Archive for Historia

Vuelve a funcionar el reloj de la iglesia de Capinota

IMG_20181006_233131

Reloj adquirido en 1972 por el club de Leones Capinota

Con alegría hemos comprobado que el reloj de la iglesia del pueblo ha vuelto a funcionar después de casi 40 años. Es un hecho notable cuya historia merece ser contada, cuando todavía queda memoria.

Este reloj fue adquirido en 1972 por el Club de Leones de Capinota, que fue fundado  el 29 de junio de 1969 por Don Hugo Rocabado Soria y  un grupo de capinoteños que querían darle más sentido  social a sus actividades provincianas. Don Hugo Rocabado fue el que inició la colecta de fondos para su adquisición mediante una serie de actividades de recolección de fondos que realizó el club, para lo que fue conformado un Comité de Finanzas a cargo del socio mencionado.

El reloj es de la famosa marca JUNGHANS y fue adquirido a través de la casa Bernardo  por 18.000 Bs. en Hamburgo, Alemania,  llegando a la aduana en junio de 1972, cuando ejercía como Presidente del Club el Dr. Hugo Bermudez. Desde entonces, y por espacio de más de un año estuvo varado en la aduana y no podía ser sacado por falta de fondos y esperando ser liberado de los impuestos de importación.

El reloj fue sacado de la aduana a fines de 1973 por acción oportuna de las damas leonas que en ese momento estaban dirigidas por la Sra. Liova Quevedo de Rocabado, como Presidenta; la Sra. Mercedes de Montaño, como Vice Presidenta; la Sra. Soledad de Mercado, como Secretaria; la Sra. Tina de Borda, como Tesorera; la Sra. Jasme de Guardia, como Secretaria de Cultura; y la Sra. Celia de Badani, como Vocal. A esta directiva le tocó interceder ante la Primera Dama de la Nación, que en ese momento era la Sra. Yolanda Prada de Banzer, misma que fue expresamente invitada al pueblo para recibir el pedido.

La Primera Dama llegó al pueblo el 13 de septiembre de 1973, según consta en la Ordenanza Municipal emitida por el Alcalde Municipal, que era también Don Hugo Rocabado, que a la letra dice en su parte resolutiva: “Artículo Unico: Declárase Huesped Ilustre y Filantrópica Benefactora de Capinota a la señora Yolanda Prada de Banzer, Primera Dama de la Nación…”, quien finalmente accedió a interceder para la liberación de los impuestos de importación.

De esta manera a fines de 1973 se tuvo el reloj listo para su instalación, que fue realizada por técnicos de la casa importadora, cometiéndose el error de tener el control del mismo desde la Alcaldía Municipal. Al poco tiempo, en una gestión posterior,  este control fue perdido lo que ocasionó la parada del reloj y su deterioro durante cuatro décadas.

Ahora sabemos que, por una decisión de ayuda de la Cooperativa de Agua, se ha reparado el reloj a un costo aproximado de 4.000 dóalres, reparación que estuvo a cargo del relojero encargado del mantenimiento de la catedral cochabambina. El trabajo más dificil ha sido el desmontaje y la bajada del reloj y su posterior armado.

Celebramos que ese reloj, que tiene algo de nuestra historia, esté por fin funcionando y marcando el ritmo de trabajo y de vida de los capinoteños, tal como fue el deseo de quienes lo adquirieron.

Leave a comment »

Prisioneros paraguayos del Chaco, en Cucuni

5_c_5_tiempssssss

La Hacienda de Cucuni que fue propiedad de Vitaliano Ledezma Guzmán, coronel del Ejército boliviano nacido en Irpa Irpa. | Los Tiempos

 

Diego Alfonso Rojas Castro*

Publicado en Los Tiempos, el 13/03/2017

Durante la Guerra del Chaco la mayoría de las poblaciones de Bolivia, por no decir todas, dieron una “cuota de sangre” enviando a sus hijos al frente de batalla. Y no solo eso, también aportaron desde retaguardia enviando suministros y víveres.

Algunas incluso recibieron en campos de confinamiento a prisioneros paraguayos capturados en las distintas batallas de la guerra. Una población que hizo las tres cosas a la vez es Irpa Irpa, municipio que forma parte de la provincia de Capinota, ubicado a 67 km de Cochabamba.

Hoy en día, Irpa Irpa es conocida por la producción de cemento a cargo de la Cooperativa Boliviana de Cemento (Coboce) gracias a las canteras que se encuentran en el lugar, pero la población tiene una historia íntimamente ligada a la Guerra del Chaco que es importante recordar y tener presente.

En esta población se encuentra un hermoso paisaje llamado Valle de Cucuni, considerado “Patrimonio Histórico y Cultural de Bolivia”, ya que ahí se encuentra la Hacienda de Cucuni que fue propiedad de Vitaliano Ledezma Guzmán, coronel del Ejército boliviano nacido en Irpa Irpa. Era un hombre alto, robusto, de tez blanca, de pocas palabras y que tenía a varios perros por compañía.

Este coronel habiendo acabado de conseguir su jubilación después de una brillante carrera como agregado militar en las embajadas de Brasil, España, Francia, Alemania, y pese a haber estado en muchos lugares del mundo, prefirió volver a su tierra natal e invertir los ahorros de toda su vida en la adjudicación de los molinos y terrenos pertenecientes a esta hacienda.

Declarado benemérito de la Guerra del Acre y del Chaco (a la cual asistió estando ya jubilado), a su vuelta del “infierno verde”, trajo consigo 50 prisioneros paraguayos, a quienes se les atribuye la construcción de esta hacienda a cargo de la dirección del citado oficial.

En aquel tiempo, la Hacienda de Cucuni era la residencia más acomodada del pueblo, se destacan palmeras, una caballeriza y el molino de agua conocido como “El molino de Cucuni”, construido en la época de la Colonia y restaurado en la época republicana. El sonido del agua llama la atención y guía su origen. Se trata de una acequia que atraviesa la hacienda y alimenta el molino cuya piedra —destinada al molino de los granos— se encuentra ahora fuera de las ruinas, en completo abandono.

Ahora se pueden ver los restos de las tejas caídas junto a cañahuecas y pajas sobre los molinos que se utilizaban para la transformación del grano en harina con la fuerza del agua. Las paredes de adobe están remojadas por el agua y el ingreso a este espacio es casi imposible por el lodo acumulado. Su visibilidad, desde el camino, se complica por la maleza que ha crecido y la falta de limpieza.

Conforme al diseño típico de estos molinos (que aún se ven en Arani y otras zonas del valle cochabambino, así como en los valles de Cairoma en La Paz), en el sótano del molino se ubicaba parte del sistema de engranes que permitía hacer girar las muelas y los colectores de harina, que se usaban también para almacenar el grano.

Los prisioneros en su confinamiento, trabajaban en la hacienda de herreros, albañiles, carpinteros, y también en la agricultura y en el molino, cultivando verduras y hortalizas para el aprovisionamiento de tropas bolivianas en el campo de batalla.

Como ya se dijo, en este valle se instaló además un molino de impulsión hidráulica, “Harina La Flor”, donde llegaba todo el grano de Quillacollo para después ser transportado en tren. El ferrocarril salía desde la Estación de Irpa Irpa hasta Potosí (presumiblemente rumbo a Uyuni). Posteriormente, la carga era llevada en mulas y burros hasta el escenario bélico. A la fecha, la Estación de Irpa Irpa que fuera el centro de desarrollo del pueblo, se halla también abandonada y convertida en tiendas de abasto.

En el mismo estado se encuentra hoy en día la hacienda, abandonada y en ruinas aunque, afortunadamente, todavía está en pie. Según Camacho Guzmán, los ancianos del lugar no pueden precisar el lugar donde estuvieron alojados los prisioneros, ya que no se habría encontrado un ambiente con capacidad de albergar tal cantidad de cautivos.

El investigador y autor Rodrigo Rosa, cuenta que en una visita realizada a Irpa Irpa en 1999, un anciano que solía tomar sol en la plaza contó que los prisioneros dormían en una precaria construcción de adobes con techo de paja reforzada con viejas lonas de carpa, que estaba contigua o muy próxima al molino, y que se había levantado exprofeso para tal fin.

El anciano contó también que los mismos prisioneros habían ayudado a edificarla y que dormían en jergones o “payasas”. A decir del anciano, dicha construcción habría desaparecido hacia 1943, tras haber sido despojada de su techo por la repatriación de los prisioneros. Sin embargo, Donata Salazar, la más anciana de la zona de Cucuni, cuenta que los prisioneros dormían en el sótano de la construcción principal, ambiente completamente inhabilitado por el paso de los años. Eran parte de la comunidad y andaban siempre de buen humor, recuerdan los ancianos. Cinco paraguayos que murieron por enfermedades fueron enterrados en el cementerio de Capinota.

En una visita realizada al lugar, el domingo 27 de noviembre de 2016, vimos que lo que era antes el sótano de la construcción, a fuerza de anegarse una y otra vez por las lluvias, hoy se encuentra colmado de tierra lama. No es descabellado pensar que esta construcción haya podido servir para alojar a los prisioneros, eso sí, en completo estado de hacinamiento, con literas de apenas 30 o 40 cm de ancho y varios niveles uno encima de otro, de modo que una vez acostado, la litera de nivel superior quedaba prácticamente en la cara del prisionero.

Con estrechos espacios con lo justo para circular por el sótano entre las literas, fácilmente podrían haber entrado los 50 prisioneros que la memoria histórica del pueblo recuerda haber tenido confinados durante la guerra.

Un detalle tal vez de poca importancia pero que llamó la atención del que escribe esta nota, radica en que en una visita a Paraguay, causaba segundos de confusión en los bolivianos la forma de dar indicaciones que tienen allá: “vaya derecho” para ir recto por la ruta. El primer impulso de los bolivianos era girar a la derecha hasta comprender al instante que había que continuar recto.

En la visita realizada a Irpa Irpa uno de los pobladores usó la misma frase para indicarnos la ubicación de los Molinos de Cucuni —vaya derecho— ¿casualidad o una forma del lenguaje que permanece hasta hoy por influencia de los prisioneros paraguayos del tiempo en que estuvieron allí?

Es una pena ver que este lugar con tanta historia quede abandonado y en el olvido. Se podría habilitar la construcción principal donde estuvieron los prisioneros como museo. Conseguir fotografías (que seguro que las hay) de los prisioneros en la Hacienda en sus trabajos de agricultura en lo que una vez fue su campo de confinamiento, poner las listas de nombres de los prisioneros que estuvieron en el pueblo durante el tiempo que duró su cautiverio.

¡Basta de desidia e indiferencia para con la historia de la Guerra del Chaco!

* El autor es ingeniero perito en informática forense.

Comments (2) »

Obras inútiles: ¿Destrozan o reconstruyen el Parque Abaroa de Capinota?

dsc_0035

Como se ve ya se han volteado algunos árboles en el proceso de destrucción o reconversión del Parque Abaroa

Con asombro hemos visto gran movimiento de tierras en el Parque Abaroa de Capinota, mismo que está situado a un lado de la parada de micros, moto taxis y de un mercado ambulante que se arma principalmente los domingos. La idea de los proyectistas, que no son otros que las mismas autoridades edilicias, es poner el nivel del parque a la altura de la avenida principal. Recordemos que esta avenida fue elevada de nivel por sus constructores (COBOCE y Alcaldía de turno), en algunos lugares hasta en un metro.  Pese al desnivel, la plaza Abaroa era un lugar de reposo y descanso, y el muro que la circundaba le daba protección contra todo ese movimiento de vehículos, pasajeros y vendedoras. La actual remodelación, sin necesidad pública, tiende a convertir el lugar en un espacio para parada de micros y ramas anexas. Esto no lo dicen sus constructores, pero salta a la vista.

Con este hecho, estaríamos perdiendo uno de los pocos espacios verdes del Municipio, siempre en desmedro de la calidad de vida de la gente y, únicamente,  para provecho de transportistas y mercaderes. Ese es el sentido de modernidad que tienen nuestras autoridades, que ya expresaron que, lamentablemente, se tendrán que voltear algunos árboles, porque son viejos, o porque tienen mucho follaje. Lo más probable es que, como sucede en otros espacios verdes, tal es el caso de los árboles que había alrededor de los rieles del tren,  dejen morir a los árboles por inanición, tapándolos con tierra y cemento.

Contra este argumento de los árboles viejos,  es justo recordar y refrescar la memoria de las jóvenes autoridades. Ese parque fue construido en una Gestión del Alcalde, Hugo Rocabado Soria, en principio como parque infantil, con juegos para niños y una pequeña piscina en el medio.  Esta y sus corredores, tenían formas onduladas. En algún momento de su historia otra autoridad colocó el busto del Héroe Nacional  Don Eduardo Abaroa, en versión de yeso con pintura dorada, materias no duraderas que se malograron rápidamente.  Para su inauguración llegó el Vicepresidente de la República, que en ese momento era el connotado líder sindical, Juan Lechín Oquendo, cuando era militante del MNR, antes de separarse y fundar su propio partido. Juan Lechín, que era muy amigo del Alcalde, Hugo Rocabado, llegó en tren y acudió al centro del pueblo a inaugurar el flamante parque, donde de manera conjunta con las autoridades locales y departamentales, plantaron los árboles que ahora han adquirido su tamaño adulto. Son arboles adultos pero no viejos, como ahora insinúan los modernos depredadores. Uno de esos árboles, cerca de donde se paran los micros, fue plantado por Don Juan Lechín y, otros, por Don Hugo Rocabado Soria.

El parque podía ser remodelado manteniendo el nivel en que se encontraba, pero las intenciones son otras. En todo caso siempre nos pillan por sorpresa, y cada sorpresa es una pérdida de las tradiciones arquitecturales y estéticas del pueblo, que ya no puede reconocerse a sí mismo.

¡Solo nos queda gritar: cuidemos nuestras áreas verdes y cuidemos nuestros árboles. Denunciemos a quienes intentan voltear más árboles en el pueblo!

Comments (1) »

Resultados del Referendo Constitucional en la Provincia de Capinota

 

Referendo 2Aunque un poco tarde,  hemos visto por conveniente dejar constancia de lo que fueron los resultados en la Provincia de Capinota, del Referendo Constitucional realizado en el país el 21 de febrero de 2016. Los colocamos en nuestro blog únicamente para dejar constancia de este importante hecho histórico, cuyos resultados provinciales salieron un mes después de la consulta.

Los resultados en general muestran la tendencia de que cuanto más rural el Municipio, mayor la aceptación a la pregunta del referendo, que buscaba dar la oportunidad al Presidente y Vicepresidente de postularse una vez más a sus investiduras.

Como se sabe en el país (más el voto en el  extranjero)  ganó el NO con un 51,30% de los votos, frente al 48,70% del  SI. La participación fue del  84,45%, con un total de 5.490.919 de votos emitidos.

En el Departamento de Cochabamba  la victoria fue del  SI, con el 54,89%; frente al 45,11% del NO.  El total de votos emitidos fue de 1.034.384. La participación de la gente fue del  87,62%.

En general en las ciudades grandes el voto dominante fue del NO.  En la Provincia Cercado, que corresponde a la ciudad de Cochabamba, el NO ganó con el  58,09% de los votos.  La misma tendencia se vio en casi todas las zonas urbanas.  Todo lo contrario sucedió con el SI, que tuvo su mayor apoyo en las zonas rurales. Cuanto más rural el Municipio, más votos por el SI.

Es el caso de la Provincia de Capinota, donde el SI ganó con mayor holgura en los municipios con mayor población rural. En el Municipio de Sicaya ganó con el 87,88% de los votos; seguido del Municipio de Santivañez, donde el SI obtuvo el 78,87% de los votos. En el Municipio de Capinota, que tiene más concentración urbana, el SI tuvo el 64,82% de los votos, que si bien es todavía elevado es mucho menor que en los otros dos municipios, 23% menos que en Sicaya.

Los inscritos habilitados para el Referendo  en toda  la Provincia fueron 17.761 personas, de las que emitieron su voto 15.543 personas, con 351 Blancos y 572 Nulos. Del total de votantes habilitados,  11.872 correspondían al Municipio de Capinota ( 66,8% de la población electoral); 4.353 al Municipio de Santivañez (24,5%), y 1.536 al Municipio de Sicaya (8,6%).  La participación en toda la Provincia fue de 87,5%, tres puntos porcentuales más que en todo el país.

Leave a comment »

Roban campana de la estación del ferrocarril

Campana

Histórica campana de la estación del ferrocarril, uno de sus últimos equipamientos existente, fue sustraída por gente inescrupulosa

Como un símbolo más del desmantelamiento del  ferrocarril que unía Cochabamba con Oruro, en las últimas horas fue sustraída la campana que adornaba el principal pasillo  de nuestra estación de trenes, que en su tiempo fue de la mayor importancia en este tramo ferrocarrilero.  En efecto, esta memorable campana anunciaba con su repicar las principales actividades de la estación. Se encontraba a la salida de la oficina principal, donde a su vez se encontraba el telégrafo y colindaba con la oficina del  Jefe de Estación, quien salía a tocarla cuando el tren estaba saliendo de alguna de las estaciones próximas.  En ese momento se producía un bullicio y movimiento inusitado en toda la estación, tanto por parte de los pasajeros que debían abordar el tren, de gente que esperaba a algún pariente y, principalmente, de los comerciantes de verdura y de vendedoras de comida que preparaban sus platos para atender a los viajantes. Buen Retiro era la última estación del valle y la más importante antes de subir la cordillera.

La estación de Buen retiro funcionó desde 1915, y solo dos años después el  ferrocarril fue extendido hasta Cochabamba. La campana, por lo tanto, pudo tener un siglo anunciando el movimiento de trenes.  Como sucede con el ferrocarril en general, que es desmantelado todos los días, y su equipamiento y sus piezas son robados sistemáticamente, en la oportunidad fue robada la campana, pese a estar en un sitio público y estar sujeta con una cadena fuerte.

Algo sucede en el pueblo. Pareciera que la gente ha perdido su amor a lo viejo y a sus tradiciones. Existe no solo una falta de respeto a lo tradicional e histórico, sino, también, un desinterés por cuidar lo que es público y colectivo. Esperamos que este hecho no quede en el olvido. Debe ser investigado por las autoridades y la OTB del lugar. Es importante movilizar a la comunidad para dar con los autores del robo y para evitar que se siga desmantelando lo que queda del ferrocarril. Por eso escribimos, para mover un poco la conciencia de los que se sienten verdaderamente capinoteños y cuidan sus pertenencias.

Comments (2) »

Patrimonio capinoteño: El valle de Cucuni, rebosante de historia y belleza natural

Por Miguel Paz Velez

Restos de la casa de hacienda de Cucuni, que fuera de las más importantes de la Provincia

Restos de la casa de hacienda de Cucuni, que fuera de las más importantes de la Provincia

Camino a Irpa Irpa, aproximadamente a 2 Km. de Capinota,  se encuentra un hermoso paisaje interandino llamado Cucuni. Por las características de este hermoso valle, por su frondosa vegetación, las palmeras que lo caracterizan y las grandes exenciones de sembradíos que lo rodean, da la impresión que uno entra en otro ecosistema. Más cálido, más verde, con variedad de aves silvestres y flora nativa.

Es también considerado “Patrimonio Histórico y Cultural de Bolivia”, ya que ahí se encuentra la Hacienda Cucuni, que fue propiedad del Coronel Vitaliano Ledezma, considerado héroe de la guerra del Chaco, quien trajo consigo a 50 prisioneros de guerra paraguayos a quienes se les atribuye la construcción de esta hacienda, considerada una de las más grandes y hermosas de la cuenca del río Arque.

Bodega o depósito de granos de la hacienda Cucuni, rodeado de palmeras añosas

Bodega o depósito de granos de la hacienda Cucuni, rodeado de palmeras añosas

Por si fuera poco, en este mismo valle se encuentra el molino de Cucuni, que fue construido en la época de la colonia, por orden del Cap. Lorenzo de Aldana y posteriormente restaurado en la época Republicana.

Este lugar posee gran belleza y envuelve al visitante en una atmósfera cálida en contacto con la naturaleza y la historia, donde el espíritu parece retroceder en el tiempo y retornar fortalecido por la energía del lugar.

Es fundamental re- conocer e identificarnos con estos paisajes y edificaciones que son nuestro Patrimonio Cultural, que nos transportan en el tiempo dándonos la posibilidad de saber quiénes somos y cómo llegamos a serlo.

Sólo dando el valor que estos lugares se merecen, podremos fortalecer nuestra Identidad Capinoteña y empezar un proceso de desarrollo cultural, que tanta falta nos hace.

 

Comments (2) »

Los molinos de Capinota, patrimonio histórico y cultural de nuestro pueblo

Por: Miguel Paz Velez

Fotos: Miguel Paz Velez

Los bellos y antiguos molinos de Capinota en proceso de deterioro paulatino

Los bellos y antiguos molinos de Capinota en proceso de deterioro paulatino

Patrimonio, es la herencia histórica, cultural, artística, lingüística, natural, etc., que se nos ha legado y perdura a través del tiempo. Es este patrimonio, lo que nos determina como pueblo. Nos otorga “Identidad”. El patrimonio cultural nos permite entender lo que somos y cómo hemos llegado a serlo.

Es de fundamental importancia que le otorguemos el valor que se merece, ya que un pueblo sin identidad, una persona sin identidad, tiende a caminar por senderos de individualismo egoísta, y es presa fácil de la alienación cultural y la superficialidad.

Los molinos de Capinota, por ejemplo, son parte del patrimonio histórico y cultural de nuestro pueblo y han sido abandonados. Recuperemos estos espacios patrimoniales y llenémoslos de vida, de actividades.

Todos sabemos que las autoridades municipales de Capinota nos niegan ese derecho. Pero la ley nos ampara y fomenta la “Puesta en Valor”, que son normas y procedimientos que la LEY DEL PATRIMONIO BOLIVIANO promueve desde el Estado. El Gobierno Municipal debería tener políticas de desarrollo cultural y fomento al Patrimonio, pero no las tiene. Y no le interesa. Creen que no es importante… aunque el marco legal y normativo está dado, y la ley otorga a los ciudadanos organizados, facilidades para la “apropiación” de su Patrimonio Cultural.

Las piedras o muelas de los molinos se encuentran botadas y a punto de perderse

Las piedras o muelas de los molinos se encuentran botadas y a punto de perderse

Empecemos a darle valor a nuestra Identidad de Capinoteños, a través del Patrimonio Cultural. Organicémonos, al margen del Gobierno Municipal, que pone trabas en vez de facilitarnos las cosas. Además que la ley y su reglamento así lo establece.

Esta será una primera entrega en lo que se refiere al Patrimonio Cultural de Capinota. Pero habrán muchas más, somos ricos culturalmente. Sólo hay que abrir los ojos un poco más y el corazón de par en par.

COMENTEN, DIFUNDAN Y TOMEN CONCIENCIA ACTIVA!!

N.- Para mayores referencias ver el artículo previo: https://capinota.wordpress.com/2014/04/24/adios-a-los-molinos-harineros-de-la-cuenca-del-rio-arque/, en este mismo blog.

Leave a comment »

1° DE OCTUBRE: EFEMÉRIDE DE LOS CAPINOTEÑOS ALTOS Y BUENMOZOS

Por Antonio Rocabado Q.

En este aniversario, los capinoteños de corazón recordamos fervientemente, donde quiera que estemos, aquel 1° de Octubre de 1908 durante el gobierno de Ismael Montes, cuando se constituyó la Provincia, como una división política adicional del Departamento de Cochabamba. Y singularmente, en esta fecha también, se hace reminiscencia internacionalmente al Día del Árbol, como si se nos invitara a evocar tiempos en los que nuestro valle del embeleso era mucho más florido y pleno de árboles frondosos.

Actualmente, con los datos del censo de 2012, la Provincia de Capinota de 1.495 Km2, cuenta con 29.744 habitantes distribuidos en tres secciones municipales: Capinota (19.477), Santivañez (6.527), y Sicaya (3.740 habitantes). Cada una de estas secciones municipales está conformada por las siguientes divisiones cantonales con sus centros poblacionales respectivos:

Capinota (Villa Capinota): Charamoco; Villcabamba; y Tocoalla.

Caraza (Villa Santivañez): Huañacota; Poquera; Calera; Chojtama; y Caporaya.

Sicaya (Sicaya): Orcoma.

La capital de la Provincia, poco conocida como Villa Capinota, está localizada a 66 Km de la ciudad de Cochabamba. Tiene un escudo de armas, aunque no aprobado oficialmente por el Gobierno Municipal, que es ampliamente conocido y fue descrito a detalle con anterioridad en este Blog. Asimismo, regionalmente se conoce que la bandera capinoteña tiene dos franjas, celeste y blanca, por los limpios cielos, y dizque, por la armonía en la que viven sus habitantes.

Con estos datos estadísticos y geográficos en vigencia, los profesionales capinoteños de distintas áreas de especialidad y residentes en varios lugares del país y del exterior, han expresado en muchas oportunidades sus deseos para una Capinota de calidad y con desarrollo consistente a través de nuevas políticas, exigiendo oportunidades para participar en estos procesos. Urgen procesos de desarrollo con visión a largo plazo mediante la planificación de obras, con los mejores servicios de salud, la adecuada gestión ambiental, y una educación superior.

Capinota tiene una estratégica ubicación geográfica, y está llamada a integrar, por un lado, al departamento de Potosí con Cochabamba, y también, a ser el eje de conexión caminera y ferroviaria con las provincias de Arque, Tacopaya, Bolívar, hasta del mismo departamento de Oruro, utilizando la cuenca del río Arque para explotar las ricas potencialidades mineras existentes.

En consecuencia, en este día de regocijo general, hacemos votos para que por la acción de sus hijos más preclaros y visionarios, Capinota se convierta a corto plazo en un referente de la integración departamental, del aprovechamiento de ingentes recursos mineros, de las industrias derivadas de estos recursos naturales, y finalmente, por qué no soñar, hasta de modelo del turismo nacional con el desafío de beneficiarse de los recursos de la cuenca del río Arque.

Jóvenes capinoteños adquieren cada vez mayores niveles de educación, garantía para el desarrollo provincial

Jóvenes capinoteños adquieren cada vez mayores niveles de educación, garantía para el desarrollo provincial

Leave a comment »

Himno a Capinota

Como homenaje al 106 Aniversario de la Provincia de Capinota transcribimos la letra del Himno a Capinota que fue compuesto en 1972 por encargo del entonces Alcalde Municipal, Don Hugo Rocabado Soria. La letra fue encomendada a Juan J. Quezada y la música al conocido músico Don Pacífico Terán. Este himno fue cantado en pocas ocasiones y después fue olvidado. Es tarea de todos recuperar la música y volverlo de uso general. El himno dice :

 HIMNO A CAPINOTA

CORO

Entonemos el himno que brota

Desde el alma de un pueblo sin par

Capinota, el altivo y patriota

Con su lema: Dios, Patria y Hogar.

 

Centinela de la LIBERTAD

Palpitante de amor nuestros pechos

Sean baluartes a los sacros derechos

De justicia, progreso y honor.

 

Con ideales de ACCIÓN Y TRABAJO

Capinota, domina el camino

Desafiando el rigor del destino

Del futuro que le es promisor.

CORO

Mientras haya un latido que aliente

Nuestra vida de pueblo con amor,

Demostremos que en alto llevamos

De Bolivia el augusto pendón.

 

Y a su sombra que inspira civismo,

Con orgullo de pueblo patriota,

Haga credo de fe Capinota,

Por la PAZ, HERMANDAD Y UNIÓN.

 

(11 de septiembre de 1972)

Comments (3) »

Adiós a los molinos harineros de la cuenca del Río Arque

Por Antonio Rocabado Q.

“…a los pueblos (indios americanos) llevaban el agua por medio de canales que eran verdaderas obras gigantescas. Componíanse de inmensas losas de piedra, perfectamente ajustadas, sin mezcla alguna, que por medio de compuertas dejaban salir la cantidad suficiente para regar las tierras. Algunos de estos acueductos eran sumamente largos tenían de cuatrocientas a quinientas millas de extensión…”

Pedro Sarmiento de Gamboa (1572)

Consideraciones iniciales. La región andina desde la antigüedad más remota tuvo una vocación agraria. La alta cultura andina significó sobretodo una agricultura plena, sustentada en una base de milenios de experimentación y domesticación de plantas.

En Irpa Irpa han colocado unas calaminas para proteger a los molinos, el resto está en franco deterioro

En Irpa Irpa han colocado unas calaminas para proteger a los molinos, el resto está en franco deterioro

En un medio que exige mucho del hombre, el andino fue capaz de sacar admirable partido de su ambiente hasta dominarlo y lograr un desarrollo muy original. El gran desarrollo alcanzado por la agricultura andina se debía a la extraordinaria afición de los aborígenes por el cultivo de la tierra. Los españoles maravillados por esta afición, observaron que incluso los que tenían oficios artesanales interrumpían sus trabajos para acudir a las sementeras, y llegado el tiempo, se dedicaban por entero al cultivo agrícola.

Habiendo sido los habitantes andinos casi totalmente vegetarianos, y en especial granívoros, su preocupación dominante fue la domesticación de gramíneas, tubérculos, y otras especies nativas, así como su cultivo, mejoramiento, recolección, y almacenamiento. En el transcurso de 20.000 años el andino no sólo fijó las características de plantas como el maíz, papa, quinua y setenta variedades más, sino que dio feliz solución a problemas agrológicos e hidráulicos mediante ingeniosos sistemas de cultivo, fertilización y riego. Por ello, no se puede ignorar que muchas de las acequias y canales en actual servicio en varias regiones de Bolivia sean anteriores a la Conquista.

En este contexto histórico, el admirable sistema de canales y acequias aún en servicio en sitios de agricultura intensiva como la amplia cuenca del río Arque, con una extensión cercana a los 2000 Km2, particularmente en los espacios cultivables de piedemonte, en las afluencias del Sopo Mayu, Sayari Mayu, Jankho Khala, y otras 500 quebradas que concurren en la corriente principal, demuestran el conocimiento práctico del régimen de descarga del río Arque y la mejor forma de utilizar sus aguas. Situación que fue aprovechada prontamente por los conquistadores y encomenderos españoles para fomentar las plantaciones de cereales e instalar una larga serie de molinos harineros hidráulicos, cuya tecnología primigenia se remonta al Asia Menor y fue transmitida a Europa por romanos y mozárabes.

Historia de los molinos harineros de la cuenca del río Arque. Estimamos que los tiempos en que se construyeron los primeros molinos hidráulicos harineros en la cuenca del río Arque fueron anteriores al 06 de marzo de 1553, cuando se registra fehacientemente una reunión de Lorenzo de Aldana con Martín de Almendras en Capinota, a la sazón importante pueblo de su encomienda. Los afanes de Aldana se encaminaban ese entonces a una rebelión general de los encomenderos charqueños para resistir a las disposiciones del virrey La Gasca en sentido de limitar el servicio de los indios.

Ese 1553 Aldana tenía 45 años, y fallecería 15 años después, dejando antes, sin embargo, una expresa constancia en la ciudad de Los Reyes, el 15 de noviembre de 1557, mediante una “Carta de Restitución”, una importante donación para los indios de su encomienda consistente en ovejas, ganado bovino, dos solares con edificios, y el “molino de pan moler de Sicaya”, por el hecho de “no haberles dado doctrina y otras causas”.

De estos datos se infiere que la serie de molinos que se erigieron en el corredor principal de la cuenca del río Arque (de un largo aproximado de 77 Km) fue construida antes del año 1600, y funcionaron por más de 400 años, como son los casos concretos de los molinos de la población homónima Arque, de Sicaya, Irpa Irpa, Capinota, Sarcocucho, y otros entre Colcha y Cona Cona, ubicados en las riberas del río hasta la década del 1970.

La construcción de molinos harineros de rueda hidráulica horizontal en la cuenca del río Arque, constituye un factor de producción de indiscutible importancia y amplia utilización para la subsistencia de habitantes de estas comarcas y de los asientos mineros nacionales. Su tecnología esencial proviene de la antigüedad (Vitrubio, siglo I a. D.), y su difusión en América proviene del medioevo español con ingredientes romanos, visigodos, y árabes.

El uso de la fuerza hidráulica parte siempre de una misma base conceptual extendida extraordinariamente desde el medioevo: la aplicación de una fuerza giratoria sobre el curso del agua a partir de la cual la energía se transmite a las piedras o “muelas” encargadas de moler el cereal. El despiece del más sencillo molino de eje vertical comprende palas en contacto con el agua, las muelas de piedra donde propiamente se hace la molienda, las piezas de engarce, y la “tramoya” o tolva que es la caja en la que se deposita el grano para caer en la muela.

La fotografía de la parte posterior de los molinos de Irpa Irpa muestra su absoluto abandono y descuido

La fotografía de la parte posterior de los molinos de Irpa Irpa muestra su absoluto abandono y descuido

Una complicada descripción de las partes de los molinos hidráulicos, que cuenta con una vasta terminología árabe/española, podría ser motivo de un nuevo artículo de molinería o molinología, a elaborarse esencialmente con miras de recuperar importantes partes de los molinos, en el intento ideal de conservar en un museo la memoria histórica de la región, o por lo menos, la de Capinota y sus campiñas, conocida desde tiempos remotos como la comarca más importante de la cuenca.

Entorno de la unidad denominada “Molino”. El molino era una unidad de producción con una serie de elementos que completaban la actividad principal. Todos ellos presentan en sus inmediaciones huertos, pequeñas áreas de pasto, corrales para las recuas de mulas, asnos o llamas que cargaban los productos del harineo, etc. Cuando se enajenaban estas unidades se especificaba con frecuencia precisando el molino con su soto, huerto, cespedera, pedrera, y demás complementos.

Aunque los componentes claves de la tecnología hidráulica de la molienda forman unidad, los documentos mencionan muchas veces la existencia de varias “paradas” dispuestas a lo largo de la corriente dentro de un mismo conjunto. Todo ello para elevar la rentabilidad de la fuente de energía, y en el cuidado de que dicho aprovechamiento del agua no lleve también a competencias con la agricultura de regadío, una limitación en el caso capinoteño que generó toda clase de choques y pleitos.

Denuncias sobre el estado actual de los molinos. A modo de conclusión, en esta oportunidad deseamos denunciar la grave situación en que se encuentra nuestro patrimonio hidráulico, principalmente el representado por sus molinos, acequias, canales y otros componentes, que están siendo derruidos sin respetar su valor cultural, histórico y etnográfico, y que representan, sin duda, un bien cultural vinculado a nuestros pueblos, que son fundamentales para la comprensión de lo que fue la vida cotidiana de nuestros antepasados. Esta clase de monumentos han sido declarados como Bienes de Interés Cultural en la mayor parte de las naciones del mundo, y son respetados.

Agradeceremos la difusión de estas ideas, pues entendemos que la cultura es un asunto a defender por parte de todos los que formamos la sociedad actual. Nuestros ríos están siendo castigados en los últimos tiempos por el caótico desarrollo urbanístico e industrial de las ciudades y la degradación generalizada de los espacios rurales.

El desconocimiento es el peor enemigo que tenemos. Necesitamos inventariar y catalogar nuestros ríos a efectos de conocer y proteger el patrimonio edificado y natural. Debemos conocer el valor de cada una de las construcciones para asignarles algún tipo de protección. Imaginarnos un retroceso a los siglos pasados, cuando aún existía una mayor armonía entre el hombre y los territorios fluviales, acequias, canales y… los molinos, que ya estaban integrados en esos paisajes. Todo un idílico paisaje en un entorno equilibrado.

Comments (4) »