparatados e irrisorios, como la Lámina Nº 533 titulada “PROVINCIA DE CAPINOTA (POLÍTICO-TURÍSTICO)”, de Editorial Universo, en cuyo reverso se tienen recuadros explicativos subtitulados “Escudo y Bandera de la Provincia de Capinota”, que describen las figuras y donde se lee textualmente lo siguiente:

El escudo de armas está dividido en tres partes. En la parte superior se encuentra un sol de fondo con un montículo en el cual descansa una chola. Abajo en el sector izquierdo en un fondo tricolor se encuentra un papiro donde esta escrito una inscripción. A la derecha se encuentra un paisaje verdoso de la zona. En la parte baja del escudo se encuentra una rama de laurel y olivo, junto a una cinta tricolor. Arriba del escudo se encuentra una cinta celeste y blanco.”

“….La bandera de la provincia Punata está dividida en dos franjas. La superior de color celeste y la inferior de color blanco. El celeste representa el cielo puro de la provincia y el blanco en señal de paz.”   

Por otra parte, a su vez, la H. Alcaldía Municipal de Capinota, desde hace bastante tiempo atrás, viene haciendo gala de proverbiales improvisaciones, encargando impresiones de afiches, programas, e incluso invitaciones para festejos nacionales y locales con una variedad de diseños del escudo provincial que nada tienen de formales y menos todavía de oficiales.

No obstante de todo lo anterior, existe una versión del escudo de armas de Capinota que en los últimos años se la utiliza asiduamente y que aparentemente surgió por iniciativa del ex Alcalde Don Tito Azero Morales, quién habría  contratado por el 1981 los servicios de unos arquitectos de Cochabamba para el diseño de un escudo. Posteriormente, durante la gestión del Sr. Salomón Saba Pardo, el año 1988, su hermano César, tuvo la feliz ocurrencia de construir el escudo de armas, o su similar, en la ladera del cerro donde se sitúan las principales unidades educativas locales, al frente del Parque Abaroa. El emblema todavía se conserva en condiciones aceptables (a pesar del gamberrismo de los escolares que lo utilizan como tobogán).

El blasón de marras, el más comúnmente empleado por la Alcaldía capinoteña, es un escudo de forma inglesa, angulado con la cima prolongada en esquinas horizontales, y una punta inferior. Consta de tres divisiones o puntos: el punto de honor con un sol radiante que ilumina un racimo de uvas negras; el flanco diestro muestra un escrito sobre un rollo con la inscripción “Capinota 1º de Octubre”; y el flanco siniestro aparece con el cerro de Pokotaica, detrás del cual sobresale una chimenea para significar la industria cementera de Irpa Irpa; en las faldas del cerro se tiene un campo verde donde crece un árbol (probablemente un molle), y en esta ladera también se ubicó un cántaro que simboliza posiblemente la chicha o el guarapo como típicas bebidas del pueblo.

Para completar el escudo, debajo la punta inferior, a manera de divisa o emblema, se ubica una cinta con la tricolor nacional de la cual surgen, en arco, dos ramas: una de vid y la otra al parecer de laurel. En la parte superior encima del blasón, donde corresponde heráldicamente al timbre, se dispuso otra cinta, esta vez bicolor: celeste y blanco, colores que generalmente se reconocen como los de la bandera capinoteña.

Por su parte, el autor del presente artículo, cuando ocupaba el cargo de Oficial Mayor Técnico de la Alcaldía Municipal el 1994, y en ocasión de la remodelación total del Mercado Municipal, también tuvo la idea de diseñar otra versión del escudo de armas capinoteño, con elementos del escudo de César “Chechi” Saba P., y con esmaltes y figuras similares a las de un escudo existente en un edificio comercial de la ciudad de Puebla, México.

Este escudo está ubicado encima la entrada del Mercado, con propósitos meramente decorativos y se plasmó en una vidriera encargada a un especialista de este arte, cuyo taller de vitrales estaba cerca al Colegio La Salle de Cochabamba, por un costo aproximado de 400.-$USD. Este escudo, sin duda, ha contribuido a la vez a preservar los rasgos generales del escudo de 1981.

El escudo está hecho con piezas de vidrio de colores que se sujetan con tiras de plomo y se montaron en un bastidor de metal. El efecto de las vidrieras depende de la luz que dejan pasar a través de los cristales traslúcidos (arte de ‘pintura con luz’). De este modo, el escudo (vitral) es más impresionante desde el interior del recinto, o sea, desde la sala que inicialmente estaba destinada para reuniones rutinarias del Concejo Municipal (Ver fotografía adjunta).   

El popular basketbolista Chuncho Verduguéz posando a contraluz del vitral del Concejo Municipal

En suma, la forma, detalles, color, significado, elementos y tamaño del escudo de armas de Capinota han sido utilizados abusivamente a criterio y capricho de las instituciones y personas, sin que en su momento nadie diga nada, y peor todavía, con el silencio de las autoridades.

Pese al arbitrio anteriormente descrito, consideramos que el asunto debe merecer alguna preocupación, buscando oficializar un escudo que exprese la simbología de la Provincia, para lo que debe recurrirse a su propia historia. Lo mismo podemos decir con relación al escudo de armas boliviano, que sufrió una serie de distorsiones respecto del escudo original aprobado por una Ley específica; y, también, de la mayoría de los escudos de las provincias de Cochabamba y del país entero, que tienen escudos a cual más absurdo y sin el cumplimiento de las más elementales reglas de la Heráldica, ciencia que actualmente se constituye en auxiliar de la historia.

Comments (1) »

Iglesia de Capinota adquiere apariencia de una gruta escondida

Por Antonio Rocabado Q.

Iglesia principal de Capinota al inicio de la edificación adyacente de varios pisos (detrás de las calaminas). Visual desde una esquina de la plaza 1º de Octubre.

Las fotografías adjuntas al presente escrito son suficientemente claras y conmovedoras, como para ilustrar lo que actualmente sucede con muchas construcciones urbanas de Capinota, que al influjo del aumento de población y de recursos económicos, se producen resultados desastrosos en materia de preservación de importantes valores estéticos. 

En la primera fotografía adjunta, tomada al inicio de la construcción del edificio aledaño a la principal Iglesia Católica de Capinota, y que tendrá varios pisos de elevación, todavía se podía apreciar la fachada completa del santuario, e incluso, aun se podía divisar al fondo la silueta del emblemático cerro de Pokotaica. 

En la siguiente fotografía, el edificio señalado que se erige adyacente a la Iglesia, en el predio que fue de la familia de Don Darío Márquez, al avanzar constructivamente hasta tres pisos en pocos meses, definitivamente, ya no permite una visual íntegra de la fachada del templo católico. 

La iglesia de Capinota desde el mismo sitio de toma, tras la ejecución de tres pisos de la construcción adyacente. Evidente estorbo para la visión del templo.

Esta curiosa situación de caótica permisividad de construcciones elevadas alrededor de la Plaza “1º de Octubre”, de licencias constructivas sin consideración alguna a un ordenamiento de elevaciones y de estilos arquitectónicos, sin duda, conducirá indefectiblemente a que estructuras primigenias del centro urbano, como el caso del templo de Capinota, luzca cada  vez más alejado de la plaza. Y adicionalmente, en el estado actual de acontecimientos, existe la inminente posibilidad de un nuevo edificio de varios pisos en el otro terreno colindante al templo. En tal caso, la Iglesia de Capinota quedaría irremisiblemente más escondida aún, en el fondo de un callejón, cual si fuera una recóndita y recatada gruta. 

La Iglesia de Capinota, es una edificación monumental para los estándares locales, se rigió por la clásica norma de disponerla cerca de uno de los contornos de la plaza principal. Incrustada o adosada estrechamente entre otras edificaciones, permite un acceso despejado a la puerta principal, favoreciendo la afluencia de fieles hacia una larga entrada para las procesiones, y con esto, se procuró obtener una plaza más amplia delante de la puerta principal del templo. 

Emplazado de esta manera el santuario, en un sitio poco frecuentado del centro cívico capinoteño, como  esquivando las direcciones de tránsito, y así mismo evitando el tráfico por los ejes del centro de la plaza, se logró una multiplicidad de agradables impresiones artísticas. Así ubicado el templo, estuvo mucho tiempo sin obstrucciones a la libre dirección visual, como aquellas de los frondosos árboles que alguna vez crecieron en la plaza a la usanza colonial, y que para algunos fieles de la iglesia perturbaban el pleno goce de la fachada del templo.  

La fachada de la Iglesia de Capinota tiene un estilo dominante gótico, con algunos caracteres del Renacimiento español. Este estilo fue impuesto nítidamente en su última construcción que fue renovada en diversas ocasiones, y esto sucedió a mediados del siglo pasado, al influjo de un aggiornamento de la curia romana que reemplazó el fastuoso ornato de las iglesias católicas, particularmente de su interior, antes decoradas conforme al gusto churrigueresco de sus retablos, que tuvieron gran éxito en Sudamérica.

La portada del templo está configurada como una torre de homenaje dominante, donde el material es fuerte cantería que le da un tono de austeridad majestuosa. Consta de dos cuerpos robustos sobre los que descansa un campanario de base cuadrada con un total de 12 ventanas abiertas en forma de arcos apuntados y una cubierta de pabellón con faldones triangulares rematados en una esbelta cruz latina metálica. En la vertiente frontal de la cubierta está colocado un costoso reloj alemán marca “Junhans”, donado por el club de Leones capinoteño del 1972 y que nunca funcionó por falta de un adecuado mantenimiento.  

Lee el resto de esta entrada »

Comments (4) »

Exposición artística se lleva la flor en festejos capinoteños

En la foto los pintores capinoteños Alex Terrazas, Edilberto Soto, Hans Hoffman y Jesús Céspedes, quienes colaboraron activa y desinteresadamente en la exposición del aniversario local

Uno de los números que más llamó la atención en el aniversario de Capinota fue la exposición de libros y de pinturas que se expusieron en la Plaza principal del pueblo, los días 2 y 3 de octubre. Por diferentes motivos puede ser considerada una de

las actividades más atrayentes de la efemérides provincial, pese al casi ningún apoyo oficial recibido. Y tal vez en esta falta de apoyo radique uno de sus mayores  méritos. Fue una actividad organizada por un grupo de jóvenes asociados alrededor de su inquietud por la ciencia, el arte y la sociología. El grupo se llama Comunidad Cultural Capinota, que en su mayor parte está conformado por jóvenes universitarios.  Sobre él volveremos a referirnos posteriormente.

En un pueblo donde las actividades culturales se han reducido a la mínima expresión y donde la mayor parte de la juventud (…y de los adultos)  no manifiesta mayor interés por ellas, la aparición de un grupo de esta naturaleza no sólo reconforta sino estimula a seguir cooperando con todo lo que significa levantar el conocimiento y el espíritu de las letras y el arte de nuestro pueblo.

En la exposición de libros y autores se presentaron ejemplares diversos y sobre temas diferentes,  de autores cuyo denominador común es su relación con Capinota, muchos de ellos fallecidos y, la mayor parte, todavía activos. En la exposición encontramos libros de Arturo Urquidi, Carlos Montaño Daza, Luis Urquieta, José Decker, Edgar Claure, Luis Minaya, Antonieta Larraín,  Henry Oporto, Rosario Quiroga,  Fernando Rocabado, Toribio Rocabado, Tito Urquieta y Reinaldo Llanos, lo que ya demuestra una buena presencia libresca y  una preocupación previa de buscar, contactar y recolectar las obras de todos estos autores. Un verdadero esfuerzo que tuvo el apoyo decisivo de Tito Urquieta, quien de manera personal se contactó con casi todos los autores.

Con un llamativo collage de técnica mixta la conocida pintora nacional Sandra Berducci sentó su presencia en la exposición capinoteña

Por sus características llamativas, la exposición de cuadros de los pintores capinoteños contemporáneos más sobresalientes tuvo un verdadero impacto visual entre los visitantes, además del mérito de juntar a varios de ellos para la ocasión. Pudimos apreciar cuadros del Profesor Edilberto Soto, junto a sus famosas esculturas de madera, principalmente sus representaciones de San Isidro labrador. Estuvo presente el internacional, Hans Hoffmann, con sus impresionantes retratos;  Jesús Céspedes mostró sus cuadros con fuerte expresión telúrica y nativa. Pudimos, también, apreciar el potencial de Alex Terrazas, principalmente en el dibujo a lápiz. También pintoras mujeres como Sandra Berducci, Zaida Ledesma y Elsa Torres, estuvieron presentes con algunas de sus obras de calidad y buen gusto. Entre artistas invitados no capinoteños, pero que pintan temas vallunos, encontramos algunos cuadros de los maestros de la acuarela nacional: Ricardo Pérez Alcalá, Darío Antezana y Fernando Antezana.

La sola mención de estos artistas nos habla de la calidad de la exposición que, pese a la poca preparación en materia de curadoría y a las exiguas condiciones en las que se presentó, fue un solaz para al espíritu y  la vista del público asistente.

Con su típico estilo de hacer retratos, Hans Hoffman impresionó al público con el retrato-historia del prócer cochabambino Alejo Calatayud

Lástima que este tipo de actividades no haga eco en la conciencia de las autoridades locales: municipales, culturales y educativas, que brillaron por su ausencia. Por otra parte, creemos que pudo haber sido una buena oportunidad para enseñar arte in vivo al estudiantado capinoteño, cada vez más numeroso.

De cualquier manera, la actividad que relatamos tiene también el carácter de semilla, puesto que podría ser el germen para que inquietudes similares, relacionadas con la creación, la imaginación y la ciencia, puedan ser plasmadas en mejores condiciones.   

¡Muy bien por los organizadores de la Comunidad Cultural Capinota!!

Comments (1) »

Exposición del pintor capinoteño, Hans Hoffmann

El pintor Hans Hoffmann en la inauguración de su exposición

Hans Hoffmann frente a uno de sus cuadros en la inauguración de su exposición

Desde el 9 de noviembre expone en el Salón  Municipal Gildaro Antezana el pintor y escultor capinoteño, Hans Hoffmann. En esta ocasión las obras presentadas por Hans giraron alrededor del desnudo, tanto en versión pequeña, con una serie de lápiz sobre papel, como en una versión más grande donde se expresó a través del grabado en cemento, según una técnica trabajada por él como su nueva propuesta.

El ya reconocido pintor, que ha retornado de Suecia para radicar definitivamente en el país, se ha caracterizado en la creación de sus obras por el manejo diestro de la figura humana. Son conocidos sus retratos, altamente expresivos, en los que maneja la acuarela con gran fluidez y dominio. Sobre ellos, el crítico colombiano Camilo García, decía que Hoffmann “hace brotar los rasgos de personalidades como Simón Bolívar, Che Guevara, Olof Palme, Jorge Luis Borges y otros”, de los rostros y los cuerpos de los personajes anónimos que acompañaron y sustentaron sus acciones, o de las criaturas imaginarias que tomaron vida en ellos.

Grupo de capinoteños apoyando al pintor en el Gíldaro Antezana

Casi de manera paralela a la exposición, se anunció la premiación del Concurso Nacional de Artes Plásticas “Salón Municipal 14 de Septiembre”, en su versión LXII, que es el mayor concurso en su género en el departamento y en el que Hans Hoffmann obtuvo el Premio Único en Grabado, sumando, de esta manera, un galardón más a su nutrido currículum de éxitos y premios. Hoffmann ha expuesto en casi todo el país y en varios países de Europa, Latinoamérica y en galerías de arte de los Estados Unidos.

Sin lugar a dudas, Hans Hoffmann es el principal exponente plástico de Capinota, razón por la que nos sentimos orgullosos de su trayectoria y de su aporte a la plástica boliviana, que todavía se engrandecerá en el futuro inmediato por las potenciales proyecciones de este nuevo Maestro boliviano.

Lee el resto de esta entrada »

Comments (1) »