Loteadores invaden bosque de algarrobos en Capinota

Sarcokucho

La deforestación causada para urbanizar el bosque de Lupaqa, Capinota. Luego, la apertura de camino hacia terrenos para asentamientos. | Los Tiempos

Katiuska Vásquez

Nadie detiene el avance de los loteadores en Lupaqa, Capinota. El lugar, un bosque de algarrobos, molles y quebrachos, tiende a desaparecer desde que en 2014 comenzaron los asentamientos sistemáticos en la zona, distante a más de 40 kilómetros de la ciudad y cerca del centro de la población.

El alcalde de Capinota, Martín Jora, dijo que desconoce la denuncia de avasallamiento y se comprometió a pedir un informe a los técnicos del municipio.

En tanto, exdirigentes manifestaron que el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) consintió la toma del predio que originalmente perteneció a la familia Cristy, que abarcaba 200 hectáreas y tiene títulos de 1956.

Antes del avasallamiento, el lugar se caracterizaba por ser un sitio natural y estar cerca del río, pero en 2014 comenzaron las amenazas para urbanizarlo porque presuntamente no cumple con la función económica social.

Los promotores del avasallamiento advirtieron a los dueños que, si no empezaban a hacer algo en esa tierra, “iban a venir los campesinos y tomarla; ahí empezaron un montón de complicaciones alrededor de la tierra y el bosque nativo fue el más afectado”, dijo un poblador. Además, desconocen que son áreas de pastoreo y franjas de seguridad de los ríos, aseveró un grupo de vecinos que desde hace cinco años es testigo del daño ambiental. Pero, además, en la zona se construyeron canchas deportivas y otro tipo de infraestructura.

Si bien la tala de algarrobos y otros árboles en Lupaqa fue mínima a un inicio, a partir de 2006 se intensificó porque los asentados ingresaron con violencia y maquinaria para construir una cancha de fútbol en los terrenos de viñedos y maíz, según los vecinos.

Uno de los grupos que entró al sector se identificó como campesinos de Sarco Cucho y comenzó a “cuadricular el bosque, al punto que ahora ya no se reconoce el lugar”.

Después de cinco años de ingresos a este sector hay unas 100 construcciones precarias, incluso sobre torrenteras y las caídas de agua. Muchas de estas viviendas luego se venden a gente humilde. Los primeros habrían adquirido los terrenos con una cuota inicial de 300 bolivianos.

Los trabajos para talar los algarrobos se realizan primero demarcando el área con un alambrado y luego entra la maquinaria. Además, “le han metido un camino con materiales pesados para hacer la plataforma sobre una torrentera sin que la Alcaldía de Capinota entregue los planos catastrales y de derecho propietario”, contó un vecino.

El bosque de algarrobos es considerado uno de los “pulmones” de Capinota, afectada por la contaminación de una cementera.

Las especies más importantes de este lugar son los algarrobos, molles y quebrachos, que son madera dura. Los asentados aprovechan los troncos para armar casuchas. En tanto, el algarrobo se usaba para alimentar el ganado, pero los asentados lo utilizan como leña.

Los campesinos le echan la culpa a la familia Cristy por la deforestación y dicen que han reforestado con 40 mil pinos, pero no cuidaron las especies nativas.

TIERRAS FISCALES Y OTROS CONFLICTOS

El conflicto por tierras en Sarco Cucho se originó por una resolución del INRA que declaró 258 hectáreas como tierras fiscales. Sin embargo, no tomó las acciones para que el lugar no se urbanice y que se conserve como una zona de pastoreo y bosque. En 2016, unas 100 personas comenzaron a urbanizar.

En Combuyo, Vinto, están en riesgo 54 hectáreas de terrenos dentro del Parque Tunari, debido a que comunarios de Llave Grande intentan asentarse.

En Cercado, el INRA tiene que realizar un nuevo saneamiento de 315 hectáreas declaradas inicialmente tierras fiscales.

En Pucun Pucun en el Parque Tunari, Tiquipaya, las construcciones sobre la cota 2.750 continúan avanzando.

En Tuscapujllo Centro, en el municipio de Sacaba, el año pasado se demolieron 200 viviendas por un conflicto por el derecho propietario y porque se construyeron en una zona agrícola sin autorización de la Alcaldía.

(Publicado en Los Tiempos, el 13/05/2019)

Anuncios

Leave a comment »

Interesante Feria de la Panadería y la Repostería Capinoteña

Feria pan 5

Concurrido puesto de la panadería Susana, que fue presentado de manera impecable

Como anunciado, el domingo 7 de abril se realizó la primera Feria de la Panadería y la Repostería Capinoteña, evento organizado por la Alcaldía Municipal junto con panaderos y reposteros locales. Pese a haberse realizado en el día del peatón, su realización sorprendió por las múltiples iniciativas institucionales, familiares y personales que se dieron cita en la plaza del pueblo. Además, sorprendió porque es una iniciativa que promueve una actividad productiva, el emprendimiento alrededor de la elaboración del más básico de los alimentos: el pan y sus derivados.

Feria pan 2

Bolsos ecológicos de panadería Susana

Pudimos ver la presentación de unos quince puestos, bien presentados, con una variedad de productos de panificación y una naciente repostería que, de verdad nos pone optimistas. Más allá de nuestros clásicos panes vallunos, hechos con harina integral y poca levadura, o nuestras ch’amas con harina cercana al afrecho o combinadas con harina blanca, pudimos apreciar toda suerte de panes, de diferente textura y tamaño. Panes redondos, con queso (sarnitas) o sin queso, o en forma de marraqueta o pan francés. Lo mismo pasó en el arte de la repostería, donde pudimos apreciar los mayores progresos.

Nos llamó la atención el proyecto de los nueve hermanos Vayne, que tuvo una presentación impecable, liderados por su mamá, la ya consagrada Susana, especialista en empanadas, mismas que volaron en tempranas horas de la mañana ferial. Pese a su edad, Doña Susana dirigió personalmente su stand, acompañada de simpáticas azafatas y vendedoras, todas conveniente e higiénicamente presentadas. No olvidemos que la familia Vayne viene de habilidosos artesanos de la sastrería, que no solo confeccionaron llamativos uniformes, sino, también, bolsas de tela con el logo de su empresa, útiles y ecológicos para llevar los panes. Fue uno de los stands más concurridos y presentables.

Feria pan 8

Ricamasita expone sus variados productos que cumplen la función de ayudar a la defensa de los derechos económicos de las mujeres

Otro de los puestos que mereció aplausos es el que lleva la marca Ricamasita, promovido y financiado por instituciones de defensa de los derechos económicos de las mujeres. La iniciativa Ricamasita se ejecuta en el marco del proyecto: “Contribuyendo a la autonomía económica de las mujeres y el desarrollo inclusivo en el Departamento de Cochabamba”, mismo que es ejecutado por el Instituto de Formación Integral Femenina (IFFI), en ligazón con Alianza por la Solidaridad y con el financiamiento de la Generalitat Valenciana. El IFFI es una organización privada de desarrollo, cuya misión es la de empoderar a las mujeres para el cambio hacia una sociedad más justa y equitativa. Tiene proyectos en el Cercado, Quillacollo, Tiquipaya, Colcapirhua y Capinota, donde debemos aplaudir su presencia, que empodera y enseña a nuestras mujeres, no solo panadería y repostería, sino, sobre el conocimiento y defensa de sus derechos económicos.

Feria pan 4

Stand de exposición del proyecto de FONADIM y la Alcaldía Municipal

Otro proyecto interesante y bien presentado es el de FONADIM, que pretende desarrollar junto con la Alcaldía Municipal, una panadería en la zona de Buen Retiro, donde se ha instalado un edificio que está en vías de equiparse. Esperamos que sirva para capacitación de nuestros jóvenes.

La feria fue un esfuerzo que merece nuestro reconocimiento por la forma de presentar los productos y por los adelantos registrados, sobre todo en repostería. Esperamos que se siga promoviendo esta actividad para beneficio de la población, que va mejorando sus pautas de consumo y su nivel de . La feria, sin ser muy grande, merece un visto bueno positivo y esperamos se repita cada año. Felicitaciones a los ejecutores y participantes.

Feria pan 7

Sonriente repostera que exhibe sus ricos productos, caracterizados por la cocción natural de la harina

Leave a comment »

Feria de la panadería en Capinota

Feria pan

Después de mucho tiempo nos enteramos de algo novedoso. el domingo 7 de abril se realizará en Capinota una Feria de la Panadería y la Repostería, evento que es organizado por la Alcaldía Municipal junto con la asociación de panaderos y personas que trabajan en este arte.

Capinota no se caracterizó por ser propiamente un lugar con panadería reconocida, aunque fueron famosos sus panes del país o vallunos, con harina integral y casi nada de levadura, al igual que sus ch’amillos con harina cercana al afrecho. Fueron panes legendarios con personalidad. En los últimos años se ha expandido la panadería industrial, siendo así que la mayor parte del pan consumido viene de Cochabamba o Vinto. Sin embargo, existen panaderías locales que , si bien no compiten con los traídos de afuera, le dan un toque local a su producción.

Llama al atención una mayor difusión de la repostería en los últimos años. Los domingos se pueden encontrar puestos de tortas, pasteles y queques, preparados por reposteras locales. La gente del lugar los consume,  incluyendo nuestros campesinos, a quienes se los ve saboreando productos de pastelería, cuadro que antes no era nada frecuente. Sin duda, el rol jugado por algunas escuelas de repostería ha promovido esta producción,  principalmente, el Colegio Técnico de Buen Retiro.

Punto aparte merece la confección de empanadas, tanto de jigote como de queso, donde el reconocimiento se lleva Doña Susana de Vainé, quien durante años vende sus productos en horas de la tarde, mismos que son muy solicitados.

La feria merece un visto bueno positivo, y  esperamos se lleve a cabo con el fin de incrementar y promover nuestros productos locales y se eviten las bebidas alcohólicas y las fiestas aparatosas fuera de lugar. Estaremos presentes en la plaza Principal.

Leave a comment »

Coronan a Surimana I, de origen capinoteño, como Reina del Folklore de Montero

Reina folklore

Una capinoteña cuya familia emigró a Montero hace 15 años acaba de ser coronada como la Reina del Floklore de Montero.

La señorita Surimana Antezana Zabala fue coronada por el Alcalde Mario Baptista y el presidente del Concejo Prof. Manuel Ruiz como la Reina del Folklore 2019.

Surimana tiene 23 años, es estudiante del décimo semestre de la carrera de medicina veterinaria y zootecnia en la Facultad Integral del Norte U. A. G. R. M.

El evento de coronación se desarrolló en la noche de este sábado 23 de febrero, con la demostración artística cultural de las diferentes fraternidades y comparsas en el local “Gigante Cristal” con la presencia de concejales Carmen Caro, Noel Pozo, director de cultura Rene Morales y otras autoridades locales.

La belleza capinoteña, es una morena, alta, de cabellos negros, ojos azabaches y cuerpo fuerte y contorneado. Su familia radica en Yatamoco y es conocida en el lugar por su compromiso con el pueblo y con el trabajo denodado. Mandamos nuestras felicitaciones al abuelo, Don Germán Antezana, que debe sentirse orgulloso por la bella nieta que nos representa a todos.

Leave a comment »

Periodistas de Los Tiempos retenidos por loteadores en Capinota

12_me_3_pablo_rivera

La Policía interviene para liberar a trabajadores. | Pablo Rivera

Tres trabajadores de Los Tiempos fueron retenidos por supuestos comunarios de Capinota ayer. Se presume que estas personas estarían vinculadas a la deforestación y loteamientos en áreas municipales.

Luego de casi dos horas de retención, y tras la intervención de la Policía, los trabajadores fueron liberados. Además, tuvieron que firmar un acta de entendimiento, redactada por uno de los comunarios.

El documento indicaba que los periodistas se comprometían a “publicar sólo el tema de cultura que fueron a cubrir”, según comentó Norman Chinchilla, periodista de Los Tiempos.

“Fuimos a Qollpamayu para entrevistar a una artista que hace tejidos, cuyos ancestros viven en el lugar hace bastante tiempo. Ella tiene problemas porque los comunarios están devastando los bosques. Al salir, nos encontramos con los comunarios que pidieron que borremos nuestro material”, contó.

En el grupo de los pobladores que retuvieron a los trabajadores de Los Tiempos se encontraban algunos supuestos familiares de autoridades departamentales del MAS.

(Publicado en Los Tiempos,  el 02/02/2019)

Leave a comment »

Capinoteña dirige el principal hospital: Daysi Rocabado, de interna a directora del Viedma

Por Brenda Molina daysi

El hábito de servicio, la compasión y la cercanía con las personas son los principales valores que han guiado a Daysi Rocabado a lo largo de su vida profesional y la han llevado a la dirección del recinto de salud más representativo de nuestra ciudad, el hospital Viedma.

dice que la templanza de espíritu y la claridad en los objetivos son las armas para no renunciar ante las adversidades, pues desde que asumió la dirección del hospital no ha sido nada fácil estar a la cabeza de los numerosos cambios que se realizaron y que se avecinan en esta su gran experiencia profesional y humana.

Desde que inició sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón, Rocabado llevó una vida académica muy activa. Fue líder de su curso, miembro del consejo universitario y también del facultativo. Asegura que cualquier universitario que no haya sido parte de estas actividades ha de sentirse incompleto.

Sus primeros pasos en la medicina los dio como interna en el antiguo hospital Viedma. Destaca esta parte de su vida como una experiencia inolvidable, durante la que, junto a sus compañeros, enfrentó varios miedos. No todo se trataba de adquirir buenos hábitos y responsabilidad. Las experiencias que marcaron significativamente su etapa de aprendizaje fueron sus primeros encuentros con la muerte de algunos pacientes y la difícil aceptación de este hecho como parte de la vida. Algunos de sus maestros fueron los médicos Raúl Arnéz, Ciro Zabala, Oscar Grájeda y Nelson Barriga.

Rocabado realizó su año de provincia en el municipio de Totora. Fue una de las etapas más agitadas de su vida, pues además de aprender sobre el manejo de salud en los sectores rurales practicó de manera intensa el quechua. Además, este fue el período durante el cual contrajo matrimonio con su esposo Gerardo, con quien tiene tres hijos Paula, Valeria y Gerardo. El último pretende seguir sus pasos en el mundo de la medicina.

Actualmente, la directora del Viedma lleva 21 años trabajando en el sector público de salud. Entre sus experiencias más sobresalientes está su trabajo en el Servicio Departamental de Salud (Sedes) como responsable de los proyectos de investigación y el plan piloto de salud familiar y comunitaria en el municipio de Colcapirhua.

Recuerda también un viaje que realizó a Cuba, en el que aprendió sobre el manejo del sistema de salud y prevención en ese país.

En su formación de posgrado, Rocabado cuenta con especialidades en nutrición y salud pública. Destaca el diplomado que realizó en investigación en salud y su maestría en gerencia hospitalaria. Lo aprendido en estos últimos lo practica en su actual cargo.

EL RETO

Tras presentar su documentación a las autoridades correspondientes, recibió una invitación para asumir el cargo de directora del hospital Viedma. Asegura que fue una decisión muy difícil que reflexionó junto a su familia, sobre todo por la situación crítica que atravesaba esta institución.

Aceptó la invitación y fue posesionada el 1 de marzo de 2016. “Tuve un buen recibimiento por parte de las enfermeras y algunos médicos se mostraron satisfechos con mi nuevo cargo. Sin embargo, con el devenir de los días pude notar la molestia de algunos colegas. Les disgustaba que fuera mujer y peor aún que fuera alguien más joven porque yo no pertenezco a la generación de los antiguos directores”, cuenta Rocabado.

Asegura que su gestión tiene un estilo diferente gracias a la formación gerencial e investigativa con la que cuenta. Esto le permite estar al tanto de los diversos recursos manejados en el hospital.

Una de sus primeras tareas, quizá la más importante, fue la elaboración del diagnóstico general de la institución. El cual reflejó un estado alarmante, “el hospital estaba en un tremendo desorden y había gente que se beneficiaba con esta situación”, apuntó.

En medio de la socialización de las problemáticas y la propuesta de diversas soluciones, se planteó la premisa de imponer transparencia y acabar con la corrupción en estos procesos, lo cual molestó aún más a algunos sectores.

Una de las muestras más claras del presunto boicot que sufría el nosocomio, es el resultado del diagnóstico realizado al antiguo generador de oxígeno, Craft, que no funcionó durante más de 15 años. El informe constató que el equipo tenía cables cortados y piezas faltantes, su reparación era demasiado cara. Por ello, se optó por la compra de un nuevo equipo.

Los conflictos más desafiantes que enfrentó fueron las peleas con algunos miembros del sindicato, que pretendían ser coadministradores, y el deterioro de equipos electrónicos, inmuebles e infraestructura institucionales.

Sin embargo, Rocabado asegura que no se rindió ante los diferentes obstáculos que incluso aún se presentan y destaca el trabajo de un personal joven y empoderado de la idea de prestar un verdadero servicio de tercer nivel a la comunidad. Agradece el apoyo incondicional de su familia y la paciencia ante las grandes ausencias por las largas jornadas de trabajo y su total entrega al noble oficio de la medicina.

OTROS LOGROS

– Digitalización de fichas e historias clínicas.

– Ventanillas exclusivas para adultos mayores, discapacitados y enfermos renales.

– Renovación de equipos en varios sectores como laboratorio, imagenología, lavandería, entre otros.

– Reorganización de los servicios de nutrición, farmacia y lavandería, entre otros.

– Re administración de recursos.

(Publicado en Los Tiempos, el 14/01/2019)

Leave a comment »

Apología a una artista capinoteña: La tejedora

Sandra.jpg

Sandra Berduccy en la lente de Cecilia Fernández

Por Joaquín Sánchez

Para reconocer el mundo de Sandra De Berduccy hay que seguir el hilo de esos rumbos ramificados en red de búsquedas exhaustivas. Hay una casa de ojos y manos siempre abiertos en Capinota, tierra íntima y profunda de Cochabamba. Es el espacio-taller donde vibra un tiempo concentrado en cada uno de los fragmentos corporales de sus telares, como la performancia de la vida misma: salitres mordientes de memoria aceitada para tintes naturales, titánicos troncos de dimensión doméstica de infinitas tramas, laboratorio de procesos electroquímicos que crían hilos mezclados con restos de fluidos metálicos, segmentos de bosques que conservan el eco de instantes traumáticos de la vida que ya fue, y una gramática superior expandida del tejido como pensamiento, estructura y movimiento del universo.

La tan elegante, sutil y casi invisible mano de Sandra en experimento de cuidadosa selección artística, funde y devela urdimbres de técnicas tradicionales con la complejidad de la alta tecnología que a veces flirtea con lo low tech.

El taller de Sandra es un depósito frondoso de investigaciones, sedimentos y sentimientos que entretejen con luz la anatomía misteriosa del hombre.

El universo tecnológico-tradicional crea interferencias de un tejido brillante del mundo que se recorta sobre un fondo de sufrimientos humanos. La tejedora-artista abre y cierra indefinidamente los ciclos individuales, históricos y cósmicos, y nos recuerda cómo la luna nos enseñó a tejer.

(Publicado por Página Siete el domingo, 25 de noviembre de 2018.)

Leave a comment »