Archive for diciembre, 2011

Los Kjarkas y la tierra profunda

Por: Edgar Claure Paz

Los Kjarkas, que cumplen 40 años de vida, en su última actuación en Capinota

La música no es solo la impresión estética provocada por la belleza de sus armonías sino un camino, un motivo para los más diversos sentimientos. A veces es el reencuentro con los recuerdos ocultos en las profundidades de nuestro subconsciente y con la dulzura bucólica cuyo sabor hemos olvidado en medio del tráfago a que nos obliga la necesidad de sobrevivir y de mantenerse vigente en una sociedad donde, cada vez más, los sentimientos valen menos.

La música, cualquiera que sea su ritmo, o su origen, o la edad, tiene la virtud de renovar en nosotros la capacidad de conmoverse y de recuperar el amor a la tierra profunda ‑la que abandonamos llenos de sueños ‑ y de volverla a compartir; es detenerse en la comunión con un pasado sin retorno salvo por la música y la poesía melancólica de las letras de las lugareñas canciones. 

Recuperar la alegría y volver, paso a paso en el tiempo, a descubrir el color del viento y de la luz del atardecer valluno: todo eso es posible cuando se está con los Kjarkas, esos alegres virtuosos que conquistan multitudes y les llevan de la mano a conocer su tierra, a hablar su idioma natal, a tomar la chicha de nuestros abuelos, a soñar bajo los sauces llorones en la orilla de sus arroyos y a entender la intención de su nombre quechua que dice que Kjarka es temblor, es miedo, es doblegarse estremecido ante la fuerza del viento. También es emoción, es el escalofrío que se siente ante el recuerdo hualaycho de quien se pasa la vida cantando como jilguero enamorado del valle de Capinota.

Los Kjarkas viajan por el mundo publicando sus amores ante las montañas de todas partes del mundo, recorren sus valles para ver si entre sus maizales se oye ‑como en su llajta‑ el canto de la niña de trenzas negras, aquella que nos producía el extraño temblor del primer amor.

Ellos han hecho suya la esperanza de su gente y le cantan cada vez que sienten la sangre caliente que sube quemando sus gargantas, despierto el indio profundo ‑aquel que lanza gritos de guerra ‑, flameando su poncho como bandera de libertad. También nos cantan a los que abandonamos el valle, que parece recordar al hijo (uno, todos), que “llorando se fue y le dejó solo sin su amor”. Y es tan fuerte su intensión que todo un mundo canta y baila con ellos, cautivados por sus canciones. 

Catorce discos o mas son la evidencia de su fecunda peregrinación y de su definitiva identificación con esta patria a la que vuelven con infantil fruición después de cada éxito (cada vez más frecuente) para compartirlo con sus hermanos y amigos, con la modestia de siempre, para mimar a su madre que aun no entiende tanta alharaca por sus canciones y para seguir creciendo en el camino que han trazado para quienes quieran seguirles.

Este es un homenaje para ellos: lo merecen con creces.

Anuncios

Comments (3) »

Interesante Feria de la Salud en la plaza principal de Capinota

Puesto de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia donde se enseña y reparte material de defensa de los derechos humanos de estos grupos poblacionales

El domingo 13 de noviembre se llevó a cabo una interesante Feria de la Salud en la Plaza de Capinota, que por la diversidad de participantes podría llamarse más propiamente Feria de la Salud y el Desarrollo. Evidentemente, estuvieron presentes instituciones que promueven la salud en sentido amplio, más allá de las actividades curativas. Estuvieron instituciones de promoción social, económica y cultural, a la par de las instituciones médicas o de salud propiamente dichas.

Nos llamó la atención la presencia de la Escuela Técnica Vocacional del Colegio Jaime Méndez de Irpa Irpa, con un stand repleto de manualidades, que expresan la rica producción de los alumnos de ese centro. De la misma manera estuvo la Comunidad Cultural de Capinota (CCC) enseñando sus proyectos y las acciones que realiza en el momento; entre sus proyectos resalta la defensa y la rehabilitación de los antiguos molinos de agua, tanto en Capinota como en Irpa Irpa, que tal vez son las últimas reliquias históricas arquitectónicas de estas localidades.

También resultó atrayente el puesto de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia que, como oficina, es una novedad en el pueblo. Su principal misión es la defensa de los derechos humanos de estos grupos etáreos, siendo inicialmente el más importante el derecho a la identidad. Todo niño, dicen, tiene derecho a tener un nombre, dos apellidos, nacionalidad, cultura y la libertad de expresar quienes son. En este caso la labor de UNICEF se manifiesta a través de su alianza con el Tribunal Supremo Electoral y el Registro Civil, de los cuales depende esta oficina.

Técnico del proyecto AECI - Medicus Mundi difunde el contenido de sus programas educativos

En el mismo orden de cosas, se encontraba el stand de la recién organizada Asociación de Personas con Discapacidad, que comienza a manifestarse por la actividad de sus socios y de las instituciones que la promueven: el Gobierno español a través de su agencia la AECID (Agencia Española para la Cooperación Internacional para el Desarrollo),  Medicus Mundi y el Gobierno Municipal. El camino que le queda a esta asociación es largo, pero tiene un buen comienzo, principalmente porque organiza a los propios discapacitados.

En Capinota se expanden también las instituciones financieras de desarrollo como el FIE, PRODEM y FUBODE, cuyo stand resultó atrayente y esclarecedor de su misión y objetivos. De esta manera aprendimos que FUBODE (Fundación Boliviana para el Desarrollo) es una organización privada sin fines de lucro, que promueve el desarrollo transformador y sostenible, con valores cristianos, a través de sus servicios financieros y de capacitación, dirigidos a las familias y comunidades del lugar. Su accionar es a través del otorgamiento de microcréditos individuales y grupales, destinados a impulsar emprendimientos productivos o de vivienda.

Alumnas capinoteñas de la Licenciatura de Enfermeria Desconcentrada de la UMSS en su estand donde imparten sus conocimientos

Finalmente vimos con agrado los puestos de los principales centros de salud del municipio, principalmente el puesto del Hospital Municipal José de la Reza y de los Centros de Salud de Irpa Irpa y Apillapampa, donde se mostraban sus principales programas de salud pública: Chagas, tuberculosis, desnutrición, venéreas, diarreas, respiratorias (IRAS) y enfermedades crónicas no transmisibles; en algunos de los casos se tomaban muestras y se realizaban pruebas o exámenes de laboratorio.

En este sentido se notaba la presencia activa de algunas escuelas de enfermería, como es el caso de la conocida escuela Elizabeth Seton, de la Universidad Católica de Cochabamba. Sin embargo, nos llenó de orgullo ver la actuación de nuestras propias estudiantes, componentes de los dos cursos de enfermería de la Licenciatura Desconcentrada de la UMSS, que funciona desde hace dos años en Capinota, constituyéndose, probablemente, en el mayor aporte a la educación de los jóvenes capinoteños en la última década.

El proyecto de AECID y Medicus Mundi, destinado a organizar a la comunidad para el mejoramiento de su salud a través de los comités locales de salud, como puntales del modelo SAFCI de salud, que el Gobierno impulsa como elemento fundamental de su enfoque de salud comunitaria e intercultural, tuvo un interesante y movido stand donde se comunicaban todos sus objetivos de atención primaria. Sobre ellos volveremos en algún momento, principalmente los relacionados con sus proyectos estrella: desnutrición cero, Nutribebé, y el Bono Juana Azurduy, destinado a mejorar la salud y la nutrición de las mujeres embarazadas y de los niños menores de dos años.

¡Buen domingo de salud y de desarrollo que debe repetirse y apoyarse con más decisión y recursos, mejor si se utilizan los recursos que se destinan a las ferias donde se promueve borracheras y alcohol!

Leave a comment »

En Capinota producen semillas de hortalizas para todo el país

Plantas de semillas de zanahoria en etapa de floración en parcelas ubicadas en la zona de Playa Ancha. - Daniel James, Los Tiempos

Por A. D. Hans Soria O. – Los Tiempos – 4/12/2011

Con la producción de 9.400 kilogramos de semillas de hortalizas durante la campaña agrícola 2010-2011, 2 mil kilos más que la anterior campaña, el municipio de Capinota fue declarado recientemente “Primer Productor Nacional de Semillas Certificadas” de cebolla, remolacha, lechuga, pimentón, rábano, zanahoria, zapallo, ajo y repollo.

Apenas un 20 por ciento de toda la producción debidamente certificada fue comercializada entre pequeños productores del departamento de Cochabamba y el 80 por ciento fue destinado a los valles de los departamentos de La Paz, Santa Cruz, Tarija, Potosí y Chuquisaca, dijo Ángel Carrillo, técnico del estatal Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) y del Centro Nacional de Producción de Semillas de Hortalizas (Cnpsh) ubicados en la localidad de Playa Ancha, del municipio de Capinota.

“La declaratoria de primer productor de semillas de hortalizas de Cochabamba y el país es un reconocimiento a todas las familias campesinas que desde hace 20 a 25 años, en algunos casos, se dedican esta actividad, pero también es una gran responsabilidad porque tenemos que implementar una política de fomento permanente al sector “, indicó el alcalde de Capinota, Sinforiano Paniagua. 

Explicó que el municipio, situado entre montañas y fértiles valles, distante a 66 kilómetros al oeste de Cochabamba reúne ciertas cualidades como la temperatura media anual de 17 grados centígrados, la calidad de sus aguas, la salinidad y fertilidad de sus suelos y lluvias de 500 milímetros por año para la producción agrícola intensiva no solamente las hortalizas y legumbres que requiere la canasta familiar, sino de una variedad de tubérculos.

Proyección

Con el objetivo de consolidar su posición como primer productor nacional de hortalizas, el municipio de Capinota, en alianza con el Iniaf y el Cnpsh, proyecta producir 12.530 kilogramos de semillas en la campaña agrícola 2011-2012 (3 mil kilos más) en 237.700 metros cuadrados de superficie sembrada entre julio y agosto de este año en parcelas propias y de los centros de investigación en Playa Ancha.

En parcelas del Cnpsh se logró sembrar alrededor de 46.700 metros cuadrados de cebolla mizqueña, remolacha roja, lechuga crespa, pimentón keistone, rábano cordeco, zanahoria montenegro y zapallo quintalero para cosechar alrededor de 2.930 kilogramos de semillas debidamente certificadas.

Lee el resto de esta entrada »

Comments (1) »