Pandillas asolan en Capinota

17426283_1327949623918015_8576981173027677807_n

Multitudinaria manifestación pidiendo seguridad y combate a las pandillas en Capinota

El fenómeno del pandillerismo se percibe en Capinota cada vez con más fuerza y peligro. Como hongos surgen grupos juveniles que asolan los diferentes y, otrora pacíficos barrios del pueblo. Las pandillas se tornan cada vez más peligrosas porque no se contentan con afincarse y atemorizar en sus zonas de dominio, sino que amenazan a los pobladores y se involucran en múltiples acciones de violencia y delincuencia, sembrando la inseguridad entre los habitantes del valle, conformado en su mayoría por campesinos y trabajadores tranquilos.

Lejos están los días en que se podía dejar objetos, vehículos o casas abiertas. La gente comienza a tomar sus recaudos para asegurar sus bienes. Múltiples denuncias surgen de acciones delincuenciales. Robos, venta de vehículos robados, peleas callejeras, borracheras campales, uso de armas, narcotráfico y hasta intentos de secuestro.

En días pasados surgió la denuncia de intento de secuestro de adolescentes y niñas de escuela, probablemente en relación con tráfico o trata de personas, lo que motivó el apresamiento de un grupo de pandilleros y la movilización de la población para evitar su liberación o traslado.

Ante la falta de respuesta de las autoridades municipales y policiales, finalmente, el 24 de marzo se organizó una multitudinaria manifestación pidiendo mayor intervención policial, más justicia y más seguridad. Se buscó una mayor decisión del Alcalde, Martín Jora, con el fin de asegurarse un plan y una acción más decidida en contra de las pandillas. Se escucharon voces, pero aparentemente no hubo una clara y contundente participación de la autoridad edil. Sin embargo, el desafío está lanzado y el pueblo saturado de tantea inseguridad e impotencia. En cualquier momento podría saltar el conflicto y las gentes podrían asumir la justicia en mano propia, como ya ha sucedido en varias ocasiones.

Las autoridades deben intervenir de manera planificada y propositiva, no solamente reaccionando ante ciertos hechos muy evidentes. Proponemos, desde estas líneas, que las pandillas y sus componentes sean registrados y, en su defecto, prontuariados, tal como se ha hecho de manera exitosa en algunas ciudades del continente. Ante cualquier acción violenta o que contravenga la tranquilidad de la población, los pandilleros o los faltantes a la ley, deben ser encerrados, registrados, fotografiados y, según el tamaño de la falta, prontuariados. No esperar a que las faltas sean mayores. Por otra parte se debe dar opción a que la misma población identifique e informe sobre la existencia de grupos pandilleros y sus miembros. Todos estos grupos de mal entretenidos deben ser detalladamente identificados, numerados y su organización bien conocida por la policía, las autoridades responsables y la población en su conjunto, para actuar en consecuencia.

Sólo con acciones decididas y bien dirigidas podremos parar este flagelo cada vez más preocupante. No esperemos que las pandillas crezcan ni que nos atemoricen. Es importante la organización y participación de la comunidad en su conjunto.

Leave a comment »

Prisioneros paraguayos del Chaco, en Cucuni

5_c_5_tiempssssss

La Hacienda de Cucuni que fue propiedad de Vitaliano Ledezma Guzmán, coronel del Ejército boliviano nacido en Irpa Irpa. | Los Tiempos

 

Diego Alfonso Rojas Castro*

Publicado en Los Tiempos, el 13/03/2017

Durante la Guerra del Chaco la mayoría de las poblaciones de Bolivia, por no decir todas, dieron una “cuota de sangre” enviando a sus hijos al frente de batalla. Y no solo eso, también aportaron desde retaguardia enviando suministros y víveres.

Algunas incluso recibieron en campos de confinamiento a prisioneros paraguayos capturados en las distintas batallas de la guerra. Una población que hizo las tres cosas a la vez es Irpa Irpa, municipio que forma parte de la provincia de Capinota, ubicado a 67 km de Cochabamba.

Hoy en día, Irpa Irpa es conocida por la producción de cemento a cargo de la Cooperativa Boliviana de Cemento (Coboce) gracias a las canteras que se encuentran en el lugar, pero la población tiene una historia íntimamente ligada a la Guerra del Chaco que es importante recordar y tener presente.

En esta población se encuentra un hermoso paisaje llamado Valle de Cucuni, considerado “Patrimonio Histórico y Cultural de Bolivia”, ya que ahí se encuentra la Hacienda de Cucuni que fue propiedad de Vitaliano Ledezma Guzmán, coronel del Ejército boliviano nacido en Irpa Irpa. Era un hombre alto, robusto, de tez blanca, de pocas palabras y que tenía a varios perros por compañía.

Este coronel habiendo acabado de conseguir su jubilación después de una brillante carrera como agregado militar en las embajadas de Brasil, España, Francia, Alemania, y pese a haber estado en muchos lugares del mundo, prefirió volver a su tierra natal e invertir los ahorros de toda su vida en la adjudicación de los molinos y terrenos pertenecientes a esta hacienda.

Declarado benemérito de la Guerra del Acre y del Chaco (a la cual asistió estando ya jubilado), a su vuelta del “infierno verde”, trajo consigo 50 prisioneros paraguayos, a quienes se les atribuye la construcción de esta hacienda a cargo de la dirección del citado oficial.

En aquel tiempo, la Hacienda de Cucuni era la residencia más acomodada del pueblo, se destacan palmeras, una caballeriza y el molino de agua conocido como “El molino de Cucuni”, construido en la época de la Colonia y restaurado en la época republicana. El sonido del agua llama la atención y guía su origen. Se trata de una acequia que atraviesa la hacienda y alimenta el molino cuya piedra —destinada al molino de los granos— se encuentra ahora fuera de las ruinas, en completo abandono.

Ahora se pueden ver los restos de las tejas caídas junto a cañahuecas y pajas sobre los molinos que se utilizaban para la transformación del grano en harina con la fuerza del agua. Las paredes de adobe están remojadas por el agua y el ingreso a este espacio es casi imposible por el lodo acumulado. Su visibilidad, desde el camino, se complica por la maleza que ha crecido y la falta de limpieza.

Conforme al diseño típico de estos molinos (que aún se ven en Arani y otras zonas del valle cochabambino, así como en los valles de Cairoma en La Paz), en el sótano del molino se ubicaba parte del sistema de engranes que permitía hacer girar las muelas y los colectores de harina, que se usaban también para almacenar el grano.

Los prisioneros en su confinamiento, trabajaban en la hacienda de herreros, albañiles, carpinteros, y también en la agricultura y en el molino, cultivando verduras y hortalizas para el aprovisionamiento de tropas bolivianas en el campo de batalla.

Como ya se dijo, en este valle se instaló además un molino de impulsión hidráulica, “Harina La Flor”, donde llegaba todo el grano de Quillacollo para después ser transportado en tren. El ferrocarril salía desde la Estación de Irpa Irpa hasta Potosí (presumiblemente rumbo a Uyuni). Posteriormente, la carga era llevada en mulas y burros hasta el escenario bélico. A la fecha, la Estación de Irpa Irpa que fuera el centro de desarrollo del pueblo, se halla también abandonada y convertida en tiendas de abasto.

En el mismo estado se encuentra hoy en día la hacienda, abandonada y en ruinas aunque, afortunadamente, todavía está en pie. Según Camacho Guzmán, los ancianos del lugar no pueden precisar el lugar donde estuvieron alojados los prisioneros, ya que no se habría encontrado un ambiente con capacidad de albergar tal cantidad de cautivos.

El investigador y autor Rodrigo Rosa, cuenta que en una visita realizada a Irpa Irpa en 1999, un anciano que solía tomar sol en la plaza contó que los prisioneros dormían en una precaria construcción de adobes con techo de paja reforzada con viejas lonas de carpa, que estaba contigua o muy próxima al molino, y que se había levantado exprofeso para tal fin.

El anciano contó también que los mismos prisioneros habían ayudado a edificarla y que dormían en jergones o “payasas”. A decir del anciano, dicha construcción habría desaparecido hacia 1943, tras haber sido despojada de su techo por la repatriación de los prisioneros. Sin embargo, Donata Salazar, la más anciana de la zona de Cucuni, cuenta que los prisioneros dormían en el sótano de la construcción principal, ambiente completamente inhabilitado por el paso de los años. Eran parte de la comunidad y andaban siempre de buen humor, recuerdan los ancianos. Cinco paraguayos que murieron por enfermedades fueron enterrados en el cementerio de Capinota.

En una visita realizada al lugar, el domingo 27 de noviembre de 2016, vimos que lo que era antes el sótano de la construcción, a fuerza de anegarse una y otra vez por las lluvias, hoy se encuentra colmado de tierra lama. No es descabellado pensar que esta construcción haya podido servir para alojar a los prisioneros, eso sí, en completo estado de hacinamiento, con literas de apenas 30 o 40 cm de ancho y varios niveles uno encima de otro, de modo que una vez acostado, la litera de nivel superior quedaba prácticamente en la cara del prisionero.

Con estrechos espacios con lo justo para circular por el sótano entre las literas, fácilmente podrían haber entrado los 50 prisioneros que la memoria histórica del pueblo recuerda haber tenido confinados durante la guerra.

Un detalle tal vez de poca importancia pero que llamó la atención del que escribe esta nota, radica en que en una visita a Paraguay, causaba segundos de confusión en los bolivianos la forma de dar indicaciones que tienen allá: “vaya derecho” para ir recto por la ruta. El primer impulso de los bolivianos era girar a la derecha hasta comprender al instante que había que continuar recto.

En la visita realizada a Irpa Irpa uno de los pobladores usó la misma frase para indicarnos la ubicación de los Molinos de Cucuni —vaya derecho— ¿casualidad o una forma del lenguaje que permanece hasta hoy por influencia de los prisioneros paraguayos del tiempo en que estuvieron allí?

Es una pena ver que este lugar con tanta historia quede abandonado y en el olvido. Se podría habilitar la construcción principal donde estuvieron los prisioneros como museo. Conseguir fotografías (que seguro que las hay) de los prisioneros en la Hacienda en sus trabajos de agricultura en lo que una vez fue su campo de confinamiento, poner las listas de nombres de los prisioneros que estuvieron en el pueblo durante el tiempo que duró su cautiverio.

¡Basta de desidia e indiferencia para con la historia de la Guerra del Chaco!

* El autor es ingeniero perito en informática forense.

Comments (1) »

Fortunato Montaño, un capinoteño cineasta en Europa

235826_600

Fortunato Montaño durante una filmación

Por: Ulises Cabrera | 13/02/2017 | Ed. Imp. Periódico Opinión

 

“Urban Street” (Calle Urbana) es el título del largometraje que ha producido el capinoteño Fortunato Montaño Véliz. El filme se basa en la novela de Marcelo Zambrano, publicado en 2012.

“Es la primera película que hicimos bajo la dirección de Zambrano y tiene gran aceptación. Tras concluir la producción ahora nos estamos moviendo para presentarla en más lugares de España y en Latinoamérica”, expresó.

Montaño ayudó en la dirección del filme. La película de acción y ficción que dura 92 minutos cuenta la compleja historia de tres jóvenes amigos que se conocen desde niños, hijos de emigrantes casados con catalanes (España). Narra su lucha por ser aceptados en una sociedad donde las calles muestran su lado más oscuro.

150 personas formaron parte del equipo de producción y actores, entre ellas el reconocido actor español Antonio Ruis Mulero, el cantante ecuatoriano René Tigreros, más conocido como “El guay”, entre otros.

A días del estreno, Montaño recibió una llamada del Consulado de Bolivia. Se trató de Brian Miguel Loza Molian, quien lo felicitó por su participación en el filme. “No solo me llamó, sino vino al estreno en Barcelona, vio la peli y nos sacamos unas cuántas fotos. Me gustó el apoyo del cónsul, me motivó”.

El largometraje, que también participó en Los Premios Gaudí o Premios de la Academia de Cine Catalán, fue estrenado en salas de cine de Hospitalet (Barcelona), en Cine Estudio (Madrid) y en Tomás Luis de Victoria (Ávila). Montaño aseguró también que se presentó en Ecuador y otros países y se prevé en los próximos meses en Bolivia.

PROYECTO EN BOLIVIA: Después de esta experiencia “Urban Street”, Montaño afirma que este año realizará una película en Bolivia con una temática social bajo el género de acción y ficción.

“Ya tengo la historia armada solo me falta pulir detalles. Cuando llegue a Cocha (Cochabamba), voy a organizar un equipo para realizar este proyecto que desde hace tiempo se ha convertido en mi sueño”.

TRAYECTORIA Antes de 2006, año en el que migró a España, Montaño trabajó en el canal de televisión “Captel 10TV” de Capinota, en la manipulación de cámaras. Cuenta que desde pequeño le apasionaba el mundo del audiovisual.

A la vez, formó parte del equipo fotográfico de un foto estudio llamado “Hammer”, ubicado en plena esquina de la plaza principal de la provincia. “Me cancheaba los fines de semana en matriquis (matrimonios), 15 años, eventos privados y otros. Nos iba bien nomás”.

Para 2005, realizó su servicio militar ausentándose de su casa durante todo un año. Cuenta que esa etapa le sirvió para repensar sobre las decisiones que tomaría a futuro.

A inicios de 2006, a punto de ingresar a la carrera de ingeniería electromecánica en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), de Cochabamba, tomó la decisión drástica de viajar a España. Su hermano mayor ya estaba residiendo en España y Fortunato viajó a conocer el país europeo. Aprovechó para quedarse, trabajar y ganar unos “pesos”. Los primeros meses trabajó de electricista: “Era bien pesado el laburo, admiro mucho a los bolivianos que viven allá y trabajan muy duro para mantener a sus familias. Más bien todavía soy soltero”.

Viendo sus capacidades en el área de producción audiovisual, buscó trabajo en canales de televisión. De todas las puertas a las que tocó, una fue la que le brindó la oportunidad. Se trató del canal 60 Sant Josep TV, donde por dos años fue operador de cámaras y encargado de la edición. Montaño, ambicioso por superar sus conocimientos, vio la necesidad de estudiar una carrera. Durante los años trabajados, ahorró un monto de dinero para poder pagar sus estudios en la universidad.

La película disponible en Latinoamérica: En su cuenta de Facebook, Montaño señala que la película Urban Street está disponible en Ecuador, Perú, Chile, México, Bolivia, Colombia, Uruguay, Paraguay, Argentina, Brasil, Venezuela y Argentina. También en los países de Centro y Norte América.

El cineasta: Fortunato Montaño Véliz nació en la provincia Capinota,de Cochabamba.

Le apasiona la filmación: En la provincia realizaba trabajos de filmación de fiestas como matrimonios, cumpleaños y quinceaños.

En la primera oportunidad que tuvo, cuando viajó a España, ocupó su tiempo en prepararse para la dirección cinematográfica y sus estudios aún no han acabado. Reside en Barcelona.

Sus estudios en cinematografía: Fortunato Montaño Véliz estudió Cinematografía en la especialidad de dirección en la Escuela de Cine Bandé á Part en Barcelona. En 2014, concluyó sus estudios y decidió abrir su propia productora denominada Montaño Films, donde ha realizado cientos de cortometrajes y decenas de videoclips para artistas latinos.

En su cuenta de facebook envía mensajes de reflexión como: “Lo más importante es ser uno mismo en la vida, no hacer daño a nadie”.

Trabajó como director de marketing en Televisión de San Joset Canal 60. Actualmente estudia inglés en la Universitat de Barcelona.

Leave a comment »

Jesús Céspedes, pintor capinoteño que brilla en Oruro

cespedes2

Jesús Céspedes en su estudio de Capinota, donde encuentra tranquilidad, luz y la inspiración para su obra pictórica.

Jesús Céspedes Mérida es un reconocido vecino, de tradicional familia capinoteña, que pasa buena parte del año en su pueblo, combinando su trabajo con estadías en su querida Oruro, donde ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional. Desde joven se ha dedicado a la serigrafía, arte con el que ha desarrollado y pulido su afición por el dibujo. Es sin duda un buen dibujante, lo que le otorga una notable ventaja para desarrollar su arte pictórico.

En este arte se enroló un poco tarde; de lleno se comienza a calificar como pintor de tiempo completo alrededor del año 2000, convirtiendo la pintura como su actividad principal. Desde entonces se ha dado enteramente a su oficio, no solo como actividad personal, sino como actividad gremial, puesto que además es un reconocido promotor del arte pictórico en Oruro. Ha sido varias veces Presidente de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos (ABAP) filial  Oruro.

En ambos espacios su actividad ha sido ampliamente reconocida, tanto es así que en el último Día del Pintor, el 18 de octubre pasado, se ha organizado un concurso departamental de pintura que lleva su nombre, como un justo homenaje de la ABAP a la trayectoria de Jesús.

Como pintor tiene una gran producción. Ha presentado más de 20 exposiciones individuales y más de 80 exposiciones colectivas, en el país y en el extranjero. Las ha presentado en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, Sucre, Potosí, Uyuni, Villazón, Puna, Capinota, y, en el extranjero,  en Jujuy y Tilcara (Argentina) y Calama (Chile).

Ha recibido reconocimientos por su aporte pictórico y por su calidad como pintor. Tal vez el más significativo y honroso es el premio que recibió en el año 2009 como el “Pintor del Año” por el Programa Pueblo y Arte y la ABAP Oruro. También ha recibido menciones honrosas por parte de la UTO, la Alcaldía Municipal de Oruro y la Cámara de Diputados; de esta última en dos ocasiones, una vez fue condecorado con Medalla al Mérito (2013-2014) y, otra, recibió un reconocimiento por Servicios Prestados al Estado Boliviano.

cespedes1

Motivos indigenistas predominan en su fino pastel

Su estilo ha ido cimentándose con los años, pasando por probar diferentes técnicas hasta encontrarse más a sus anchas con la técnica del pastel, con la que expresa mejor sus motivos indigenistas, donde priman los rostros enjutos y severos del habitante del altiplano, en un entorno monocromático donde predominan los colores ocres y oscuros. Por sus rasgos, sus retratos tienen una cierta aproximación e influencia del reconocido pintor potosino Cecilio Guzmán de Rojas.

 

Sin lugar a dudas, Jesús Céspedes es un motivo de orgullo para el incipiente mundo artístico capinoteño, donde brilla con luces propias y donde pretende desarrollar algunos proyectos de importancia. En el momento de la entrevista se hallaba bosquejando un mural de grandes dimensiones, para el que buscaba algún espacio público y llamativo del pueblo. Esperamos que a estas alturas haya ubicado el muro que será decorado con su precioso pincel, para que perdure como un recuerdo de valor para las futuras generaciones. Esperamos, también, que las actuales autoridades sepan ponderar su aporte a la cultura  del pueblo  y le den el apoyo mínimo que necesita para este y sus futuros proyectos, que sin duda serán exitosos.

Comments (1) »

Alcaldía termina su trabajo de talado de árboles

Eucaliptos Alcaldia.jpg

Carta transaccional entre dirigentes de Buen Retiro y de Sarcobamba para llevarse los árboles cortados

Tal como lo dijimos en nuestro artículo previo titulado “Alcaldía atenta contra la Pachamama, promueve la deforestación del valle de Capinota” y pese a haber levantado la protesta de los vecinos, la Alcaldía de Capinota procedió a terminar su trabajo de talado de árboles, y de deforestación en el último bosquecillo de eucaliptos que existe, próximo a la estación de Buen Retiro. Todo viajero que pasó por el valle de Capinota recuerda el hermoso ingreso a la estación e Buen Retiro, bordeado de enormes eucaliptos que fueron plantados por la compañía ferrocarrilera Railway and Cia. Por lo tanto, su edad se calcula en aproximadamente 100 años.

 

De repente y sin ningún aviso previo, dirigentes de Sarcobamba procedieron a cortar tres gigantescos eucaliptos, con permiso firmado por Juan Guarachi, Jefe de la Unidad Especial de Protección de los Derechos de la Madre Tierra (sic), que a sus vez pertenece a la pomposa Dirección de Desarrollo Productivo y Medio Ambiente de la Alcaldía. Los árboles, según la autorización, serían para construir puentes en la rinconada de Sarcobamba.

eucaliptos-alcaldia

Con equipo pesado la Alcaldía procedió a retirar los árboles talados con su autorización

Como hubo resistencia de los vecinos, que se benefician de la belleza y el frescor de este bosquecillo, esperaron unos días y negociaron su venta por 2.000 Bs con los dirigentes de OTBs de Buen Retiro, que firmaron el documento de venta adjunto. Ellos son: Severino Condori, Presidente del Distrito III; Rosmery Ferrufino, Vocal; Fanny Velásquez y José López, de la Junta Vecinal de Buen Retiro; además de  Macario Paniagua, del Control Social. Por Sarcobamba firmaron la venta Pedro Gutiérrez, como Representante; Juan Carlos Chávez, de su Junta Vecinal.

 

Todo el trámite estuvo propiciado y apadrinado por la Alcaldía Municipal, que además prestó su equipo pesado para levantar y cargar estos gigantescos árboles. Se brindó con un tractor remolcador enorme y dos camiones (ver fotos).

Eucaliptos Alcaldia3.jpg

Los enormes troncos de los árboles caídos serán levantados con la maquinaria pesada de la Alcaldía

Repetimos que, de manera inexorable avanza la deforestación del valle de Capinota, y lo hace bajo la tutela de la Alcaldía Municipal. El poblado va perdiendo su antaño encanto verde y arbolado, para convertirse en una imitación de ciudad, deforestada, donde domina el cemento y construcciones de mal gusto. El loteamiento y urbanización del valle avanza a pasos gigantes. Donde uno ponga la mirada existen intentos de loteamientos y deforestación. Se abren calles y caminos sin ningún criterio estético ni ecológico. El pueblo comienza a hacerse irreconocible.

 

Las autoridades, en connivencia con los transportistas, han puesto su ojo en los terrenos de la ex Railway y avanzan de manera segura en su ocupación y reconversión de sus predios y rieles en caminos carreteros, pese a que en teoría éstos son privados. En ese su intento, el bosquecillo mencionado está entre sus objetivos depredadores, sus árboles caerán junto a todos los arboles añejos que ya han caído. Se podrá hacer algo para salvarlo?. La acción tendría que venir desde fuera, debido a que los dueños y sus responsables, no dicen ni se manifiestan para nada.

Leave a comment »

Crisis estructural del agua en Capinota

Río Arque 2.JPG

Rio Arque en proceso de secarse en época de estío como producto de la deforestación en sus nacientes

Lo que hemos anunciado en artículos previos se ha cumplido al pie de la letra. Capinota sufre de un grave problema de escasez de agua.  Los cortes de agua se han prolongado hasta enero y su duración es de casi seis meses. Esto quiere decir que durante seis meses los capinoteños no tienen la suficiente cantidad de agua para satisfacer sus necesidades más básicas, lo que pinta un panorama absolutamente crítico y desalentador.

El Gobierno nacional ha propalado durante los últimos diez años el derecho al agua potable como uno de los más básicos e importantes, junto a los derechos de la Madre Tierra; anteponiendo estos últimos a los demás derechos humanos. En los hechos la crisis del agua ha enterrado esta retórica, para convertirse en uno de sus más graves problemas en gran número de ciudades. Lo que acontece en Capinota no es, entonces, un fenómeno aislado, sino que responde a un problema mayor con ribetes nacionales y con fuerte base estructural.

Esta crisis del agua responde a carencias estructurales producto de la crisis ambiental, pero, al mismo tiempo responde a una falta y descuido en las políticas públicas gubernamentales y municipales. Pareciera que las autoridades se dieron cuenta de la agudización del problema únicamente cuando la carencia se hizo muy manifiesta. El problema en la ciudad de La Paz explotó cuando ya las represas de agua no tenían una gota de este líquido elemento.

En Capinota el problema es similar, y aunque ya se percibía y se anunciaba, nada se ha hecho por detener la emergencia del problema. Una de las banderas electorales del actual Alcalde fue “Agua para Capinota”, bandera que hasta el momento solo quedó en puro enunciado.

Los cortes de agua se han ido incrementando y en el último mes han tenido una duración de hasta cuatro días. Es decir, cuatro días sin agua, por un medio día de dotación para rellenar los cántaros y depósitos. Esta situación crítica parece no importar al poblador común, que tal vez tenga la costumbre de vivir con poca agua. El malestar mayor se nota, sobre todo, en los sectores con mayor nivel de educación, que son los que mejor perciben el problema y la carencia.

Como van las cosas, la escasez de agua parece que no tendrá solución inmediata. Por el momento las lluvias vienen en auxilio de la población, pero el fenómeno con seguridad se repetirá en el año que comienza. La solución inmediata es conseguir fuentes de agua para paliar el problema. Una vez encontradas, se requerirán estudios, financiamiento y el tendido de un sistema nuevo y complementario al existente. Se dice que la principal y más cercana fuente se encuentra en Apillapampa, donde a su vez los dirigentes del lugar han expresado su negativa a ceder sus aguas para la población de Capinota y sus alrededores.

La solución definitiva y de largo plazo debe ser la generación de políticas integrales de obtención y dotación de agua, y su ahorro respectivo a todo nivel.

Nadie puede creer que un pueblo, antes rico en agua, ahora tenga como su problema prioritario la falta de agua. Cuenta con dos ríos. Uno de ellos completamente contaminado y, el otro, en vías de secarse, por aumento de la deforestación y de consumidores.

Capinota no solo requiere de una fuente complementaria de agua, requiere de políticas públicas integrales que valoren la importancia del agua en cada una de sus facetas. Las montañas producen cada vez menos agua como producto de su desertificación. Se impone un cuidado de las fuentes que generan agua, en un trabajo coordinado, departamental, de largo alcance. De lo contrario, el problema superará rápidamente nuestra falta de visión y perspectiva.

 

 

Leave a comment »

Día de Difuntos en Capinota, reencuentro con nuestros seres queridos

DSC_0021.JPG

Tumbas bien adornadas y alumbradas caracterizan el cementerio del pueblo

Como todos los años asistimos a la fiesta más importante del año, la celebración de la fiesta de los Difuntos. Acudimos puntualmente a la cita en el cementerio. Allí nos reunimos los hermanos y encontramos a amigos y familiares. Todos llevaban flores y velas, además de algún traguito corto para calentar el ambiente. Limpiamos la tumba de nuestro padre y de las abuelas. Les ofrecimos  unas piezas de banda, principalmente a mi padre, que era muy alegre. Unos boleros y la canción de su equipo de futbol, el Aurora. Después dimos una vuelta al cementerio, visitando y saludando a los amigos. Siempre hay gratas sorpresas de gente que llega de lejos o de mucho tiempo a visitar a sus muertos. Todos se esmeran en limpiar y decorar las tumbas. Las  velas brillan y alumbran el camposanto. Hay música, bebidas y reencuentro. Todo en paz y familiaridad.

DSC_0007.JPG

Música de mariachis o de banda para alegrar el reencuentro con las almas

Al día siguiente debemos cumplir con los parientes y amigos que han partido. Pareciera que cada año aumenta el número de fallecidos. No nos pudimos dar abasto con todos. Visitamos a los más conocidos o cercanos. Empezamos con el mast’aku preparado para Don Félix Enríquez, bien provisto y con la participación de varios de sus hijos. Fue prolífico en su larga existencia. Rezamos y nos hicimos acreedores a nuestra ración de masitas y t’anta wawas.

De ahí partimos al pueblo, a rezar por el alma de Freddy Larraín, quien estaba muy visitado y con el apoyo y presencia de todos sus hermanos. Al tiempo la mesa estaba también ofrecida al cuñado, Guido Galleguillos, quien falleció coincidentemente este último año. Bien provista de los platitos y golosinas que ambos apreciaban en vida. Tomamos unos ricos cocteles preparados por el Negrito, quien era el responsable de las bebidas. Encontramos varios amigos, casi todos de la misma generación de Freddy. Abrazos y despedidas.

dsc_0003b

Mesa dedicada a Don Félix Enríquez, en Buen Retiro

Nos fuimos hacia Patay Parte, en el camino visitamos a Don Edilberto Soto, quien preparó una pequeña mesa para  su pariente y paisano arampampeño, Walter Soto, quien fuera prefecto de Oruro. Más que abundancia se  sentía el cariño y las siempre acertadas oraciones de Don Edilberto, el maestro de ceremonias más cotizado en estas ocasiones. Como siempre, hablamos con él de todo, sobre todo de pinturas; el ambiente del salón donde se armó el mast’aku es completamente artístico. Guarda las colecciones del Maestro.

El tiempo avanza y tenemos la obligación de visitar tres mast’akus más. No podíamos fallarle a Juan Romero, tan entusiasta de estas fechas festivas. Con él compartimos varias de ellas en los últimos años. Paradójicamente, ahora nos toca rezar por él. Son los avatares de la vida. Sentimos su alegría, sobre todo al contemplar su foto juvenil.

freddy

Simpática y surtida  la mesa armada para Freddy Larraín

Ya no hay tiempo. Nos dividimos. La mitad a visitar a la familia Barrientos, y la otra mitad a visitar la mesa de Jaime Larraín, quien partió este año, prematuramente. Llegamos unos minutos antes del mediodía. Rezos por su alma y por la de algunos otros parientes. Felizmente no eran muchos. Suelen hacerse listas de 30 o 40 difuntos, y el rezo se hace interminable. A las doce sus hijas, dirigieron la volcada de mesa. La despedida definitiva. Jaime se subía a su morada eterna bien provisto su avío y después de degustar lo que más quería. Buen momento de meditación e integración.

Después, todos a la mesa. El esfuerzo valió la pena. Fuimos premiados con un rico fideos uchú, suculento y bien acompañado de cervezas frías. Una buena charla y a juntar el montón de masitas y golosinas con que nos pagaron los rezos. Volviendo a nuestra rutina nos sentimos aliviados y reconfortados, porque en cada muerto visitado reencontramos a nuestros propios muertos y a nuestras propias familias. Por esto Difuntos es la mejor fiesta del año. Una fiesta de reencuentro.

Comments (1) »